«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamun aleykum: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

martes, 25 de abril de 2017

Preferencial para discapacitados

Regularmente cuando escribo un artículo en este blog es para hablar sobre las relaciones y lo mucho que se ha deteriorado el modo de convivir con otros seres humanos debido a las redes sociales. Sin embargo, hoy quiero hablarles de algo mucho más importante y que me afecta directamente, pues como muchos de ustedes ya deben saber después de todos estos años leyéndome, soy minusválido y uso una silla de ruedas.
Esto último ha dificultado  que pueda conseguir un empleo estable pese a mis notorias capacidades y más aún, que pueda volver pronto a Estambul por falta de un compañero.
Pero ayer ocurrió algo que me enrostró nuevamente la indiferencia social ante mi discapacidad. Casi siempre cuando mamá y yo salimos, ocupaos las estaciones de metro donde hay ascensores y aunque existe por todas partes un letrero que reza «Uso preferencial para discapacitados», debemos quedarnos esperando abajo cuando lo aborda gente gorda y floja que pudiendo usar las escaleras sin ninguna dificultad, no lo hace.
Durante la tarde, ya regresando a casa después de haber disfrutado una agradable tarde con mamá y mi tía comprando, abordamos el ascensor en estación Las Rejas, donde en primer lugar un grupo de personas nos empujó para entrar cuando ya habíamos subido; estábamos tan apretados, que las puertas no se cerraron porque el bolso de una mujer quedaba fuera y así lo hizo notar mi tía.
_ Señora, la capacidad máxima es de diez personas.
_ Sí, pero hay una silla de ruedas –dijo mi tía.
_ Eso no tiene nada que ver.
_ El uso del ascensor es preferencial para discapacitados –intervine, molesto pero sin ser insolente.
_ Cabríamos todos si alguien se sentara en las piernas del joven –me respondió alguien desde atrás.
Es verdad que la capacidad máxima del ascensor es para diez personas, paradas. Pero, habiendo dentro alguien en silla de ruedas, el único letrero que tiene validez dice «Uso preferencial para discapacitados». Es el colmo que yo en mi condición deba incluso, soportar el descriterio y la pésima educación de alguien que incluso existiendo un letrero y una ley, sugiere que deba sentar a alguien sobre mí para evitar la incomodidad a una persona completamente sana, pero perezosa a ultranza.
¿En qué clase de sociedad podrida vivimos, para que estando sentado en una silla de ruedas, no baste como suficiente prueba de que me es imposible usar las escaleras? No puede ser que esa persona sea tan indolente y no se baje del elevador.
¿Por qué debo aguantar que alguien me debata sobre mi derecho a ocupar un ascensor en el metro o cualquier otro lugar? No importa si existen letreros o leyes, pues es cosa de sentido común que si estás sano, deberías cederle tu lugar a un discapacitado, un anciano o mujer embarazada.
Tal vez esa mujer fue despedida de su empleo, su novio la cortó o tiene otro problema. ¿Por qué es asunto mío? Nada de eso justifica que sea poco solidaria, mal educada y tampoco son razones para cederle mi espacio.
No estaríamos juntos por más que los pocos segundos compartidos en ese espacio, pero además de buscarnos pelea a mi tía y a mí, ni siquiera tuvo la gentileza de dar su punto de vista educadamente; de cualquier manera, yo siempre tendría preferencia para usar el elevador. Ahora ni siquiera te saludan y así como ella tampoco sabe todo el sufrimiento que he pasado por ser discapacitado, yo tampoco debía investigar su vida para saber la fuente de su mala actitud.
He sido breve, pero en esta ocasión les pido que por favor no se conformen sólo con leer el artículo sino que además, lo difundan.

sábado, 1 de abril de 2017

Exhibicionismo sin contenido

Foto: Doctora María Luisa Cordero para Guachacas.cl.

La psiquiatra, doctora María Luisa Cordero, dice que los seres humanos tenemos cierto porcentaje de voyerismo y exhibicionismo en nuestra personalidad. Según afirma, esto queda plenamente demostrado en el mal uso que le damos a las redes sociales.
Siendo comunicador social y sin tener ningún estudio de medicina, me es muy fácil darme cuenta de que actualmente la gran masa usuaria considera las diferentes plataformas sociales como un medio no para relacionarse con gente sino al contrario, sólo para tener más seguidores.
Pretenden tener mil amigos que comenten todas sus publicaciones, pero no les gusta ser parte de los mil amigos de otro ni comentar nada. Hay algunos quienes tampoco se dan el tiempo para responder algún mensaje y dialogar.
Te eliminan y hasta te bloquean porque pasaste dos días sin reaccionar a cada foto y estado suyo. Pero por otra parte, tampoco les gusta cuando pasas al pendiente de sus palabras, pues lo consideran acoso. Tienen complejo de diva.
Hago mea culpa en reconocer que como escritor, también busco seguidores aunque no me guste esa palabra. El Islam enseña que uno no debe seguir a hombres sino sólo a Allâh (cc); tampoco me gusta llamarles admiradores, porque siendo autor no soy mundialmente conocido ni he hecho algo merecedor de admiración. Me parece despectivo denominar como fanáticos a quienes simplemente me escriben buscando amistad, familiaridad porque les guste mi trabajo.
Por otro lado, hago una diferenciación bastante marcada entre quienes son mis amigos y conocidos. Detesto cuando alguien asegura que todos sus contactos en Facebook son amigos, pues es imposible relacionarse con todos del mismo modo; no existe el tiempo o la disposición suficiente para dedicarle a cada persona.
Además, a todos nos interesa decir lo que pensamos pero no meditar sobre las palabras ajenas. La actriz Calista Flockhart interpretaba a Cat Grant, jefa y fundadora de CatCo Worldwide Media en la serie estadounidense de ficción Supergirl; en una charla con Kara Danvers, personaje interpretado por Melissa Benoist, le dice que todos los Millennials exigen su derecho a la libre expresión, aun cuando no tienen nada qué decir.
Ésta es una crítica abierta, seria y muy cierta a la actitud mostrada por los usuarios de redes sociales en general –habrá alguna excepción, porque no me gusta generalizar–. El ácido comentario no apunta a que los jóvenes deban siempre hablar sobre temas de importancia global como la guerra civil en Siria, la permanente crisis en Palestina o la inestabilidad política y económica de algunos países. Más bien se refiere al empeño de todos por conseguir seguidores, pero despreocuparnos absolutamente del mensaje entregado.
Peor aún, en busca de seguidores, admiradores, fanáticos o como quieran llamarles, la mayoría ha olvidado cómo hacer amigos porque no les interesa la calidad humana de esos usuarios y se transforman en meras fotos de perfil sin valor ni contenido. Esto demuestra el desorden emocional e incluso psicológico de quienes se concentran excesivamente en los Me gusta. La generación de los Millennials prefiere relacionarse con usuarios de distintas plataformas sociales porque les resulta emocionalmente menos complicado que vincularse con alguien real, más allá del ordenador y que también tenga bemoles.
Siempre hago críticas de esta clase aunque pareciera ser que nunca doy una solución. Es porque no la hay o al menos, no una que pueda dar resultado para todos los casos. Conservar y desarrollar nuestra propia capacidad de mantener los afectos o relaciones depende de cada uno individualmente; tener éxito en esta tarea se logra sólo con el respeto mutuo.
Habrá quienes pasen de largo este artículo ni bien lean el título, otros lo dejarán a la mitad por aburrirse y los peores, serán incapaces de darle sentido e importancia a mis palabras porque simplemente no les importa el prójimo. Sin embargo, me explicaré de la manera más simple posible a aquellos que puedan internalizar esto hasta llevarlo a la práctica… Actualmente todo está globalizado al extremo de poder contactarme con un desconocido en Kuala Lumpur, por ejemplo; pero dejemos de buscar la fama instantánea publicando cualquier mensaje irrelevante y al contrario, comencemos a considerar que nuestro público está compuesto por seres humanos heterogéneos, iguales a nosotros en importancia y también quieren ser escuchados.
La única manera de comenzar a recibir la importancia que creemos merecer tanto de otros es ser recíprocos y  darles atención, escribirles, interesarnos por ellos como personas –no sólo por su apariencia física–. Cuando comentemos sus publicaciones hagamos intervenciones inteligentes, que ameriten una respuesta diferenciándose de las típicas trivialidades breves o los emoticones. De esta manera se verán obligados a desarrollar un discurso con contenido o significado. Más aún, nos distinguirán entre la muchedumbre y tal vez, correspondan nuestro interés.
Usemos las redes sociales de manera positiva; si tenemos aquella tendencia exhibicionista que expone la doctora Cordero, mostremos algo bueno; seamos seres pensantes y afectuosos, dejemos de convertir a los demás en objeto de fanatismo frívolo, ganémonos la verdadera admiración del lector, oyente o espectador.
Hasta ahora los usuarios de plataformas sociales han empleado la política del quid pro quo o traducido del latín una cosa por otra. Es decir, si no comentas mis publicaciones yo tampoco comento las tuyas, si me eliminas yo te bloqueo, si me ignoras te ignoro. Comencemos pues a emplearlo de manera positiva, es decir tanto me das tanto te doy y si alguien se nos acerca, acerquémonos; seamos respetuosos del otro en cuanto a su calidad como ser humano, sin considerarle basura desechable.

sábado, 18 de marzo de 2017

Ignacio Fritz y su seducción oscura

Desde hace un tiempo he dejado de lado este blog por escribir mi nueva novela y tampoco me he ocupado de otros asuntos como por ejemplo, analizar la obra de otros escritores, colegas que tienen más talento y dedicación, como es el caso de Ignacio Fritz… Pocas veces hablo de colegas porque no me doy el tiempo de disfrutar su trabajo, salvo que sea tan publicitado comercialmente, que me sienta obligado a criticar, lo cual en algunas ocasiones me ha costado incluso amenazas de demanda. Elhamdülillah no se ha dado la ocasión en que algún escritor frustrado (sin nombre) lleve a cabo sus reacciones desproporcionadas.
En este mundo literario me ha tocado tener buenas y malas experiencias, como todos quienes intentamos incursionar en las letras. También sé que los egos son una competencia muy exacerbada, dejando el talento y la dedicación en un segundo o tercer plano.
Afortunadamente el terreno cultural en este país todavía cuenta con guerrilleros revolucionarios e idealistas, quienes sin tener una metralleta Hekler & Koch MP5, siguen defendiendo los pocos puntos restantes de narrativa valiosa con una pluma o su laptop. Éste tal vez no sea mi caso, pero sí el de Fritz, a quien como todo narrador rupturista, se le podría considerar caudillo de una literatura oscura, nada tradicional, pero excitante para un público exigente y disconforme.
Fundador de su propia editorial, defiende constantemente la postura del escritor emergente que tiene nuevos mensajes para difundir. Su propia obra es una colección polémica de palabras que los lectores necesitan interiorizar, para salir de la modorra hasta hoy conservada en un ambiente intelectual conservador.
Acostumbrado a romper con gusto los patrones tradicionalistas, el joven autor no necesita esforzarse demasiado para conducir a sus seguidores por un mundo de fantasía policial y terrorífica a la cual el común de la gente se resiste, paralizada por el mismo miedo que les hace quedarse en su zona de confort. Ignacio al contrario, es como un engendro salido de su propia pluma, que no resiste el encierro ni la impuesta estructuración; es un espectro seductor, que desde la tenue flama del rincón donde escribe, nos entrega generosamente su arte, incomprendido a veces por los sectores políticamente correctos. Sin embargo, es un bardo cuyos poemas novelados encantan al público más díscolo.
Podría decirse que Fritz es un moderno Lovecraft, cuyos demonios no se limitan a la tinta y papel sino que invaden impetuosamente el espacio real, hablando sobre lo que nadie más se atreve a decir. ¿Es esto algo negativo? Para nada sino al contrario, durante toda la historia el mundo ha sido movido por los innovadores y subversivos de quienes mientas más se les hace callar, mayor es el volumen de su voz, para derribar las altas murallas de los círculos más herméticos, hasta romper la estructura en sus bases y construir algo nuevo, mejor, libre.
Cuando el autor se propuso establecer su propia casa editorial, la idea era publicar aquello que otros sellos rechazaran por considerarlo poco comercial aunque fuese excelente. Con el tiempo y después de mucho esfuerzo, nos han entregado obas brillantes, capaces de renovar el universo literario chileno y global. En este sentido, los monstruos de Fritz han hallado en las obras de otros autores a perfectos cómplices para alimentar un imaginario colectivo en pleno crecimiento.
Bram Stoker hizo lo propio en el siglo diecinueve con su obra Drácula, para denunciar realidades sociales de las cuales nadie quería hacerse responsable y al igual que su personaje ha sabido entregar el mensaje sin verse limitado por el tiempo, muy probablemente los engendros del genio que nos convoca en este artículo también sabrán adaptarse a las eras más evolucionadas en un futuro desconocido.

martes, 24 de enero de 2017

Renovar la esperanza

Foto: Barrio de Eminönü, Estambul - Turquía.
Cuando nacemos toda nuestra alma se encuentra llena de energía viva, pero en el transcurso de los años que nos toca permanecer en este mundo, partes se van muriendo hasta nuestro último minuto. Lo que aniquila el alma por partes es el sufrimiento en sus diversas formas desde el aparentemente insignificante hasta el más doloroso.
Una decepción amorosa, la muerte de algún ser querido o los sueños rotos son los corte fatales causados a esa energía interna que nos mantiene vivos, siendo el llanto la hemorragia surgida desde dentro. Cada vez que perece una parte, algo en nosotros cambia para siempre y no volvemos a ser los mismos aunque la superficie luzca inmutable.
Podemos seguir sonriendo públicamente aunque el corazón solloce día tras día por largo tiempo, hasta que sin darnos cuenta una mañana despertamos y en lugar de la herida abierta, tenemos una cicatriz imborrable.
Entonces, aunque antes nos hayamos resistido intentando preservar algo de aquella inocencia infantil o una humanidad sensible, lentamente endurecemos nuestros sentimientos dando lugar a un callo emocional, cierta coraza capaz de protegernos cuando creemos ser incapaces de resistir otro golpe.
Años atrás, cuando Sr. L y yo éramos amigos, lamentaba su condición por considerar que algunas personas tenían demasiado aprendido el papel de insensible, pues me parecía que no valoraba ni respetaba los sentimientos ajenos… El año pasado recibí en este mismo blog un comentario anónimo que reconocí como suyo porque daba pistas demasiado evidentes, jactándose de ser mencionado ocasionalmente en mis artículos pese a haberle borrado y bloqueado en las redes sociales.
Ciertamente a veces hablo de él, pero hasta hoy no me he lamentado de la decisión tomada. Todavía no podía darse cuenta del daño hecho a terceros cuando subestimas los sentimientos y te burlas… Creo que en parte, ésa fue una de las tantas razones para bloquearle, pues pese a haber transcurrido tanto tiempo conociéndonos, él no cambiaba ni evolucionaba en ningún sentido mientras yo sentía estar mirando hacia otros horizontes. ¿Qué aporte podíamos ser el uno para el otro? Ninguno realmente.
Sigo sin justificar de ninguna manera que una persona no valore a otra. Sin embargo, ahora entiendo la necesidad de velar ocasionalmente por los intereses personales y no entregarse completamente a la causa ajena, pues casi nadie antepone el bienestar de terceros por sobre los propios.
Cuando tus sueños se rompen, al principio sufres por sentirte desorientado frente a la vida y tener una innegable pérdida; incluso buscas algún responsable porque te cuesta aceptar la realidad. Pero rendirse no es para alguien que durante años ha luchado por conseguir una meta y aunque cueste alcanzarla, pareciendo algo imposible porque todo se opone, Allâh (cc) puede ver nuestros corazones y consolarnos.
Algunos amigos me aconsejan no perder la esperanza aunque parezca nadar contra la corriente y otros recomiendan cambiar mi sueño por alguno más realizable. Quizás mientras más cueste llegar al destino, mayor es la satisfacción de recorrer un arduo camino.
 Oh, mi Señor Allâh (cc), si es Tu voluntad, concédeme la posibilidad de retornar a Estambul y vivir nuevamente aquella felicidad que me hiciste sentir la primera vez; no dejes que me rinda ante las dificultades. Amîn. Amîn. Amîn.

martes, 27 de diciembre de 2016

Muere Carrie Fisher

Rocío Ayus.
Los Ángeles.

La actriz estadounidense ha fallecido a la edad de 60 años tras un infarto al corazón.

Medio mundo estaba en vilo esperando noticias sobre la evolución de la actriz norteamericana Carrie Fisher y el desenlace ha sido fatal. La suerte no ha acompañado a la princesa Leia de Star Wars, que ha fallecido este martes a los 60 años después de haber sufrido un infarto el viernes en un avión, según ha confirmado la familia en un comunicado que difundió su portavoz, Simon Halls.
“Con un gran pesar Billie Lourd confirma que su querida madre, Carrie Fisher, falleció a las 8:55 de la mañana [hora local de Los Angeles]”. “Fisher era muy querida en el mundo y será echada en falta. Toda nuestra familia agradece las muestras de cariño y las plegarias”, añadió la hija de la actriz.
Fisher estaba ingresada en un centro médico en Los Ángeles tras sufrir un paro cardíaco el pasado viernes mientras volaba de Londres a la ciudad californiana. El infarto le sobrevino minutos antes del aterrizaje y pese a la intensa atención inmediata que le prestaron en el avión algunos pasajeros comentaron que los que la asistieron tardaron más de diez minutos en restablecer sus constantes vitales.La actriz interpretó a la princesa Leia en cuatro de las películas de la saga: Una nueva esperanza (1977) [en España se llamó simplemente La guerra de las galaxias], El imperio contraataca (1980), El retorno del Jedi (1983) y El despertar de la fuerza (2015). También hace un cameo en Rogue One, que se encuentra a finales de 2016 en las carteleras.
La actriz , que nació en el seno de la realeza de Hollywood, de Beverly Hills, hija de estrellas de antaño como Debbie Reynolds y Eddie Fisher, llegó al centro médico de Los Ángeles el pasado viernes en estado crítico y horas más tarde fue trasladada de urgencias a la unidad de cuidados intensivos. Según revela el portal TMZ nunca volvió a estar consciente desde que sufrió el infarto.
Dave Prowse, el hombre que dio cuerpo a Darth Vader, y Billy Dee Williams, el Lando Carlissian de El imperio contraataca, expresaron su preocupación por Fisher, y lo mismo hicieron Riz Ahmed o Alan Tudyk, de la última película de este universo. “Usa la fuerza, cariño”, le dijo Joely Fisher, hermanastra de la actriz, parafraseando una de las constantes de esta saga. Junto a Fisher en el hospital se encuentran su hija, la actriz Billie Lourd, y su perro de compañía, un bulldog francés llamado Gary Fisher que la acompaña todo el tiempo. Ambos viajaban junto a ella en el vuelo United 935 procedente de Londres cuando sufrió el ataque cardiaco.
Fisher se encontraba en Londres promocionando su último libro, The Princess Diarist. Como gran parte de sus libros, este también es en parte autobiográfico, basado en los diarios de sus comienzos como actriz en una saga que la lanzó al estrellato con solo 19 años y de la que nunca pudo desprenderse. Allí se refería al romance que vivió con Harrison Ford: “Fue tan intenso... Éramos Han y Leia durante la semana y Carrie y Harrison los fines de semana”.Carrie Fisher atravesó por varias dificultades personales a lo largo de su carrera y, aunque para muchos podría ser un tema tabú, ella hablaba abiertamente de sus problemas con el alcohol y las drogas. "Soy Carrie Fisher y soy alcohólica", comenzaba su monólogo teatral Wishful Drinking sobre su biografía. La actriz sufrió una sobredosis y pasó por proyectos de desintoxicación. Esos años de excesos coincidieron con su turbulenta relación matrimonial con el músico Paul Simon tras un amago de boda con el cómico Dan Aykroyd.Su estrella en el cine sólo brilló realmente en los títulos de Star Wars y en algunas películas de prestigio como Hannah y sus hermanas, de Woody Allen, si bien participó en numerosos títulos, en los que incluso parecía reírse de sí misma. Sin embargo, su recuerdo forma parte del imaginario colectivo de toda una generación que descubrió asombrada la saga galáctica y a una actriz de fuerte personalidad. Un recuerdo indeleble, como demuestra la masiva reacción de condolencia y lamento que se ha producido en las redes sociales al conocer su temprana muerte.

Fuente: ElPaís.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Muere el cantante británico George Michael

El cantante George Michael falleció este domingo a los 53 años, según confirmó su publicista a la BBC.
El británico saltó a la fama por su participación en el grupo Wham! entre 1982 y 1986, y su posterior carrera solista.
El intérpete de "Freedom" y "Faith" falleció "tranquilamente en su casa" a las 13:42 horas de este domingo.
"Es con gran pena que confirmamos que nuestro querido hijo, hermano y amigo George falleció tranquilamente en su casa en el periodo de Navidad", indica el comunicado dado a conocer por su representante.
"La familia pide que se respete su privacidad en este momento tan emocional y difícil. No se harán más comentarios en esta etapa", puntualizaron.
Michael, nacido en Londres y cuyo nombre real era Georgios Kyriacos Panayiotou, vendió más de 100 millones de álbumes durante una carrera musical de casi cuatro décadas.
Una ambulancia de la región Central Sur de Inglaterra acudió a una llamada en la localidad de Goring, en el condado de Oxfordshire, a las 13:42 GMT, un servicio que los medios británicos han relacionado con la muerte del cantante y que según la policía de Thames Valley no implicó ninguna circunstancia sospechosa.
En 2011, Michael se vio obligado cancelar varios conciertos al ser ingresado por una neumonía que estuvo a punto de acabar con su vida.
Este mes se había anunciado que el productor y compositor Naughty Boy estaba trabajando en un nuevo álbum con el artista británico, que saltó a la fama junto con su amigo de la infancia Andrew Ridgeley con el dúo "Wham!".
Tras abandonar esa formación, Michael lanzó una carrera en solitario que incluye éxitos de ventas como "Listen Without Prejudice Vol. 1", su segundo trabajo como solista.
Antes, había publicado "Faith", un álbum arreglado, producido y escrito prácticamente en solitario por el músico británico que logró cuatro discos de platino en el Reino Unido.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Mis personajes cobran vida

Falta poco para que cumpla un año escribiendo la secuela de Síndrome de Estambul; tan sólo algunos meses y aún ni siquiera llego a lo que podría considerarse la mitad. Ya superé las doscientas páginas que si fueran editadas, seguramente se convertirían en el doble. Un ejemplo claro es que Síndrome de Estambul tenía en su original final unas ciento cuarenta y siete páginas que se convirtieron en cuatrocientas dieciséis cuando la novela fue publicada.
Escribo de lunes a viernes salvo cuando debo hacer algún trámite impostergable como acudir a mis controles médicos, pero me cuesta avanzar aunque tengo clara la historia porque en parte, es algo que me sucedió. Aunque está narrada como una crónica, siempre he dicho que mi intención no es transcribir mi propio diario íntimo ni hacer anotaciones superficiales cotidianas; incluir pasajes que contribuyan a la emotividad narrativa, las descripciones de cada personaje y situación es sólo una parte del trabajo.
Debo además, intentar recordar los sentimientos que tuve en aquellos momentos. Al ser en parte una ficción autobiográfica, existen personajes que tienen características mías muy marcadas como el protagonista, quien es diabético y minusválido. Pero por otro lado, me he dado cuenta de que existen otros con los cuales puedo sentirme incluso más identificado, como Sofía, la tía abuela rebelde de Sebastián.
Antes me resultaba divertido ver cómo los personajes adquirían vida propia casi pudiendo hablar por sí mismos siendo yo un instrumento de su expresión. Pero ahora esto también me ayuda a conocerme y ver algunos aspectos míos que incluso desconocía. Tal vez ésta sea una parte del mundo interno que cualquiera puede tener pero poetas y escritores desarrollamos.
Supongo que eso contribuye a que de cierto modo, parte de mí se vaya con los lectores y se incorpore a ellos.

domingo, 30 de octubre de 2016

Sigo trabajando

Lo dicho… He trabajado mucho en mi nueva novela, aunque para mi gusto, es poco llevar más de doscientas diez páginas. Escribo de lunes a viernes y a veces los fines de semana; como no me interesa festejar Halloween, mañana también pienso avanzar, inşAllah.
Me tomé unos minutos para dedicarle al blog porque llevo más de dos meses sin escribir una página en mi diario íntimo, pero dándole duro a una novela de la cual aún no sé el título. He preguntado en redes sociales, pero francamente ninguna sugerencia me convence del todo y pretendo trabajar hasta el treinta y uno de diciembre, si Allâh (cc) lo permite, sin importar a qué página llegue… Luego dicen que la labor de un escritor es simple.
Hay personajes que maduran rápidamente porque al estar basados en gente real, es fácil narrar sobre ellos. Otros en cambio, dan guerra y cuesta desarrollarlos, pero les considero un reto intelectual que incluso puede dar más significado al resultado final. La verdad es que en mis novelas anteriormente publicadas, Alma Negra y Síndrome de Estambul, me dediqué a escribir disfrutando del proceso y sin considerar el análisis que los lectores podrían hacer. Elhamdülillah fue favorable. Sin embargo, ahora estoy poniendo especial cuidado en entregar conscientemente varios mensajes, ignorando si podré hacerlo realmente.
Tengo el propósito de abordar varios temas para hacer que el lector reflexione. Además, hay mensajes escondidos para gente que he conocido a través de estos últimos años. Quise jugar con las identidades de aquellas personas que fueron amistades antes de mi viaje a Turquía, para ver si se reconocen en caso de llegar a leerme. Se me ocurrió exponer conflictos, peleas, intrigas y decir todo aquello que en su momento callé. Me he esforzado en acentuar los afectos, para retener aquellas amistades que todavía tengo y tal vez, recuperar alguna que haya perdido por una razón estúpida.
La ventaja del escritor es poder hablar de sus sentimientos descarnadamente, sin miedos ni censuras, pues son los personajes quienes encarnan cada emoción, por así decirlo y no precisamente el autor. Además, desde que comencé esta obra, lo hice con una premisa en mente: me hago cargo de lo que digo, no de lo que los demás entiendan.

martes, 27 de septiembre de 2016

Entrevista para el blog Contracorriente Ediciones

Contracorriente Ediciones, sello responsable por la publicación de mi novela Síndrome de Estambul en 2015, acaba de publicar en su blog una entrevista que me hizo. En ella hablo de mi proceso creativo y doy algunos consejos para viajar por esa bellísima ciudad turca conociendo los lugares más interesantes.
No se la pierdan. Además, pueden comentarla y compartirla. Estoy seguro que podrán disfrutarla, sobre todo porque inşAllah mi obra será publicada en Turquía a principios del año entrante por el sello Profil Kitap.
Durante este último tiempo no he sido constante en este blog y lo reconozco, pero ni siquiera tengo un minuto para actualizar mi diario íntimo y es que, estoy completamente concentrado en la secuela de mi novela, que aún no tiene título pero avanza con paso firme.
Ahora hay nuevas historias, un desarrollo más profundo de los personajes e intento entregar un relato derivado del primero pero también, independiente hasta donde es posible. Nunca antes me había embarcado en la tarea de escribir una saga, principalmente porque hasta hoy me parecía que sólo podía hacerse satisfactoriamente en narraciones épicas, donde los personajes se agotan rápido. Sin embargo, Síndrome de Estambul sí daba para más y dado que gran parte del relato -no todo- ocurrió realmente, es difícil que las narraciones paralelas sean de corta vida.

Enlaces recomendados:

sábado, 17 de septiembre de 2016

Fiestas Patrias en familia



Durante estas Fiestas Patrias mis padres han decidido hacer un almuerzo familiar con mis primos, mi hermano y dos tías. Será sencillo; habrá empanadas –mamá me hizo algunas helal con carne vegetal y sin manteca- además de carne asada que comerán los otros asistentes.
Será una buena oportunidad para relajarme después de trabajar tanto en mi nueva novela, que avanza a pasos agigantados. Por otro lado, nos entretendremos recordando anécdotas familiares y seguramente mi hermano contará algún chiste.
No ha sucedido algo que me parezca suficientemente relevante para escribir algún artículo como los que publicaba antes y he preferido dedicar todo el tiempo disponible pa mi nueva obra, sin siquiera saber si será publicada (inşAllah). Pero por otro lado, si necesitara tener esa seguridad para ser novelista, ni siquiera me habría arriesgado a escribir Alma Negra y mucho menos las dos siguientes.
Estas oportunidades de descanso junto a la familia no sólo sirven para despejar mi mente un poco, sino también porque de ellas extraigo más material vivencial sobre experiencias de mis parientes, que pueden dar más sustancia a los personajes literarios. Es muy interesante escuchar las conversaciones –no necesariamente participando en ellas- y descubrir que muchas veces la vida real tiene más contenido que la ficción.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.