«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

sábado, 25 de agosto de 2012

Fallece Neil Armstron

(Reuters) - El ex astronauta estadounidense Neil Armstrong, que dio un salto gigante para la humanidad cuando se convirtió en el primer hombre en pisar la Luna, falleció a los 82 años, dijo su familia el sábado.
La familia dijo en un comunicado publicado en internet que Armstrong murió tras complicaciones de cirugía de bypass en el corazón a la que fue sometido este mes sólo dos días después de su cumpleaños el 5 de agosto.
Como comandante de la misión Apolo 11, Armstrong se convirtió en el primer humano en pisar la superficie de la Luna el 20 de julio de 1969.
Cuando caminaba sobre la Luna, Armstrong emitió su famosa frase: "Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad".
Esas palabras siguen siendo unas de las citas más conocidas en la lengua inglesa.
La caminata lunar de los astronautas del Apolo 11 dio a los estadounidenses un sentido de logro en la carrera espacial frente a su enemigo de la Guerra Fría en ese momento, la Unión Soviética, y en momentos en que Washington estaba librando una sangrienta guerra contra los comunistas en Vietnam.
Neil Alden Armstrong tenía 38 años cuando pisó la Luna y pese a cumplir un antiguo objetivo de la humanidad y alcanzar lo más alto en materia de realizaciones, no gozó de su logro. Incluso parecía frustrado por la fama que le trajo.
"Supongo que a todos nos gusta ser reconocidos no por una pieza de fuegos artificiales, sino por nuestro trabajo diario", comentó Armstrong en una entrevista en el programa "60 Minutos" de la cadena CBS en el 2005.
Una vez le preguntaron cómo se sentía saber que sus huellas probablemente permanecerían en la superficie de la Luna por miles de años. "Espero que alguien vaya allá arriba uno de estos días y las limpie", contestó.
HOMBRE PRIVADO
James Hansen, autor de "First Man: The Life of Neil A. Armstrong" ("Primer Hombre: La Vida de Neil A. Armstrong") dijo a CBS: "Toda la atención que (...) puso el público en bajar esa escalera en la superficie misma, Neil nunca pudo entender por qué se enfocaron tanto en eso".
La misión Apolo 11 fue el último vuelo espacial de Armstrong. Al año siguiente Armstrong obtuvo el puesto de vice administrador asociado para aeronáutica de la oficina de investigación y tecnología avanzada de la NASA.
La vida de Armstrong después de la NASA fue muy privada. No tuvo un rol importante en las ceremonias conmemorativas del vigésimo quinto aniversario del alunizaje. "Es un recluso entre reclusos", dijo Dave Garrett, un ex portavoz de la NASA.
Hansen afirmó que las historias de Armstrong soñando con la exploración espacial cuando era un niño eran falsas, aunque desde hacía mucho tiempo estaba dedicado a volar. "Su vida era sobre volar. Su vida era sobre pilotear", sostuvo Hansen.
Nacido el 5 de agosto de 1930 en Wapakoneta, Ohio, Armstrong fue el primero de los tres hijos de Stephen y Viola Armstrong. Se casó con su novia de la Universidad, Janet Shearon, en 1956, pero se divorciaron en 1994, cuando se casó con Carol Knight.
Armstrong voló por primera vez en un avión cuando tenía 6 años. Mientras crecía en Ohio se dedicó al aeromodelismo y al comenzar su adolescencia ya tenía una significativa biblioteca de aviación. Con dinero que ganó realizando algunos trabajos, tomó lecciones de vuelo y obtuvo su permiso de piloto antes de obtener su permiso para conducir.
Durante la enseñanza media se destacó en ciencias y matemáticas y ganó una beca de la Marina estadounidense para asistir a la Universidad de Purdue en Indiana, donde entró en 1947. Dejó la Universidad dos años más tarde para convertirse en piloto de la Marina, volando en misiones de combate en la Guerra de Corea y ganando tres medallas.
Edwin "Buzz" Aldrin, quien con Armstrong y Michael Collins formaba parte de la tripulación del Apolo 11, dijo a la radio de la BBC que recordará a Armstrong como "un comandante muy capaz y líder de un logro que será reconocido hasta que el hombre ponga un pie sobre el planeta Marte".
Armstrong abandonó la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) un año después de la misión Apolo 11 para desempeñarse como profesor de ingeniería de la Universidad de Cincinnati.
NEGATIVA A LA POLITICA
Tras su carrera aeronáutica, Neil Armstrong fue contactado por grupos políticos, pero a diferencia de los ex astronautas John Glenn y Harrison Schmitt, que se convirtieron en senadores estadounidenses, él declinó todas las ofertas.
Armstrong tuvo una inusual aparición pública hace varios años cuando testificó en una audiencia del Congreso contra los planes del Gobierno del presidente Barack Obama de contratar servicios de otros países y corporaciones para transportar a astronautas estadounidenses hacia y desde la Estación Espacial Internacional.
También dijo que un retorno de los humanos a la Luna no era sólo deseable, sino necesario para exploraciones futuras, pese a que la NASA afirma que ya no es una prioridad.
El ex astronauta residía en el área de Cincinnati con su esposa, Carol.
"Estamos con el corazón roto al compartir la noticia de que Neil Armstrong ha fallecido tras complicaciones por procedimientos cardiovasculares", dijo su familia en un comunicado.
"Neil fue nuestro cariñoso esposo, padre, abuelo, hermano y amigo", añadió el comunicado.
Su familia expresó esperanzas de que jóvenes en todo el mundo se inspiren en la hazaña de Armstrong para romper fronteras y servir a una causa más grande que ellos mismos.
"La próxima vez que caminen afuera durante una noche clara y vean a la Luna sonriéndoles, piensen en Neil Armstrong y denle un guiño", dijo la familia.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que Armstrong "fue uno de los más grande héroes estadounidenses, no sólo de esta época, sino de todas las épocas (...)".
"Hoy, el espíritu de descubrimiento de Neil perdura en todos los hombres y mujeres que han dedicado sus vidas a explorar lo desconocido, incluyendo a los que están asegurando que lleguemos más alto y más allá en el espacio. Ese legado durará, encendido por un hombre que nos enseñó el enorme poder de un pequeño paso", agregó.
John Glenn, uno de los primeros astronautas de la NASA junto a Armstrong, habló sobre la naturaleza humilde de su colega. "El estaba dispuesto a arriesgarse mucho por este país y se sentía orgulloso de hacerlo, y aún así seguía siendo la misma persona humilde que había sido siempre", declaró Glenn el sábado a CNN.
La agencia espacial divulgó un breve comunicado tras conocerse la noticia, afirmando que "ofrece sus condolencias por el fallecimiento hoy de Neil Armstrong, ex piloto de pruebas, astronauta y el primer hombre en la Luna".
Armstrong tenía a dos hijos, un hijastro y una hijastra, diez nietos, a un hermano y a una hermana, dijo la NASA.
(Escrito por Philip Barbara. Editado en español por Patricio Abusleme/Marion Giraldo).

Fuentes: Reuters y Yahoo!

domingo, 12 de agosto de 2012

Capítulo 6: Gaziantep.

Mientras yo estoy aquí en Santiago de Chile, celebrando el cumpleaños de mi hermano, allá en Turquía hay muchos jóvenes preparándose para iniciar su servicio militar. Gaziantep es una de las ochenta y una provincias turcas que recibirán a estos reclutas y entre ellos está Mismo Mismo.
Como nunca he dado el servicio militar por estar físicamente impedido, ignoro completamente qué se experimenta. Tío Mario dio el servicio cuando era joven y siempre lo describe como algo muy positivo. Supongo que en alguna medida debe significar un rito de pasaje desde la niñez a la madurez viril.
Antropológicamente hablando, el servicio militar es un proceso netamente masculino que se ha presentado transversalmente en cada civilización humana desde los orígenes de la cultura universal, como necesidad básica de protección ante los constantes enfrentamientos por territorio y poder. Pero además, existe un imperativo psicológico primitivo del hombre, quien precisa sentirse dominante frente a otro. Al realizarse en grupos o tropas, fortalece la camaradería masculina mientras que a su término, inconcientemente el macho dominante le transmite seguridad a la hembra protegida, para preservar la especie y rasgos de identidad nacional.
En la Antigua Grecia, una de las polis más temidas y poderosas era Esparta, reconocida por sus fieros guerreros que entrenaban en el servicio militar desde los ocho hasta los dieciocho años. Quizás éste sea uno de los ejemplos más significativos de lo dicho anteriormente.
Empero, sin temor a equivocarme, tal vez uno de los motivos de mayor peso para un varón eurasiático al momento de realizar el servicio militar, sea su admiración por el Padre de la Patria, Mustafa Kemal Atatürk, reconocido militar y estadista que luchó por la independencia y se transformó en el primer presidente de la República de Turquía al caer el Imperio Otomano.
A tal grado llega la importancia de Atatürk, que incluso en Santiago existe un monumento dedicado a él, ubicado en Apoquindo 4200, Metro Alcántara, para quien guste visitarlo. Su apellido, el más reconocido por cualquier turco, le fue otorgado el 24 de noviembre de 1934 por la Asamblea Nacional Turca amparándose en la ley en relación de los apellidos, aprobada ese mismo año, pues antes las personas eran distinguidas por oficio o procedencia. Así pues, Atatürk viene a significar «Padre turco».
Por otro lado, añadir el servicio militar al currículum vitae es de suma importancia para quien pretenda hallar empleo. Esto le facilitará muchísimo su vida profesional en ese sentido, al ser reconocido oficialmente como ciudadano turco. Parece lógico, pues Turquía tiene uno de los ejércitos mejor preparado a nivel mundial, teniendo una proporción de setecientas mil personas para poco más de ochenta millones de habitantes.
Si bien el servicio militar turco no cuenta con un programa tan extremo como el de la antigua Esparta, especializándose en el entrenamiento intensivo, cursos teóricos -incluyendo alfabetización- y guardias nocturnas, es de gran importancia en cuanto a estrategia.
Sea cual fuere la razón, el servicio militar es obligatorio tanto en Chile como en Turquía, aunque algunas veces y por motivos sumamente específicos, podamos eximirnos, como es mi caso por la discapacidad física. Ahora sólo queda esperar a la distancia que aquellos jóvenes terminen el proceso y puedan contárnoslo como experiencia.

domingo, 5 de agosto de 2012

Capítulo 5: La intimidad publicada

No he actualizado mi diario desde el 2 de julio pasado, por falta de tiempo y pereza. Creo que al retomar la costumbre, deberé seleccionar las fechas que deseo conservar para la posteridad pues no todos los acontecimientos tienen la relevancia suficiente mereciendo su registro. Por otro lado, sé muy bien que un buen diarista anota cada suceso por irrelevante que pudiere parecerle al lector más adelante. Sin embargo, hoy con Internet se suele dar más espacio a las redes sociales que a un cuaderno donde la pluma escribe.
Es ahí donde además del desánimo, ataca la tristeza de no ver respuestas concretas a las constantes dudas existenciales de mi corazón siempre solitario.
Sí. Sé perfectamente que uno en realidad nunca está completamente solo porque Allah siempre acompaña y es cuestión de notar su presencia incansable, aunque me decepcione de mí mismo por saberme tan impotente ante ciertas situaciones. ¿Quién es mejor ayudante que Él? ¿Acaso existe alguien además de Él, capaz de consolarme completamente cuando la amargura innunda mi alma por notar las barreras?
Dado el anterior párrafo y muchos de los artículos pasados, aclaro inmediatamente que aún reconociéndome musulmán de corazón, humano imperfecto y constante buscador del auxilio o perdón divino, nunca he pretendido aquí predicar sobre religión alguna porque siendo éste un blog pluralista, ni siquiera considero la posibilidad de excluír a los lectores que con tanta fidelidad me han seguido durante estos años y aún así, no comparten mi religión. Más bien, quien lea esto debe saber desde un principio que no sólo se escriben artículos noticiosos y columnas de opinión sino sobre todo experiencias de vida del autor que aqui les habla. Llámenme Carlos Flores Arias o Yahya, éste sigue siendo el soporte en cuyas líneas registro hasta ahora mi pasado y presente, esperando darle si Allah lo permite, espacio a mi futuro.
¿Y cómo debemos entender la experiencia de vida que tiene una persona? ¿Podemos acaso darnos la libertad de decir que alguien está en lo correcto o equivocado por pensar de determinada manera en consideración a la mochila que carga? ¿Tenemos pues el derecho de desestimar la vivencia de un individuo tan sólo porque no se asemeja a la nuestra? Si este blog estuviese dedicado exclusivamente a un tema determinado y fuese escrito por eruditos en dicha materia, las opiniones personales de un servidor no tendrían cabida. Empero, al ser un espacio personal, elaborado con las capacidades innatas y nutrido de las emociones, aquellos asuntos con los cuales otro podría redactar cátedras complejas son abordados apenas desde la experiencia personal, que es otorgada al sentir satisfacción por acercarse humildemente a una realidad íntima donde se conjugan espiritualidad y humanidad sin dar rincón a terceros. ¿Acaso Allah pone dos almas en un mismo cuerpo? Porque hasta ahora defendí la romántica aunque contraria teoría de que existen en el mundo dos cuerpos con las mitades de una misma alma.
Bien me dijo alguien hace mucho tiempo que en este caso, tanto el blog como Facebook o cualquier otra red social son el espacio personal del usuario que crea dicha cuenta y como resultado, idealmente debería ser sólo éste quien controlara las expresiones manifestadas. ¿No es éste el objetivo de reemplazar aunque fuese temporalmente el diario íntimo tradicional con opiniones públicas de las cuales ciertos usuarios tienen libertad para debatir? Tal vez en algunas ocasiones sería mejor guardar dichas observaciones en la celosía de páginas privadas.
Es cierto que los tiempos han cambiado desde la carta certificada hasta el chat y antes dos personas que se hallaban distantes ansiaban recibir correspondencia durante semanas o meses, mientras que ahora incluso pueden hablar y verse a través del monitor de un frío aunque útil ordenador. Por desgracia, hemos pasado de escribir extensas y detalladas misivas a decir algo con sólo dos palabras, olvidando la cortesía y el interés personal por saber sobre la vida cotidiana del destinatario.
Incluso otorgándoles un voto de confianza a quienes por diversos motivos afectivos les brindamos un espacio en nuestras vidas virtuales, teniendo la ventaja de lo instantáneo, extraño enormemente la libertad del diario íntimo donde realmente puedo decir cuanto se me antoja sin temer la desaprobación pública o privada porque algunos no comprenden que Internet es en su mayoría superficial y en contadas oportunidades, podemos encontrar experiencias de vida que son siempre válidas y deben respetarse.
Eso ocurre porque con las mal llamadas redes sociales hemos perdido nuestra capacidad de distinguir entre amigos, conocidos y seguidores. ¿De qué nos sirve tener un millón de amigos en Facebook o seguidores en Twitter, si la verdad es que sólo permanecemos en contacto con algunos pocos? No ganamos dinero, tampoco nos hacemos famosos ni nos conocemos en profundidad mutuamente. Reconozco tener en redes sociales a personas que realmente me importan, por quienes incluso hago du'â en mis oraciones.
Si la palabra es de plata, el silencio es de oro o al menos, así reza un viejo y conocido refrán turco. Por eso hay períodos de tiempo en que no escribo mucho aquí, pues digo lo que siento sólo a quien le corresponde saberlo. Además, un «Te quiero» que viene desde el corazón, no se le dice a cualquiera, solamente a quien lo ha ganado.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.