«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

martes, 27 de septiembre de 2011

Maricón lleva tilde

Escribo este artículo harto de la intolerancia nacional, que lamentablemente forma parte de nuestra idiosincrasia tanto como los saqueos a supermercados, las protestas con destrozos públicos o la delincuencia en sus distintas variantes.
Pocas veces he querido alzar la voz tanto como ahora, ante una estúpida guerra semántica de la que se valen para bien o mal organismos gubernamentales y homofóbicos radicales escondidos en el anonimato cobarde.
Francamente no me interesa si Jordi Castell se llama así o no. Lo que sí me importa es la obvia incitación violenta que un panfleto muy mal redactado hace, al ser distribuido en diversas comunas santiaguinas. En él se disfraza de nacionalismo un mensaje cobarde, ingurioso y generalizado que demuestra con cada palabra la pobredumbre de determinados sectores supuestamente cultos e incluso analfabetas, aludiendo a toda nuestra sociedad del modo más triste y patético.
Es cierto que no nos escandalizamos tanto cuando el mismo discurso es declamado por alguna autoridad política o eclesiástica de renombre. La molestia del SERNAM y del Movilh se centra principalmente en dos puntos:
  1. La descalificación que este panfleto hace de la campaña "Maricón 2.0", promovida por el SERNAM para denunciar el maltrato masculino hacia la mujer y prevenir de este modo, a largo plazo la violencia intrafamiliar o entre parejas.
  2. El carácter difamatorio, grosero y violento utilizado contra un personaje público, cuyo efecto se hace extensivo a todo un sector por demás discriminado y ofendido históricamente. Quede claro que a nadie corresponde calumniar al señor Castell ni ningún otro, enrostrándole un supuesto pasado turbio. Esto es demasiado ruín.
Queridos lectores, como mi blog es en sí una columna de opinión sobre diversos temas y en este caso el cobarde tendría que dar la cara para ejercer de algún modo un derecho a réplica, que para mi gusto perdió al comenzar una nefasta campaña, me daré la libertad de aclarar algunos puntos que me parecen relevantes:
Para empezar, es cierto que el término Maricón en diversos idiomas, ha sido utilizado de modo peyorativo -por decir lo menos- para referirse a hombres homosexuales desde los tiempos aurorales del mundo. Toda nuestra civilización debe agradecerle al desgraciado que por vez primera haya acuñado este florido lenguaje.
Si el SERNAM hubiese empleado otro insulto de nuestro amplísimo idioma para referirse a los hombres maltratadores, habría tenido quizás un efecto igualmente potenciador para la campaña o inclusive superior. Pero aquí ocurre que de diez palabras usadas diariamente, repetimos siete en cada frase y nuestra pobreza de lenguaje nos hace cometer garrafales errores ortográficos como los del malamente célebre panfleto o nos incapacita para hablar públicamente sin quedar en blanco cuando ignoramos conceptos básicos.
Emplear una palabra ofensiva claramente referida a cierto sector social y pretender redefinirla atribuyéndole actitudes negativas como maltratar a una mujer, resulta un arma de doble filo y despropósito. Esta acción además de confundir al espectador hundiéndolo en su desconocimiento, también ensucia aún más y de manera bastante injusta a quienes hayan sido llamados maricones por su orientación sexual.
Si al menos el responsable hubiese utilizado correctamente signos de puntuación y un diccionario básico, su mensaje al menos no sería objeto de burla, además del repudio que inevitablemente merece. ¿Qué grado académico tiene quien escribe «!BASTA¡» con los signos exclamativos invertidos? Y pongan atención, desde ahí, el único invertido es él.
Y tiene el descaro de declarar «NO SOMOS HOMOFOBICOS». Por favor, podrás subestimar al pobre tipo que lee Condorito como si fuese la enciclopedia Larousse de hace quince años. ¡Pero a mí no! Ni falta hace ser semiólogo para darse cuenta de que cada pútrida palabra expele discriminación hacia una orientación sexual que quizás encubiertamente sea la tuya. La misma ha existido mucho antes de tu lamentable nacimiento y seguirá muchísimo después de ese último suspiro exhalado por vuestra boca.
Lejos de pretender mejorar nuestra sociedad impidiendo supuestos lavados de imagen, esta campaña promueve un patriotismo mal entendido, que en lugar de defender la aceptación de cada individuo como parte importante del conjunto, alienta una cacería de brujas, nunca mejor dicho. Como si aquí no se discriminara ya lo suficiente.
Si fuese o no el propósito lavar la imagen del panelista televisivo y fotógrafo, nada importa. Aquí, estimados lectores, se llama directamente a prevenir la propagación de una homosexualidad latente en futuras generaciones. O sea que, encima de todo, la masculinidad es objeto del escarnio inescrupuloso y se acusa con total descaro al personaje sin siquiera dar una prueba, lo cual demuestra cual falsas pueden ser estas afirmaciones.
Nuestra extremista sociedad nos hace pensar que si eres un varón heterosexual, entre más mujeres pasen por tu cama, mayor virilidad tienes, como si hubiese una relación directa. En tanto, si eres hombre homosexual, todos deben cuidarse de ti porque supones incluso la perversión de menores y una vez más se comete la misma imparcialidad injusta. ¡No seas imbécil! Si así fuera, no existirían pedófilos heterosexuales ni sacerdotes abusadores.
Esto también ha derivado en la distracción del objetivo principal, cual es combatir la violencia intrafamiliar contra la mujer. ¿A alguien se le ha ocurrido que tal vez, sólo tal vez, las mujeres maltratadas realizan juicios mucho más severos hacia sus verdugos que simplemente el de maricones?
¿Y qué es lo más grave de haber iniciado esta difamación? ¿Las acusaciones contra Jordi Castell? No señoras y señores. Lo peor es que podemos hacer retroceder con nuestra ignorancia a las organizaciones que luchan por igualdad de derechos civiles sin importar orientación sexual. Lo peor es que todavía parece haber motivos para considerar inmerecidas aquellas garantías ciudadanas. Lo peor es que aún no se hace lo suficiente para taparle el hocico al autor del maldito panfleto, pues sigue habiendo quienes consideran un estilo de vida válido aquella promiscuidad mencionada. Lo peor es que el maltrato a la mujer pasó ya a tercer plano porque desde un principio, la campaña tuvo lagunas. La culpa no es del chancho, sino de quien le da afrecho y en este caso, ya sea un estúpido salido del alcantarillado o un señor elegantemente vestido, sólo debió esperar su oportunidad.
Vergüenza debería darnos, por atrevernos a considerar Chile un país en vías de desarrollo y aguantar entre tanta delincuencia, deshonestidad, inconformismo, miseria y suciedad mental, esta guinda de una torta que nadie quiere comerse. Pero más nos preocupan la farándula y el cometa Elenin, porque sin eso no tenemos tema.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Fallece Andy Whitfield

LOS ANGELES (AP) — Andy Whitfield, el actor que protagonizó la serie de televisión por cable "Spartacus: Blood and Sand", murió el domingo. Tenía 39 años.
Sam Maydew, su agente, dijo que Whitfield murió de linfoma no-Hodgkin en Sydney, Australia.
Vashti, esposa de Whitfield, describió a su marido como un "hermoso joven guerrero" que murió una "mañana soleada en Sydney" en los "brazos de su amada esposa".
Whitfield —que nació en Gales y vivió en Australia— era virtualmente desconocido cuando fue seleccionado para protagonizar "Spartacus", una exitosa serie original para el canal Starz que llamó la atención con sus escenas explíticas de violencia y sexualidad.
Whitfield se preparaba para la segunda temporada cuando fue diagnosticado hace 18 meses.
En enero, la cadena de televisión anunció que otro actor australiano, Liam McIntyre, podría retomar el personaje.
Fuente: AP (Associated Press).

lunes, 5 de septiembre de 2011

Desconsuelo por tragedia en Juan Fernández

Felipe Humberto Camiroaga Fernández.
(Santiago, 8 de octubre de 1966 - Archipiélago Juan Fernández, 2 de septiembre de 2011).

Si este blog estuviese meramente dedicado a las noticias y actualidad, el presente articulo debiera haberlo escrito hace tres días de la siguiente manera:
«Santiago - Chile (24 Horas).
»ÚLTIMA HORA: ACCIDENTE AÉREO EN ARCHIPIÉLAGO JUAN FERNÁNDEZ.
»Desaparece avión con equipo del programa Buenos Días a Todos, de TVN. Entre ellos está el animador Felipe Camiroaga.
»Noticia en desarrollo».
La nave CASA C212 Aviocar, donde viajaban veintiún personas no sólo del equipo televisivo sino también de la FACh, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y Desafío Levántate Chile se dirigía al archipiélago para realizar una nota sobre los avances de reconstrucción en zonas afectadas por el terremoto y tsunami del pasado año. Sin embargo, condiciones climatológicas provocaron este catastrófico accidente que ha traspasado fronteras e incluso, removido conciencias.
Si bien el animador del matinal Buenos Días a Todos es tal vez la víctima más reconocida por su trayectoria, todos los pasajeros son igualmente llorados por sus respectivas familias, amistades y el país:
- Equipo de Televisión Nacional de Chile:

. Felipe Camiroaga, animador de TVN
. Roberto Bruce, periodista
. Sylvia Slier, periodista
. Carolina Gatica, productora asistente
. Rodrigo Cabezón, camarógrafo

- Desafío Levantemos Chile:

. Felipe Cubillos, empresario
. Sebastián Correa, arquitecto
. Joel Lizama
. Catalina Vela Montero, pintora, esposa de S. Correa
. Jorge Palma
. Joaquín Arnolds, Gerente General

- Consejo Nacional de la Cultura y las Artes:

. Gália Carolina Díaz Riffo
. Romina Irarrázabal Faggiani

- Fuerza Aérea de Chile:

. José Cifuentes, periodista
. Rodrigo Fernández, Jefe Dpto. de Comunicaciones
. Carolina Fernández, Teniente, piloto
. Juan Pablo Mallea, Teniente, piloto
. Eduardo Jones, Sargento 1°
. Erwin Núñez, Sargento 1°
. Eduardo Estrada, Cabo 1°
. Flavio Olivo, Cabo 2°

En estricto rigor, es lo que debería informar un artículo noticioso. Sin embargo, aunque no los conocí personalmente y vi pocos programas de Camiroaga por falta de tiempo, quiero ocupar esta nota para intentar explicar desde mí perspectiva por qué Chile entero está afectado.
Aún hay diecisiete desaparecidos. Lo que en un principio era esperanza, hoy es desconsuelo y duelo nacional estos días lunes y martes.
Sí. Es terrible que cualquier persona perezca en aquellas atroces circunstancias, más aún cuando se dirigían a realizar una noble labor en beneficio de otros compatriotas afectados por un desastre anterior. Estaban sirviendo, entregando y ayudando, no sólo cumpliendo su trabajo.
Yo mismo escribo desde la pena, sin siquiera haber cruzado una palabra con ellos y seguramente no diré nada nuevo. Empero, no quiero caer en el cliché de describirlos según su carácter o talento porque desconozco sus personalidades. Más bien, escribo describiendo los efectos que causarán sus ausencias, porque ahora será común charlar sobre el desastre como tema obligatorio de cada reunión social o conversación casual en los pasillos y calles.
Es tan extraño hablar sobre Felipe con tal familiaridad y asumir su muerte. Especialmente considerando que no ha faltado quienes aprovechen estos momentos para vender toda clase de productos con su imagen fuera del canal TVN. ¿Dónde quedó el respeto que hasta este sábado nos mantenía reflexivos?
Más aún, hasta me molesta que la cobertura mediática incluya programas especiales donde se lean las condolencias públicas que celebridades han hecho por redes sociales. Podría equivocarme, pero en el primer momento me dio la impresión de que no hallaban con qué más rellenar sus respectivos espacios para lograr mayor audiencia.
Podrían diferir pero por favor, entiéndanme. Es al menos incómodo cuando alguien tan famoso y querido muere, se convierte en leyenda y su partida sirve como morboso negocio para comerciantes inescrupilosos o medios competitivos. Me pongo en el lugar de los deudos que sólo desean despertar del mal sueño y atender una llamada diciéndoles «La persona a quien usted espera, sobrevivió. Lo encontramos y está en perfectas condiciones». ¿Qué haces con todo ese amor, que se vuelve incontenible, cuando el último momento compartido con aquella persona fallecida fue tan cotidiano? Deseas haberle retenido, decirle cuánto le amas y rogarle que ni siquiera se aleje un centímetro de tu lado. Pero ya es tarde y sólo le diste los buenos días como en cualquier otra jornada.
Siempre hemos sabido que la vida es efímera y la muerte, aunque sorpresiva e irónica, es segura. Pero preferimos desperdiciar cada día alimentando pereza, absurdos rencores y crueles traiciones. Pocos hay capaces de cultivar incondicionales afectos, desinteresadas labores e irrealizables sueños hechos realidad. Cuando alguien parte solemos preguntarnos «¿Por qué no le dije lo que sentía?» y para consolarnos, alguien responde «No te preocupes. Lo sabía y te quería de igual manera». Pero no basta, porque cada segundo es una nueva oportunidad para demostrar ese cariño, antes de quedarnos repentinamente sin más tiempo.
Yo he tenido la suerte de nunca haberme quedado con algo sin decirlo o demostrarlo. A veces, a gritos y de manera increíblemente insistente o fastidiosa... ¿Acaso no es eso lo que importa?
Tal vez tanto comercio inescrupuloso y cobertura mediática es sólo producto del alto impacto producido por un dolor tan inmenso, que veintiún familias no son suficientes para contenerlo y se necesitan más de diecisiete millones de personas desahogando el llanto agradecido.
No hablo de vidas perdidas, porque quienes partieron aprovecharon constructiva, generosa y plenamente su paso por este plano. Sembraron una semilla que ahora debe cosecharse.
Mis sinceras condolencias a los dolientes y agradecimiento a quienes partieron.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.