«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

jueves, 30 de agosto de 2007

Nueva visita a los cementerios

Aquí se ve a mi viejo en un patio del Cementerio Católico, donde estuvimos junto a mamá esta tarde para visitar las tumbas de mi abuelita V. Ester y tía Corina, a quien no tuve el agrado de conocer personalmente, pero era la madre de tía Marta.Después fuimos al Cementerio General para visitar la nueva tumba en donde está mi abuelito José Manuel.
Durante estas noches he soñado mucho con mi abuelita. Siempre son sueños donde nos demostramos cariño, pero a veces me duelen.
Es mucho muy doloroso tener siempre presente a una persona que fue tan importante en tu vida y pese a haber fallecido, sigues queriendo. Si dejáramos de amar a quienes han muerto, sería muy fácil olvidarlos, pero en este sistema de cosas el sufrimiento es parte de la receta que nos hace humanos.
Sé que muchas veces pude haberlo dicho, escrito o pensado, pero es una manera de resignarme, porque la pérdida de un ser tan querido es algo con lo que puedes vivir, aunque jamás te acostumbres.

jueves, 23 de agosto de 2007

Entre lo humano y lo profano

Desde que el mundo es tal, muchas religiones han intentado explicar los aspectos negativos de la naturaleza humana, la vida y cuanto nos sucede. Pues bien, últimamente me he preguntado por qué el Árbol del Conocimiento de lo Bueno y lo Malo llevaba ese nombre.
Cuando era adolescente y estudiaba la Biblia con los Testigos de Jehová, mi conductora me explicó que Dios puso ese árbol en medio del Edén para probar a la primera pareja humana y saber así si realmente merecían tantos dones, entre los cuales estaba la vida eterna en perfección. Sin embargo, como sabemos, el Génesis cuenta que un ángel muy celoso y extremadamente bello llamado Lucifer tomó la forma de serpiente y tentó a Eva prometiéndole que al probar el fruto prohibido sería igual a Dios, pues conocería lo bueno y lo malo, tal como indicaba el nombre del árbol. Tanta fue la curiosidad de la primera mujer, que indujo a Adán y al comer, ambos cometieron el pecado original siendo expulsados del paraíso Edén, cuyo nombre significa Placer.
Muchos religiosos y teólogos han argumentado que del pecado original se derivan todos los males. Sin embargo, me opongo rotundamente, pues antes de eso Lucifer ya había cometido los pecados de soberbia y vanidad al creerse merecedor de una posición divina equivalente a la de Jehová por su belleza.
Ignoro cómo será en el caso de los demonios, pero ciertamente creo que si la primera pareja no hubiese comido el fruto prohibido, jamás habría podido apreciar correctamente los dones que disfrutaban en Edén, pues necesitaban conocer lo malo de la vida para saber que el paraíso perdido era lo mejor y desde esa perspectiva, obviamente Lucifer cumplió en parte su palabra porque si bien Adán y Eva no se convirtieron en dioses, positivamente conocieron lo bueno y lo malo.
Tomándome libertades desde ahí, podría afirmar que el pecado no es “La condición humana de la cual se derivan los males y cuyas peores consecuencias son enfermedad, vejez y muerte, como pretenden hacernos creer algunas religiones. Para mí es más bien “El camino inevitable hacia una condición de perfeccionamiento mediante el aprendizaje, que es causa de la inmadurez humana y cuyo efecto inmediato es el sufrimiento. Hace unos días mamá y yo discutíamos sobre diversos temas religiosos entre los cuales surgieron dudas que creo haberme respondido. Por ejemplo:
¿Por qué hubo ángeles que siguieron a Lucifer en su rebelión y se convirtieron en demonios? La Biblia cuenta que en cierta asamblea celestial, el Diablo desafió a Dios diciéndole que los humanos le adorábamos sólo por las cosas materiales que nos daba y citó el caso del fiel Job. Para demostrarle su error, Dios permitió al ángel rebelde abatir con todo tipo de desgracias a dicho sujeto, poniéndole como única condición no matarle; finalmente, Job permaneció leal a Jehová después de perder casa, familia, riqueza y salud, ante lo cual se le prometió una recompensa equivalente a siete veces lo que poseía, pero sólo después de Armagedón, cuando la Tierra y la humanidad se hallen nuevamente en perfección.
Mamá me decía que no entiende por qué Jehová debió demostrarles a sus ángeles el error de Lucifer, si es Dios y pudo simplemente destruirlo para aplacar toda rebelión. Yo argumenté que de hacer eso, sólo habría logrado sembrar la duda. Era necesario ser cruel con Job porque Dios debía poner las cartas sobre la mesa y exigir que los espíritus celestiales se decidieran por algún bando, sabiendo que llegaría el Día del Juicio y la batalla final.
Por otra parte, mi vieja cree que de nada vale la promesa de regresarle a Job siete veces lo que perdió; dice que en su lugar, ella no querría otros seis hijos, sino sólo aquél que Lucifer hubiese matado. Pese a ello, los Testigos de Jehová dicen que luego del Armagedón, los sobrevivientes no recordarán las cosas malas de este sistema inicuo y así, Job tampoco recordaría que alguna vez Lucifer lo sometió a tan terribles pesares.
Si es así, mi teoría del pecado como camino de evolución espiritual mediante el sufrimiento se va a la mierda, pues todo cuanto aprendiéramos sería olvidado después del Armagedón al perder nuestras lecciones dadas por el arrepentimiento y la redención. De igual modo, la santidad conferida a algunos personajes se perdería, porque en un mundo de gente buena pasa inadvertida la virtud del santo.
Los Testigos de Jehová dicen que la obra más importante de Dios no es el inmenso universo o la Tierra, sino el ser humano en toda su complejidad. El Corán afirma que cuando Alá creó a Adán, tuvo la misma impresión y por tanto decretó que toda criatura celestial y terrenal debía rendirle respeto; Iblis, la versión mahometana de Lucifer y rey de los demonios Djinn se opuso rotundamente, argumentando que su raza era muy superior a este ser creado del barro y sin poder alguno, por lo cual Alá lo expulsó de la corte celestial y así, el primer demonio juró vengarse de toda la humanidad.
Básicamente es la misma historia. Iblis se cree bastante superior al primer hombre como para no rendirle alabanza, en tanto que Lucifer pretende ser adorado como dios por ser el ángel más bello del Cielo.
¿Dios nos prueba? Mucho se habla sobre el Árbol del Conocimiento de lo Bueno y lo Malo que estaba a un extremo del Edén, pero pocos saben que al lado opuesto estaba el Árbol de la Vida, cuyo fruto obviamente hacía longevo al consumidor y del cual la primera pareja podía comer cuanto quisiera. Al respecto, en mis tiempos de estudiante, le pregunté reiteradas veces a mi conductora si acaso Dios nos somete a pruebas y la razón de hacerlo; ella siempre dijo que Jehová no nos prueba así como tampoco nosotros podemos probarle.
Sin embargo, se contradecía rotundamente al decirme que Dios había puesto estos dos árboles en Edén para saber si la primera pareja merecía los dones que les había dado. ¿Acaso no es eso una prueba? Sabemos que una de las cualidades más importantes dados por Dios a la humanidad es el libre albedrío, la capacidad de decidir cómo llevar nuestras vidas y que de ser cierta, echa por tierra la teoría del destino y el eterno retorno.
¿Por qué somos la obra más importante de Dios? Pueden pensar que es nuestra inteligencia pero en lo personal, creo que es la capacidad de sentir. Hay una teoría teológica que define a los ángeles como entes sin sentimientos. Según reza esta hipótesis, los ángeles son seres existentes únicamente para cumplir misiones divinas tales como la anunciación que Gabriel (Jibrael musulmán) le hace a María sobre su virginal embarazo.
Por otra parte, algunas ramas de la cristiandad creen que los ángeles no tienen poder por sí mismos, sino que sólo el otorgado a través del Espíritu Santo exclusivamente para cumplir dichos encargos de Dios.
Sin descartar que un ser espiritual tenga muchas menos limitaciones que un humano encerrado en el cuerpo físico, puede resultar cierto que seamos la máxima obra de Dios por tener sentimientos, libre albedrío y creatividad. Estos dones son mucho más importantes que la inteligencia, pues ésta no es sino una simple herramienta que nos permite usar las cualidades reales.
¿Cuándo cambia esto para los ángeles caídos? Pues bien, seguramente muchos vieron a Nicolas Cage interpretando “Un ángel enamorado. La Biblia cuenta que una de las razones del diluvio universal fue que ciertos ángeles se enamoraron de mujeres humanas y bajaron a la Tierra para acostarse con ellas. De esta unión nació una raza de malignos gigantes llamados Néfilim y para impedir que siguieran propagando el caos, Dios los destruyó. El relato continúa diciendo que por su falta, dichos seres espirituales fueron castigados de dos formas: Se les prohibió participar en las asambleas celestiales para que no estuvieran al tanto de los designios divinos y además, ya no pudieron adquirir forma física, razón por la cual actualmente se supone que los demonios no pueden manifestarse teniendo cuerpos humanos, descartando aquellas apariencias de diablos con cuernos y cola o algo parecido.
Ello no fue impedimento para que los romanos acuñaran el término de Íncubo, aludiendo a una raza específica de demonios que podían violar a mujeres tomando forma masculina y en el caso de los hombres, existía el Súcubo, de los cuales quizás la más reconocida sea Lilith o Lilito, mencionada por el misticismo judaico como un ser andrógino, espíritu nocturno primigenio y la primera esposa de Adán, que al ser reemplazada por Eva juró vengarse de toda su descendencia.
Durante la Edad Media se creía a Lilith responsable por todas las muertes de bebés recién nacidos y se practicaban diversos hechizos para espantarla, extraídos del Testamento de Salomón, un grimorio (libro mágico) que contenía una inmensa lista con nombres, funciones e invocaciones de demonios y también a qué príncipes gobernantes servían. Se presume que Salomón también poseía un anillo mágico que le daba poder sobre los Djinn.
Como anécdota, puedo mencionar que según la tradición popular, Lilith se manifestaba ante artistas que la retrataban en pinturas de la Virgen María y hasta cuentan que se presentó con Martín Lutero para tentarlo, pero éste la espantó arrojándole un frasco de tinta que tenía en su escritorio.
Otra razón por la cual los demonios pudieron haberse rebelado contra Dios es el que matara a los Néfilim, que si bien fueron gigantes malvados, eran sus hijos. Una madre no deja de querer a su hijo porque éste sea delincuente y aunque desconozco por qué o desde cuándo estos ángeles caídos comenzaron a tener sentimientos hacia “las hijas de los hombres, supongo que se sintieron abrumados por esta intensa experiencia.
Como si eso fuera poco y con ánimo puramente especulativo, deduzco que si esos ángeles consideraban inferior la raza humana, sintieron mucha rabia de saber que hemos sido privilegiados con sentimientos, libre albedrío e incluso orgasmo, en desmedro de ellos que no sentían, no decidían y no tenían sexo. ¿Por qué siendo simples humanos se nos dio tanto sin merecerlo y a ellos, estando directamente relacionados con Dios, se les había privado de tales placeres? Es una razón más que posible.
En el caso de los íncubos y súcubos, la demonología tradicional menciona que de su unión nacen horribles y malévolos diablillos llamados Trasgos, que lo comen todo y sólo viven diez años humanos.
Actualmente los estudiosos teólogos afirman que el principal sentimiento y motor de las fuerzas demoniacas es la cólera contra todo lo existente.

¿Por qué estamos aquí? Quienes creemos en la reencarnación suponemos que el karma nos entrega todas las armas, de manera que conozcamos cada opción de vida y el libre albedrío nos sirve para escoger qué camino tomar. Hay ramas de esta creencia muchísimo más fundamentalistas, pues descartan de plano el libre albedrío y el destino viene a ser como un inmenso libro en el cual se registran anticipada e inalterablemente los caminos de cada persona. Ello sin duda se contrapone con la Ley de Causa y Efecto que está directamente relacionada con el karma y la reencarnación, pues cada situación vivida sea buena o mala, es producto de nuestras decisiones y acciones en una vida anterior e incluso, en la presente y además, nos valemos de la experiencia para evolucionar espiritualmente hasta un estado de espiritualidad pura y perfecta.
Hay ramas de la Nueva Era que incluso postulan como parte de la reencarnación lo siguiente: Al morir y estar en el otro plano, somos nosotros mismos quienes con la ayuda de maestros ascendidos planificamos nuestra próxima vida, escogiendo cada experiencia y característica, buenas y malas porque de todo aprendemos.
Los creyentes en la Ley del Eterno Retorno que son extremadamente severos, aseguran la inexistencia del karma, la reencarnación, Ley de Causa y Efecto, libre albedrío, las pruebas divinas, vida después de la muerte, paraíso terrenal e incluso que tengamos una misión individual o grupal en la vida. Es una cosmovisión bastante fatalista y al mismo tiempo práctica, pues da por hecho que estamos condenados a llevar la misma vida inalterable un número indefinido de veces para alimentar a una fuerza cósmica que ellos no llaman Dios, porque este concepto está según dicen a años luz del entendimiento humano.
En consecuencia, si cada persona vive los mismos acontecimientos una y otra vez para alimentar a esta energía cósmica, no existe tiempo o espacio y poco importa dónde estoy o qué edad tengo porque mientras existo, también lo hace Agamenón Átrida batallando en Troya, Ana Frank escondiéndose de los nazis, Barba Negra pirateando en los mares del Caribe, María Antonieta abusando del pueblo francés e incluso podría desarrollarse ahora mismo un suceso futuro que desconozco porque aún no está registrado en los libros de historia.
La Ley del Eterno Retorno es tan radical, que incluso nos quita la esperanza de tener un alma inmortal, pues cuando la energía cósmica ya no nos considera útiles, dejamos de nacer para formar parte de Dios en lo que perdemos nuestra identidad e individualidad al ser absorbidos por el divino Ser.
Ciertos seguidores de esta cosmovisión, aseguran que todos los dioses existen y no sólo el Todopoderoso, pero en nuestra humilde condición humana somos tan insignificantes, que ningún dios nos alcanza a escuchar por muy santos, devotos o fieles que podamos ser y por mucho que oremos o los necesitemos. Vale decir que si tenemos un problema y hacemos plegarias para solucionarlo, será meramente fortuito el remedio y no porque Dios nos haya escuchado.
¿Dónde estamos? Los antiguos griegos tenían una cosmovisión bastante particular, en la cual los hombres estábamos en un núcleo central y alrededor se desenvolvían otras diversas realidades externas a modo de órbitas, como si fuésemos el sol y los planetas el resto de las realidades. En ese caso, la órbita más lejana era donde residían los dioses.
Esto se deriva de una idea concebida tanto por egipcios como por mesopotámicos y en la cual absolutamente nada existe fuera de la mente de Dios. Ello explicaría por qué algunos teólogos creen que los ángeles no son concientes de su propia existencia sino únicamente de la presencia del humano protegido y esto, aunque suene increíblemente descabellado, también se aplicaría al propio Dios, significando que sólo sabe de nuestra existencia.
Sería la respuesta al por qué los ángeles sólo tienen poder de manifestarse para cumplir una misión y significaría que los sentimientos experimentados por los primeros ángeles renegados no resultaron de un hechizo hecho por ellos mismos sino de la Voluntad Divina.
Esta teoría también explicaría que Dios sea omnipotente, omnisciente y omnipresente. Veámoslo como un novelista que tiene muchas ideas y personajes en la cabeza… Como escritor, puedo escribir a capricho haciendo que mis personajes sean felices o tristes dependiendo de las situaciones que los haga experimentar y obviamente, debería notarse una evolución de cada uno en el transcurso de la historia.
Las tres cualidades divinas anteriormente mencionadas explicarían que Dios sepa ver el futuro, pues los dioses no viven en el Olimpo, Asgard o el Cielo sino donde no hay tiempo o espacio definido y todo ocurre de una sola vez. Si es así, Dios supo desde el principio que Adán y Eva comerían el fruto prohibido y así se desencadenaría la intrincada trama de su novela divina en la cual somos simples personajes sin importar la existencia del karma, destino, reencarnación, libre albedrío, causa y efecto, eterno retorno, vida después de la muerte o incluso si realmente hay muerte. Simplemente estamos sujetos a lo que este gran novelista quiera contar de nosotros y así como hoy soy escritor mañana podría ser guerrero, reina amazona, sacerdote, concubina, pirata, la mujer más bella del mundo o un granjero.
Si no me equivocara, cabría preguntarse si realmente merece la pena intentar responder por la razón o la fe las mayores interrogantes de la humanidad o simplemente, debemos conformarnos con vivir sin hacer nada, tal como creen los taoístas que podría revelársenos el gran misterio de las cosas.

lunes, 13 de agosto de 2007

Periodismo versus Madeleine McCann

El pasado sábado se cumplieron cien días desde la nefasta desaparición de esta pequeña británica en Portugal, donde veraneaba con sus padres y amigos de éstos. Sin embargo, las investigaciones siguen infructuosas y dando cabida a muchas especulaciones.
Si bien no soy periodista sino comunicador social, mientras estudié y debido a que ambas son áreas relacionadas, investigué bastante sobre la teoría y práctica del periodismo en tiempos modernos. Pues bien, leí mucho sobre la objetividad que se espera de esta profesión…, lo suficiente como para darme cuenta cuando se cometen errores.
Por la tarde veía el programa “En Antena Splash” de la cadena televisiva ibérica Antena 3, donde discutían los últimos acontecimientos de este caso dando análisis. Empero, cierta periodista lanzó libremente una serie de especulaciones que cualquier individuo podría tener.
Dijo entre otras cosas que: Al parecer, los padres de Madeleine saben algo que no informan a la prensa y ya nos están haciendo creer lo que quieren; la actitud de la madre es un tanto sospechosa al no mirar directamente las cámaras porque da la impresión de sentirse culpable por la desaparición; la madre tiene los ojos secos, una actitud muy fría (o si se prefiere, indiferente) para alguien que ha perdido a su hija.
Con respecto a todo eso y sin temor a equivocarme, puedo decir que cualquier persona natural podría tener la misma impresión, considerando que actualmente se sabe muy a menudo sobre el maltrato, prostitución infantil y hasta pedofilia o incesto, lo cual antes nos dejaba horrorizados y ahora, nos parece casi cotidiano aunque no menos reprobable.
Sin embargo, es reprensible que una periodista experimentada falte tan notoriamente a la objetividad de informar. Sin importar si eres o no periodista de profesión, en tu calidad de comunicador social, informante y personaje público debes extremar los cuidados al momento de tratar una noticia de envergadura global, como lo es el Caso Madeleine a estas alturas.
Me vale que alguien por ahí piense en Chile como un país aún reprimido por la pasada dictadura pinochetista o bien, que España goza de mayor libertad expresiva y debido a esto, hablan a calzón quitado. Quienes hicieron estudios determinando que el periodismo debe ser lo más objetivo posible, no fueron chilenos sino eruditos europeos y norteamericanos que actualmente, son referentes en cualquier escuela de periodismo alrededor del mundo.
Claro está que el periodista no puede ser completamente objetivo, pues por su condición humana, dará algún punto de vista particular sobre la noticia dependiendo de los antecedentes que posea. Si el periodismo fuese tarea de máquinas, podría esperarse objetividad absoluta, pero la persona no puede evitar sentirse involucrada hasta cierto punto en la noticia. Por ello, durante la segunda mitad del siglo XX algunos estudiosos y periodistas rebatieron la teoría enseñada académicamente durante los primeros cincuenta años, argumentando que el periodista debe intentar acercarse lo más posible a la objetividad pretendida, sin olvidar su condición de ente subjetivo.
Es esto lo que da una pauta para no desatarse en conjeturas subjetivas interpretando los posibles significados o razones de las actitudes de la protagonista, como es la madre de Madeleine ahora, basándose en sus expresiones faciales ante una cámara. Insisto…, cualquier persona natural e incluso la propia periodista mostrada en el programa puede sacar sus conclusiones sobre la escasa información del caso o por qué en determinado momento la policía consideró sospechosos a los padres y su círculo social; pero si estás encargado de pararte frente a una cámara e informar o analizar la noticia, debes guardarte las deducciones personales y hablar de los hechos objetivos.
Ciertamente no hay suficiente información y el padre de Madeleine ya no publica todo en su blog, como solía hasta hace poco, por la obvia razón de no mantener informados a los posibles culpables acerca de las pesquisas detectivescas.
Sin embargo, ello no es una prueba concreta para insinuar que los padres de Madeleine saben algo no informado públicamente o que pretenden hacer creer algo distinto a lo realmente ocurrido. ¿Qué tal si la periodista está equivocada? ¿Y si la razón de la madre para estar fría frente a una cámara no es sentirse culpable, sino estar cansada de tanto asedio?
Al tratar estos temas, siempre digo que “la palabra tiene poder. Ninguna declaración pasa inadvertida, sin importar su naturaleza, menos aún cuando la hace mediáticamente un líder de opinión que goza de cierta credibilidad pública, como lo es un (a) periodista.
Quede claro que no defiendo a los McCann, independientemente de cuan involucrados estén en la investigación o el sufrimiento que pasen ahora. Sólo digo que no compete a periodistas inclinar la balanza en cuanto a opinión pública se refiere ni tampoco determinar la relación de los involucrados en el caso. Es tarea de la policía y la justicia, a través de una exhaustiva investigación, precisar quienes son los culpables y dar a conocer los resultados en su momento.
Otra situación muy distinta y en la cual concuerdo plenamente con otro panelista del programa, es lo abusivo que parece por parte del padre de Madeleine haber renunciado a su trabajo pero no a las colectas públicas para encontrar a su hija, con intención de hacer una página web que recolecte más fondos y así hallar a otros niños desaparecidos.
Por un lado, es perfectamente comprensible que al pasar por una situación tan extrema, cambie todo tu mundo y encontrar niños desaparecidos se transforme en el nuevo propósito de tu vida. Por otro, me parece evidente que la gente comience a pensar en el padre de Madeleine como un aprovechado, pues todo apunta a que dejó su trabajo estable para vivir de lo que hasta ahora es solidaridad.
No puedo dejar de mencionar lo detestable que me parece la farandulización del caso, al punto de ser abordado en un programa farandulero español. ¿Cuánto de esto resulta conveniente o incluso rentable para los McCann? Todo comenzó como una terrible pero común desaparición de una niña en un centro veraniego, lo cual pasa a diario; luego, fue el rapto de aquella pequeña y se cuestionó el descuido de los padres; a continuación, las pistas indicaban que aparentemente había sido asesinada, pues se halló sangre. Ahora Madeleine McCann es el estandarte de los niños desaparecidos en el mundo y han tomado parte líderes políticos, religiosos, sociales y obviamente la gente común que se sensibilizó.
Todo el mundo gira en torno a Madeleine como antes lo hizo por las Torres Gemelas, el maremoto de Tailandia, los trenes de Atocha y la guerra en Irak. Tal como esto pasó, el caso Madeleine también lo hará y nadie puede saber si en algún momento los resultados de la investigación serán dados a conocer tan públicamente como se ha tratado el tema.

domingo, 12 de agosto de 2007

33º cumpleaños de Iván y más

Hoy mi hermano celebra otro año de estar vivo, pero está en casa de sus suegros y seguramente allá lo celebrarán junto a un nuevo cumpleaños de mi cuñada, pues ella nació un 14 de agosto… ¿Una coincidencia?
Anoche papá telefoneó a Gabriel y éste aprovechó de invitarnos, pero le rechazamos porque mi viejo tendría mucho quehacer esta tarde y mamá no puede ir conmigo en Metro o Transantiago, especialmente considerando que llueve copiosamente.
De todos modos, le llamé después de almorzar, habiéndolo hecho poco después de mediodía sin tener respuesta, para felicitarle.

He tenido dos episodios hipoglucémicos y uno hiperglicémico antes de almorzar; habría sido perfecto comer torta, pero en fin. Esta mañana al tomar desayuno, tuve el primer bajón de 44 mg/dL., producto de cuyo rebote excedí el nivel de 300 mg/dL. al almuerzo y como me inyecté 6 ½ unidades de Novorapid, poco antes de publicar esto tuve 51 mg/dL.
Por suerte, a principio del mes tuve control médico con mi diabetóloga, Iva Camacho, quien vio mis mediciones de glucemia y recomendó disminuir la dosis matutina de Lantus en dos unidades, de 24 a 22, lo cual ha resultado. Lo bueno de tratarme con una doctora tan buena, dedicada y profesional es que puedes confiar plenamente en ella, pues sabes cuan sincero es su interés y no te recomendará algo inapropiado, porque no te trata como ganado, sino como persona.

Ayer nos visitaron tía Marta, Martita, Juan Andrés y por supuesto María Ignacia, quien ha crecido bastante… Mi tía parece estar bien, aunque según cuenta, se aburre estando sola en su departamento y por ello, le propuse visitarnos cada vez que sienta eso, sin esperar un fin de semana o fecha específica.
Juan Andrés vio casi toda mi colección de armas, exceptuando una estrella ninja de cuatro puntas, mi ballesta y la navaja. De todos modos, pareció estar agradado.
Durante estos días no he recibido mensajes de Nikos Tsaikos, pero sí de Darin Hawk, quien me responde diariamente. Me cuenta sobre su hermana, el novio que tiene desde hace tres años, la ciudad donde vive, cómo pasa el verano y por supuesto, su trabajo como modelo y actor de COLT.
Como si eso fuera poco, anoche acepté mi perfil de hi5 al recibir un mensaje de Tatiana Cooper, una simpática chica norteamericana.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Jacinto

Jacinto era el joven más hermoso del mundo. Vivía en lo que hoy se conoce como Anatolia y su belleza era tal, que los antiguos le atribuían la buena cosecha y los extensos prados frondosos.
Cierto día, paseaba entre la hierbabuena y llamó poderosamente la atención de Céfiro, el dios del viento Este, que no pudo evitar quedar prendado. Voló hacia el muchacho tan rápido como lo llevaban sus alas y al manifestarse, lo colmó de presentes.
Jacinto, sabiéndose encantador, sedujo a Céfiro para lograr de él cada vez más dones. En tanto, todo el Olimpo se dio por enterado del romance; curioso Apolo, dios del sol, se asomó un día al prado para espiar a los amantes con intención de saber si Jacinto era digno de tal reputación y también, del amor divino.
Creyéndose invulnerable a los encantos del mozo, Apolo fijó atentamente la mirada en su láctica piel, su cabellera tan oscura como el pozo de Tártaro y el verdor de sus ojos, semejantes al profundo bosque de Artemisa y en los cuales se sintió perdido.
Con el pasar de los días tanto Céfiro como Apolo sostuvieron encuentros con el caprichoso Jacinto, que indistintamente disfrutaba de sus atenciones al tiempo que les juraba amor fiel… Así fue como en su aldea, el joven fue bendecido grandemente por ambos dioses sin considerar los sentimientos de ninguno.
Sin embargo y como es de suponer, llegó el día en que la verdad salió a relucir, pues mientras Jacinto yacía con Céfiro en el trigal, totalmente despreocupado Apolo hacía su ronda cotidiana, sorprendiéndolos. Ciego de celos el dios, les recriminó su acto, a lo que el viento Este argumentó haber sido igualmente engañado.
Dejó Céfiro a Jacinto tan veloz como le había conocido y Apolo en tanto, negándose a oírle sus falsas promesas, silenciarlo quiso arrojándole su disco sin atender de inmediato que la cabeza del chiquillo había de muerte golpeado.
Preso en la desesperación, tomó a Jacinto entre sus brazos y lloró amargamente por haberle matado. Lo estrechó contra su cuerpo hasta transformarlo en flor y allí enraizarlo. Dice la leyenda que aquel tributo es el lirio y si se está atento en cada pétalo puede oírse un lamento.

lunes, 6 de agosto de 2007

La pluma sin tinta

A lo largo del blog, incluso aquella primera versión de “La pluma dorada” que borré accidentalmente al cerrar mi cuenta en Gmail, he escrito sobre mi vida, farándula, crítica, fenómenos sociales, relaciones, historias, chistes y de cuanto tema se me ocurre.
Pero llega un momento en la vida de un cesante, cuando crees estar viviendo el día de la marmota, pues toda tu vida es igual y salvo algunas excepciones muy raras, nada cambia. Tomas desayuno, duermes hasta tarde, te levantas, tomas un baño, almuerzas, aseas tu recámara, ves televisión, comes un tentempié, escribes algo para bloguear, escuchas música, cenas, te conectas a internet para postear y ver si tienes algún correo electrónico interesante o una oferta de trabajo, tragas algo como última colación del día y sigues navegando en internet hasta que te caes de sueño.
Si tienes mala suerte, seguro serás parte de algún grupo discriminado en tu país, como la gente minusválida en mi caso. Entonces, durante toda tu vida intentas demostrar que vales la pena como persona y realmente eres capaz de vencer obstáculos. Estudias una carrera que crees ajustada a tu vocación y resultas excelente estudiante, pero en cuanto te titulas ves que todo aquel empeño se va por el W. C., pues en ningún sitio te emplean.
Intentas darle sentido a tu vida escribiendo una novela que jamás publicará ninguna editorial porque eres desconocido, escribes un blog y la cagas con tu familia, inicias otro que muchos leen pero pocos comentan y para no estorbar en casa, empapelas tu ciudad entregando currículums en cada empresa, medio de comunicación u organización sin tener resultados.
Te discriminan por usar silla de ruedas aunque puedas ser excelente realizando aquella labor para la cual estudiaste, aunque haya sido en una institución académica poco conocida. Todos te dicen que no necesitan gente de tu profesión, algunos temen que seas lo suficientemente bueno como para dejar en evidencia su mediocridad y otros pocos, ni siquiera te reciben la hoja de vida que les llevas por evitarse molestias.
Escribes entonces una carta a algún político que esté de moda para pedirle una oportunidad y la envías a cada medio de comunicación, pero a nadie le importa, porque sabes que en Chile la solidaridad sólo dura “las veintisiete horas de amor” que tarda la campaña de la Teletón y luego, todos olvidarán que en este país sigue existiendo gente discapacitada y discriminada, con casi ninguna oportunidad.
Sabes también que Chile está lleno de hipócritas con ningún deseo de solucionar realmente el problema, pues creen que dando dinero una vez al año para campañas benéficas, se remediarán las cosas. Mientras, tú sigues buscando aquella salida del hoyo donde estás y no la encuentras. Lentamente te percatas de que tu única opción es trabajar desde la casa y en un oficio completamente distinto a la carrera que tanto te costó estudiar, porque no existe empresa alguna que te contrate.
Tratas de darle un poco de alegría a tu patética existencia, para olvidar las putadas que te obsequia el destino, intentando conocer gente que te parece interesante por su popularidad pero a la larga, te decepcionas. Peor aun es cuando te quejas del incumplimiento de esa gente y te llaman “llorón”, porque en este país la gente es conformista y permite el abuso.
Constantemente recuerdas a aquellas escasas personas que jamás se cansaron de demostrarte cariño sincero, pero ya no los tienes porque las moiras han acabado su vida.
Es así como inevitablemente, se acaba el último chorro de tinta en la pluma con que intentaste escribir una vida exitosa y digna; te conformas con vivir algo miserable porque la alternativa es demasiado horrorosa, pero ya no escribes por una causa justa, pues notas que quienes lo hicieron antes fueron completamente ignorados y en conclusión, nada te hace pensar que tu caso sea diferente o que tu mensaje cambiará el modo de pensar y actuar que la sociedad tiene.

sábado, 4 de agosto de 2007

Darin Hawk

Durante los últimos cuatro días he mantenido correspondencia electrónica con el modelo Darin Hawk, a quien como pueden ver, tengo entre las fotos y vínculos del blog.
Es muy smpático y ha visitado este blog, aunque sólo puede apreciar el diseño porque al no saber español, lamentablemente tampoco puede leer lo que escribo.
Sin embargo, lo importante es que My Space sirve para hacer comunidad, porque Darin solidariza conmigo en cuanto a mi cesantía y además, tiene una conversación bastante agradable.
Aunque yo sé inglés bastante básico, no me es difícil comprenderlo y responderle, manifestarle mi interés por sus actividades y su vida; en fin, lo que hace un amigo.
Ignoraba que tenía un club de fanáticos en Yahoo!, pero en cuanto lo supe gracias a su blog en Blogger, me inscribí.
Ahora tengo varias fuentes para establecer comunicación y saber de él.
En realidad es gratificante saber que un sujeto cuyo buzón de correo electrónico debe llenarse de mensajes que le envían sus admiradores, se toma el tiempo de responderme, a diferencia de Cole Ryan, a quien también tengo en mis contactos pero que jamás respondió mis mensajes porque casi nunca se mete a My Space.

miércoles, 1 de agosto de 2007

El loro

Un señor estaba en su mejor ronquido cuando suena el teléfono a las 3 de la madrugada:
_¿Aló, doctor? Habla Erick, el capataz de su hacienda.
_ Hola ¿Pasó alguna cosa grave?
_No, nada doctor, sólo le quería avisar que su lorito se murió.
_¿Mi lorito? ¿El que ganó el concurso del mes pasado?
_Sí patrón, ese mismo.
_¡Conch’e su madre, que lástima! Yo había pagado un buen billete por él. ¿Y de qué murió?
_Comió carne podrida, jefe.
_¿Carne podrida? ¿Y quién le dio carne podrida?
_Nadie doctor, él se la comió de uno de los caballos muertos.
_¿Caballos? ¿Qué caballos?
_Dos de sus caballos purasangre murieron de cansancio, por tirar el camión del agua.
_¿Y por qué tiraban el camión del agua?
_¡Para apagar el fuego po’ñor!
_¡¿Fuego, qué fuego?! ¿Dónde?
_En su casa pues patrón: una vela se cayó en la cortina y le prendió fuego a la casa.
_¿Vela? ¡¿Pero quién chucha prendió una vela en mi casa, si tiene electricidad?!
_Fue una de las velas del velorio…
_¡¿Velorio?! ¡¿Y cuál velorio, huevón?!
_¡El de su mamá po’! Ella llegó en la madrugada, sin avisar y yo le metí un balazo, pensando que era un ladrón… Al fin y al cabo, estoy pa’ cuidar esta hue'á’ ¿O no?
_¡¡¡¡Noooooooooooooooooooooooooo!!!! ¡¡¡Noooo!!! ¡¡No puede ser!! ¡¡¡¡Asesino!!!!
_¡Tch! ¡Buena ‘ñor! Tanto escándalo por un loro de mierda.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.