«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Deja tus comentarios

Deja tus comentarios

domingo, 31 de agosto de 2014

Errores dolorosos

Tal vez más adelante, cuando tenga sufrimientos mayores, cambie de opinión. Sin embargo, hoy creo que uno de los mayores dolores en la vida nos lo da la culpa de saber que hemos lastimado a un ser querido.
Hay quienes van por la vida hiriendo a otros sin pensar en las consecuencias. Pero cuando la culpa te carcome por dentro sabiendo que alguien a quien quieres ha resultado heido por tu causa, resulta terrible. Es como un golpe tan fuerte que te deja en coma. El peso de esa responsabilidad es tanto, que apena puedes levantarte cada día y parece que la energía se te va.
En ese caso, quisiéramos retroceder el tiempo para no cometer el error del cual tanto nos lamentamos. Pero no se puede. Debemos entonces aprender a vivir con la carga o al contrario, dejarnos morir lentamente. Es una pena capital autoimpuesta que cumplimos tortuosamente, pues nos resulta insoportable saber que hemos perdido a quien tanto estimábamos, pues ya no nos quiere en su vida.
¿Y acaso podríamos culpar a esa persona por querer borrarnos del mapa tras nuestro error? Si bien es cierto que las personas no somos desechables, a veces el dolor que causamos es directamente proporcional al cariño que nos tenía y para protegerse, prefiere no vernos.
Hace poco hablé de las segundas oportunidades. Todos tenemos derecho a enmendar nuestros errores y aliviar las conciencias, sino para recuperar el afecto perdido que sería el mejor resultado, al menos para morir con la conciencia tranquila. Resulta que, si tenemos una de ésas, cargar con una culpa tan grande es muy parecido a morir.
Sinceramente, no me considero de aquellas personas que persiguen sus intereses egoístas por encima del bien común o lastiman a otros indiscriminadamente. Para mí, el fin no justifica los medios. Prueba de esto es que aquella gente no siente remordimiento cuando ve el daño hecho y al contrario, si yo hago un mal, me siento afligido a ultranza.
Ismail me dijo una vez que la culpa es buena, porque nos permite darnos cuenta cuando hemos hecho daño o algo malo en general. Por otra parte, la psicología dice que si no sentimos culpa, ello podría ser señal de rasgos psicópatas en la personalidad, pues somos incapaces de empatizar con el dolor ajeno y en esa medida, cosificamos a las personas… Para el psicópata, un ser humano se convierte en el objeto que necesita temporalmente para lograr un objetivo o conseguir un bien. Pero al mismo tiempo, ya alcanzada dicha meta, la persona utilizada se convierte en algo desechable, sin emociones ni valor alguno para el ser egoísta.
Pueden decir que tengo problemas con los apegos y de hecho, Esteban me lo decía siempre. Pero no importa. Allâh (swt) me ha dado un carácter que me permite apreciar a cada ser humano como único e irreemplazable, aunque ello signifique que cada pérdida se convierta en un sufrimiento mayúsculo, por pretender que mis seres queridos sean próximos a mí toda la vida.
También está el hecho de que, por diversas circunstancias que me ha tocado vivir, me sienta algo solo y la compañía más estable siempre ha sido Allâh (swt). Pero a veces, esa soledad duele y me hace empeñarme en estar rodeado de personas sintiendo su cariño. Entonces, cuando pierdo a alguien, me siento amputado y cuando ese distanciamiento es por mi causa, es como si yo mismo me hubiese mutilado.

viernes, 29 de agosto de 2014

Otro diario terminado

FOTO: Diario escrito entre junio y agosto de 2014.
Hoy termino otro cuaderno dedicado a mi diario íntimo y ha sido uno que no me gustó escribir por muchas razones. Motivos personales hacen que éste sea un diario sombrío más allá de la portada. Sin embargo, antes de ser escritor, poeta, novelista o comunicador social, soy diarista y como tal, debo registrar lo más rigurosamente posible los acontecimientos cotidianos.
Últimamente no ha sido entretenido escribirlo y sólo lo hacía para llegar pronto a la página final. Al principio, cuando tenía cinco años, escribir un diario era lo máximo. Solamente durante mi adolescencia descubrí que este pasatiempo podía ser muy aliviador en cuanto a mis sufrimientos y desde entonces, me dediqué a cultivar seriamente este género literario.
Soy un joven discapacitado, diabético, solitario, discriminado, con muchas decepciones en esta vida y la mejor manera que encontré de desahogar mis frustraciones fue escribir, desarrollando tal vez una sensibilidad particular frente a ciertas situaciones como los vínculos emocionales conflictivos que me sobran.
Mi diario también es el registro de una madurez que he alcanzado a costa de golpes, sufrimientos y fracasos estrepitosos como los de cualquier ser humano y en esto, no pretendo inspirar lástima. Estoy seguro de que cualquiera podría sentirse identificado en su lectura; algunos más que otros, podrían ver que mi dolor es comparable al de una persona común y corriente.
Afortunadamente, algunas páginas no son oscuras y debo mencionarlo para no ser desagradecido con Allâh (swt). Madurar cuesta y es un trabajo constante que no acaba con la adultez sino falleciendo. Debemos aprender desde la cuna hasta la tumba y en eso estoy.
Ahora necesito un nuevo cuaderno, para seguir sumándole páginas a este diario. ĺnşAllah tenga oportunidad de registrar más acontecimientos felices que involucren a todos mis amados, estén cerca o lejos.
Tengo fe en que cada amanecer nos trae nuevas oportunidades para sonreír y aunque algunos acontecimientos nos entristecen, con ayuda de Allâh (swt), todo es solucionable.

jueves, 28 de agosto de 2014

Diferencia entre disculpar y perdonar

FOTO: Musulmán haciendo Dhikr.

Esta tarde mamá y yo hablábamos sobre las relaciones y el perdón durante el almuerzo, a raíz de una entrevista que anoche Don Francisco le hizo a Jorge Zabaleta en su programa Estamos Invitados y en la cual, el actor digo una frase muy cierta: «Las relaciones fallan porque las personas no se dan el tiempo de superar los obstáculos».
Mamá por su parte y desde la experiencia que tiene, me decía que esto no siempre es aplicable porque a veces en la pareja uno de los dos falla y el otro debe perdonar constantemente.
Por mi parte, objeté que sólo Allâh (swt) perdona en tanto los seres humanos disculpamos, porque siempre estamos recordando el daño que alguien nos hizo y somos incapaces de olvidar. El perdón va de la mano con hacer borrón y cuenta nueva, como si nada hubiese pasado.
Obviando el hecho de que no somos ni remotamente parecidos a Allâh (swt), tengo una duda inquietándome: ¿Por qué nos cuesta disculpar a alguien? Para responderla, primero es necesario saber más sobre la disculpa.
Como el propio concepto lo indica, etimológicamente disculpar significa quitar la culpa, tan simple como eso. Pero la razón para hacerlo va más allá de un simple vocablo. La culpa es un medio que tiene nuestra conciencia para indicarnos con remordimiento cuando hemos hecho mal a alguien. Ofrecemos disculpa en tanto, cuando dicho pesar nos atormenta a tal punto que afecta nuestro diario vivir y permanecemos así tan sostenidamente, que el único remedio es quitarnos ese peso.
La disculpa vista desde ese ángulo, es una forma de purgar nuestra alma. No es algo que se dé a la ligera sólo porque nos pisaron un callo. Sin embargo, algunas personas niegan la disculpa como si tuviesen derecho de hacer sufrir al culpable más de lo que su propia conciencia le reclama. Esto es una manifestación del orgullo y la soberbia que tan internalizados tenemos los seres humanos en nuestro ego, llegando a veces a un punto cruel donde no negamos la disculpa por sentirnos realmente agraviados, pues ya hasta hemos olvidado la afrenta, sino más bien porque disfrutamos perversamente haciendo sufrir al penitente.
Caemos entonces en dos faltas que a mi parecer son gravísimas. La primera es creer que tenemos derecho de castigar por nuestra cuenta a quien nos lastimó. La segunda es convertir el noble acto de disculpar en algo que el culpable debe ganarse.
Ciertamente una disculpa no debe ser tomada como algo que la persona se merezca sino más bien, que necesita para sentirse aliviada. A veces y como musulmán lo digo, olvidamos que pedimos perdón a Allâh (swt) varias veces durante el día haciendo Istighfar (en árabe إستغفار). Es una de las partes fundamentales de la veneración en la religión islámica. Normalmente, este acto se lleva a cabo repitiendo la palabra árabe astaghfirullah haciendo Dhikr, que significa «pido perdón a Allâh».
Así mismo, tenemos la posibilidad de alcanzar Su perdón y misericordia en fechas específicas del año como la Noche del Perdón, la Noche del Poder o Destino, al finalizar Ramadân haciendo Salâtut-Tasbîh o realizando Hajj que es la peregrinación a la Meca. Sin embargo, Él es tan generoso perdonando, que nos facilita todo para aliviar nuestra conciencia, pues las cinco oraciones del día son posibilidades para ser perdonado y también está la Shahada o testimonio de fe islámica, cuando uno despierta al Islam. Esto último es tan positivo, que Él no sólo perdona nuestros pecados cometidos hasta ese momento sino además, considera todas nuestras obras como buenas.
Empero, generalmente somos nosotros quienes no reconocemos nuestros errores ni nos arrepentimos… Al contrario, perdemos tiempo de esta vida justificando el mal que hacemos o el sufrimiento que causamos a otros.
En el Islam se denomina Tawba al arrepentimiento genuino, que sólo logramos cuando nos damos cuenta del daño que hemos causado y sus consecuencias. Entonces, podemos prepararnos para enmendar nuestras faltas y no repetirlas.
Si Allâh (swt) es tan Misericordioso y Compasivo, no es porque lo merezcamos de ninguna manera pues el hombre vive equivocándose y nunca alcanzaremos a tener en una vida tan corta como ésta, los méritos suficientes para dar por hecho Su perdón. Al contrario, Él sabe que nuestras almas necesitan Su perdón porque uno de nuestros castigos más implacables es la propia conciencia.
Pensando en todo esto, no puedo evitar reflexionar sobre la inmadurez humana. Hay quienes se resisten permanentemente a dar segundas oportunidades para que los culpables enmienden sus errores; pero si ellos cometen alguno luego, esperan que se les dé una segunda oportunidad inmediatamente. Nunca debemos olvidar nuestra intrínseca imperfección, pues no existe manera en esta vida de alcanzar una superioridad exenta de pecados.
Si somos incapaces de disculpar a quienes nos lastiman, demostramos nuestra indolencia porque no empatizamos con quien sufre por su culpa ni valoramos los esfuerzos que haga para redimirse. Nuestra soberbia podría ser causante de que ese empeño resulte inútil al final y entonces, cometeríamos un error más grave. Seríamos responsables de que esa persona siguiera cometiendo errores, se decepcionara de la vida y quedara sumergida en el dolor. ¿Tenemos derecho a causar tanto sufrimiento?
No debemos olvidar que Allâh (swt) es justo y lleva perfecta cuenta de todo lo que hacemos. Sólo a Él le pertenece el derecho de perdonar y castigar.
Zabaleta contó anoche que su mujer tardó cuatro años en darle esa segunda oportunidad de la que hablo. Sí, a veces como humanos, nuestro orgullo hace que deseemos retribuir en cierta medida el sufrimiento causado y por ello, nos hacemos de rogar un poco. En parte, también es porque tememos tropezar con la misma piedra y después del trauma, preferimos sacar del mapa a aquella persona culpable. Además, reconstruir la confianza es quizás una de las tareas más difíciles en las relaciones de cualquier tipo. Pero si el culpable realmente está arrepentido y lo demuestra, es porque no desperdiciará aquella segunda oportunidad cometiendo más equivocaciones.
En mi caso, me ha tocado ofrecer disculpas muchas veces sin tener una respuesta positiva… Yo cuento las ocasiones cuando me disculpo. Son errores de los cuales uno realmente se arrepiente y todo el tiempo que dure el distanciamiento, es perdido por un lado pero por otro, tal vez sirva para crecer como personas, valorar más aquellos momentos vividos y cuidar mejor las relaciones.
Mamá dice que así como hay quienes no saben ofrecer disculpas, también existen aquellos que no saben disculpar. Sea por soberbia, orgullo o simple inmadurez, algunas personas permanecen indiferentes ante alguien que sinceramente arrepentido, les busca. Ocasionalmente no tenemos idea de cuánto nos beneficiamos disculpando.
Para empezar, aliviamos la carga de alguien que realmente necesita sentirse más ligero porque en otros aspectos de su vida, lleva un peso incluso mayor como por ejemplo, alguna enfermedad o la soledad que se siente cuando la vida no nos muestra su cara más amable.
Por otra parte, quien alberga en su corazón resentimiento hacia quienes lo han dañado, no hace daño a otra persona más que a sí mismo. El rencor enferma el alma y nos convierte en seres oscuros, amargados, cuyo único propósito es recordar inútilmente el daño causado.
Hay otros casos en los cuales quienes te han lastimado ni siquiera se acercan a ofrecerte disculpas, actuando de manera arrogante o quizás por vergüenza. Pero pasado un tiempo, reaparecen en escena hablándote como si nada hubiese pasado. Ésta es una actitud muy común al esperar que todo el perjuicio sea abordado como basura que se barre bajo la alfombra. Uno, que está acostumbrado a ofrecer disculpas sincera y fácilmente, percibe en algunas oportunidades falta de humildad en estas arrogantes personas. Pero tengan cuidado, pues aproximarse después de un tiempo prudente sin reavivar el fuego, puede ser porque su intención es reanudar la relación sin reavivar el sufrimiento causado. Desde esta perspectiva, es incluso loable acercarse sin aclarar temas pendientes.
El eterno mal del ser humano es desear nunca haber cometido algún error. Pero no podemos retroceder el tiempo y aunque nos pese, siempre cargaremos con cierto porcentaje de remordimiento por las faltas disculpadas. Tal vez esto sea en parte lo que nos permite prevenir antes que curar. Después de todo, olvidar es repetir.
La frase «perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden» no es para nada aplicable en la práctica por la simple razón de que no podemos comparar la inmensa misericordia de Allâh (swt) con nuestra escasa tolerancia humana. En ese sentido, si acudimos constantemente a Él pidiéndole perdón, deberíamos sentirnos moralmente obligados a disculpar casi cualquier ofensa que suframos. Es un ejercicio de consecuencia.
Si bien el orgullo, la soberbia y la crueldad son manifestaciones del ego cuando nos sentimos transgredidos, no deberíamos darle a estos defectos más peso que nuestra capacidad de corregirnos o enderezar el camino. En las relaciones, cuando escuchamos los nefastos consejos del ego, corremos el riesgo de perder la escasa felicidad que podríamos tener en esta vida, la incomparable recompensa de la Última Vida y el cariño de alguien que incluso habiéndose equivocado, nos aprecia sinceramente. Nos arriesgamos incluso a quedarnos solos y a no ser disculpados cuando cometamos errores con otros. Allâh (swt) es justo y aunque toma tiempo, nos hace madurar demostrándonos cuan equivocados estamos al ser soberbios porque en definitiva, el orgullo no va más allá de la tumba.
Seamos tardos para la cólera y no nos entreguemos a las pasiones o el odio. Procuremos ser pacientes cuando alguien nos ofenda y no castiguemos todo error como si de un asesinato se tratase. A veces al sentirnos agraviados, nos comportamos como si nunca cometiéramos errores con otros e hiciéramos siempre lo correcto, olvidando que ocasionalmente también hemos sido causantes del sufrimiento ajeno.
Al terminar este artículo, no puedo dejar en el tintero una idea: jamás niegues una segunda oportunidad, para que tampoco te sea negada cuando la necesites… Y como ser humano imperfecto, necesitarás muchas oportunidades.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Primer marino chileno en servicio activo que sale del armario

Hoy todos hablan de Mauricio Ruiz, suboficial y marino primero de la Armada, que habló públicamente de su orientación sexual..
Es el primer uniformado chileno que habló sobre su homosexualidad en una conferencia de prensa abordada por todos los medios de comunicación. Sin embargo, no ha sido algo abrupto ni poco meditado. Al contrario, hubo que gestionar la autorización de la institución armada por aproximadamente un año con la ayuda del MOVILH (Movimiento de Integración y Liberación Homosexual), cuya vocería presente en la conferencia explicó que esto se hizo «con el fin de apoyar la promoción de la no discriminación y el respeto a la diversidad».
Con él estaban el presidente del MOVIL, Rolando Jiménez, el vocero Óscar Rementería y el diputado socialista Marcelo Schilling, entre otras personalidades.
Me atrevo a escribir este artículo porque en algunos medios hubo quienes se refirieron al hecho como «confesar la condición sexual», frase que en sí misma contiene dos errores:
En primer lugar y ya lo he dicho antes aquí, la homosexualidad no es algo que se confiese como lo haría alguien culpable de haber cometido un delito. Confesar implica necesariamente una cuota de punibilidad cuando en realidad, es algo que se comparte como voto de confianza o bien, porque con ello se persigue una causa mayor y éste tal vez sea el caso.
En segundo lugar y también lo he dicho aquí antes, disgústele a quien le disguste –me da lo mismo-, la homosexualidad es una orientación sexual distinta a la heteronormalidad impuesta socialmente. No debiera considerársele opción porque nadie en su sano juicio escogería libremente ser discriminado, burlado y humillado por su entorno, como muchas veces pasa. Tampoco se trata de una condición porque este concepto denota claramente un carácter de padecimiento cuando en realidad, la OMS ya no considera enfermedad este estilo de vida. ¿Hasta cuándo los errores de este tipo?
En algunos medios se han referido a esta noticia como un acontecimiento histórico por ser Chile un país conservador donde priman los principios morales impuestos por la Iglesia Católica. ¡Mentira! Este país no es conservador sino discriminador y prejuicioso, pues algunas calles santiaguinas están repletas de prostitutas extranjeras quienes están al servicio de los mismos señores arcaicos que ante la homosexualidad, reaccionan como si hubiesen visto al Diablo en persona. Además, aquí la gente mayormente es católica a su manera, lo cual implica que casi nadie profesa la religión como realmente corresponde y a veces, se asiste a misa sólo para el bautizo, matrimonio o velorio de alguien.
Dejemos de ser hipócritas. Esta sociedad está llena de dobles sentidos éticos, con los cuales la gente tiene una mente abierta y casi europea tratándose de sus propias actitudes reprobables. Sin embargo, cuando alguien más comete errores o simplemente pretende vivir despreocupadamente y sin interesarle la aprobación del resto, no falta quien se levanta para apuntar con el dedo como si tuviese alguna autoridad moral superior o fuese un ejemplo a seguir.
Estoy seguro de que Mauricio recibirá un mar de correos electrónicos felicitándolo y solicitudes de amistad en algunas redes sociales, porque después de hoy no faltará quien quiera acercársele para colgarse de su hazaña histórica o porque tienen algún otro interés. ¿Para qué hizo esto? Desde mi perspectiva, más que beneficioso para la comunidad GLTBI será perjudicial para él a largo plazo, porque en Chile la fama es corta e ingrata y muy pocos saben sacar provecho de ella beneficiando a toda la sociedad. En un tiempo esta noticia será olvidada y Ruíz deberá ser más astuto que inteligente para alcanzar mayores objetivos mediáticos en pro de la integración, antes que la vela se apague.
Otros medios en Internet han cometido la falacia de decir que el marino causó revuelo en la Armada chilena. Otra mentira sensacionalista, pues como se ha dicho desde ayer y yo mismo mencioné, Ruiz solicitó la autorización de sus superiores con meses de anticipación justamente para no causar un debate valórico ni controversias inútiles a la causa.
¿Cuánto se conseguirá con esto? La causa GLBTI requiere un trabajo constante de integración y respeto mutuo, donde cada actor debe practicar el diálogo y la empatía, reconociendo el derecho de todos a sentirse parte integral de una sociedad realmente inclusiva y no sólo aparente. En esto tal vez Mauricio Ruiz ha hecho su parte, pero queda lo más importante: que nosotros seamos capaces de seguir avanzando y no dejar esto estancado en la difusión mediática efímera.

viernes, 22 de agosto de 2014

Suspirando me voy

Más efímera que un suspiro,
sólo mi existencia.
Esta frase lo resume todo.
Cuando haya exhalado mi último aliento, 
nadie me recordará 
y quienes hoy se hacen llamar mis mejores amigos, 
serán los primeros en dejarme ir.

El intenso dulzor de la vida es breve; 
pierde su azucarado sabor 
cuando despertamos a la cruda realidad. 
Es como haber estado en coma durante años, 
soñando con chocolate y de pronto,
despertar con gusto a algo desconocido… 
Ni manjar, ni merengue, ni miel ni mermelada.

martes, 19 de agosto de 2014

Invisible

Hoy quería escribir sobre lo que me ha ocurrido en los últimos siete meses. Pero no lo hago porque para eso tengo un diario íntimo y por varias razones, he aprendido a no ventilar en estos medios las intimidades de mi familia o las mías. Hay acontecimientos que es mejor callarse, al punto de que a veces uno quiere callar para siempre, olvidar o barrer bajo la alfombra. Sin embargo, no siempre se puede.
No borro este blog porque aquí contengo mucho de mi trabajo, porque es parte de mi legado para la posteridad y porque de algún modo, cualquier lector podría comunicarse conmigo comentando los artículos, si lo deseara. Sin embargo, muchas veces he sentido deseos de eliminar este blog así como todas mis cuentas en redes sociales, para desaparecer de los medios y disfrutar el anonimato. No lo hago porque perdería el contacto con mucha gente.
Supongo que en alguna medida, los que no participan de redes sociales se privan de mantener contacto con mucha gente. Pero al mismo tiempo, se evitan muchos problemas.

lunes, 11 de agosto de 2014

Muere el actor Robin Williams

(CNN Español) - El reconocido actor estadounidense Robin Williams falleció a los 63 años.
Williams, conocido por sus papeles en películas como Jumanji Dead Poets Society, murió en la mañana del lunes, según informaron las autoridades policiales de California. Fue hallado muerto en su residencia.
Investigaciones forenses sospechan que la muerte fue "un suicido por asfixia", según dice un comunicado de la oficina del sehriff del condado Marin, en California. El hecho es investigado.
"En este momento, la oficina del alguacil sospecha que la muerte se debió a un suicidio por asfixia, pero una investigación más amplia debe ser completada antes de llegar a una determinación final", señala el comunicado.
Reacciones en Twitter a la muerte de Robin Williams
"Un examen forense está previsto para este 12 de agosto, con una subsecuente prueba de toxicología", agrega.
Alrededor de las 11:55 horas (local), funcionarios locales recibieron una llamada telefónica al 911, en la que se reportó a un hombre adulto inconsciente dentro de una casa, dice el comunicado del sheriff.
Policías y bomberos acudieron al lugar a las 12:00 y Williams fue declarado muerto a las 12:02.
La noticia de la muerte la confirmaron la esposa y el representante del actor.
"Había estado luchando contra una depresión severa", dijo Mara Buxbaum, la representante.
"Esta mañana perdí a mi esposo y mi mejor amigo, mientras que el mundo perdió a uno de los artistas más queridos y uno de los seres humanos más hermosos", dijo Susan Schneider, la esposa de Williams, en un comunciado.
Williams y Schneider, diseñadora gráfica, estaban casados desde octubre de 2011.
El actor había estado en rehabilitación en julio, según fue reportado por TMZ en ese entonces. Williams admitió ser adicto a la cocaína y al alcohol en los años setenta pero dijo haber abandonado esos vicios antes que naciera su hijo en 1983. Dijo haber mantenido su sobriedad por 20 años.
Fue operado del corazón en el 2009.
Wiliams ganó el Óscar de mejor actor de reparto en 1998 por su papel en Good Will Hunting.
Nació en Chicago el 21 de julio de 1951, estudió teatro en Juilliard School en Nueva York e inició su carrera haciendo stand up en bares. Su primer papel importante fue interpretando a Mork, un extraterrestre que visita la Tierra, para un episodio de 1974 de la serie "Happy Days". Depsués protagonizó "Mork y Mindy".
Williams además fue protagonista de los dramas Más allá de los sueños y Retratos de una obsesión, así como de las comedias Good Morning Vietnam, Patch Adams, Papá por siempre y El hombre bicentenario.

Fuente: CNN Español.

miércoles, 30 de julio de 2014

Cuando muere la flor

En este mundo hay muchas personas inflexibles, muy buenas señalando los defectos y errores de los demás, como si ellos mismos nunca se equivocaran en nada. Nunca disculpan una equivocación, sea grave o no, sin importar lo mucho que sufra quien erró, por su arrepentimiento.
¿Qué nos motiva a ser tan orgullosos a veces? Puede que algo nos ofenda y deseemos sacar a alguien de nuestras vidas. Sin embargo, nuestro primer error al hacerlo es precipitarnos, pensando que tenemos todo el derecho a castigar sin piedad a quien nos ofende y olvidando su condición humana.
¿Cuántas veces ya en este blog he utilizado ese término? Pero al parecer, todavía hay quienes no lo incorporan. No sea que el resultado de nuestra crueldad orgullosa redunde en un castigo para nosotros mismos cuando al final, nos quedemos solos porque nadie tolere la soberbia de que tanto presumimos.
Cualquier comentario nos parece una afrenta imperdonable en tanto, cuando agredimos a alguien solemos olvidarlo con una facilidad prodigiosa, restándole así importancia a nuestros malos pasos y al daño que podríamos causar en el corazón y el autoestima de un tercero. ¿Tenemos derecho a que no nos importen las consecuencias de nuestro orgullo?
Cuando alguien nos ofende, por conservar nuestro honor tan sobrevalorado, somos capaces de castigarle sin dar tregua y en casi nada somos igualmente constantes, escudándonos en el derecho a enojarnos que inicialmente podríamos tener. Pero llega un momento en que ese permanente castigo se hace tan insoportable para el otro, que deja de interesarle reconciliarse o incluso, obtener una dispensa.
Es aquí cuando debemos cuidarnos de perder un valioso afecto por nuestra incapacidad de empatizar con el otro, reconociendo que podríamos incluso cometer el mismo error y todavía peor, no reconocerlo porque el orgullo nos dolería demasiado.
Lo vemos constantemente a lo largo de la historia humana. Relaciones rotas porque uno o ambos son incapaces de dar el primer paso después de tropezar y ofrecer disculpas, pretendiendo demostrarle a la contraparte que está equivocada y merece sufrir. Se debe tener cuidado, pues el costo de aquella soberbia podría ser muy alto y gente así se da cuenta demasiado tarde o nunca.
El látigo de la indiferencia duele mucho con los primeros azotes, pero luego la espalda se adormece, las heridas cicatrizan y el castigado tarde o temprano puede pararse para seguir adelante, prescindiendo del afecto o amistad de quien le azotara. Sin embargo, la cicatriz más profunda queda en la confianza, cuando ya no queremos retomar esa relación, por temor a repetir la traumática experiencia.
El orgullo nos sirve en la justa medida para evitar a quienes nos quieran pisotear, como le sería útil a una esposa golpeada, para abandonar al marido maltratador. Sin embargo, es arma de doble filo cuando nos enceguece el rencor y pasamos a ser los maltratadores tal vez, de quien no lo merece.
Durante la segunda mitad del siglo XVI en Holanda se produjo un acelerado crecimiento económico debido a la importación de tulipanes turcos que siendo una flor exótica y bella, adquirieron un valor exorbitante para quienes pretendían alcanzar estatus social presumiendo una colección y enorgulleciéndose de poder obtener los más preciosos, transformando a muchos comerciantes en acaudalados empresarios. No obstante, a medida que las décadas transcurrieron entre subastas, el tulipán pasó a ser tan común que perdió su valor inicial y para seguir generando ganancias, los subastadores dedicaron mucho tiempo a la especulación financiera. Tal fenómeno desencadenó una debacle económica provocando la quiebra del otrora multimillonario comerciante de tulipanes turcos. Fue así como esta hermosa flor llegó a valer tan poco, que muchos ejemplares rarísimos se marchitaron almacenados, sin que nadie pudiese atesorarlos.
En las relaciones, como la amistad por ejemplo, el orgullo tiene el mismo efecto que la especulación económica sobre los tulipanes turcos. Solemos pensar que un amigo muy querido siempre estará disponible para aguantarnos, sin importar cuan mal lo tratemos o lo implacable que sea nuestro castigo a un error suyo. Entonces, ese afecto tan hermoso acaba marchitándose sin que nadie lo valore ni disfrute. Cuidado con eso y no nos quejemos cuando hayamos perdido todo nuestro capital emocional.
En mi vida, cuatro personas me han castigado con la infantil ley del hielo tras errores míos y soy capaz de enviar hasta treinta señales para reconciliarme con alguien. Pero para todos llega un momento en que nuestra paciencia se agota y la flor puede marchitarse. Tras tantos intentos por mantenerla viva, nadie me puede culpar si el último pétalo cae. ¿No creen?

lunes, 14 de julio de 2014

Adquisición de bienes inmuebles es el nuevo negocio redondo


¿Quién no ha escuchado hablar de la Tía Rica? La Dirección General de Crédito Prendario ha sido desde 1920 una de las más conocidas fuentes de recurso crediticio para miles sino millones de chilenos que empeñan sus bienes. Aquí se pueden hallar todo tipo de artículos siendo tal vez los más reconocidos aquellas joyas de oro que han pasado por las familias de generación en generación hasta que, por algún apuro económico, tiene muchas veces como destino final las oficinas o bóvedas del DICREP.
El gran negocio de empeñar consiste en recibir la prenda otorgando un crédito basado en el avalúo de la especie y luego, si el dueño original no regresa esta cantidad en un tiempo determinado, almacenarla hasta presentarse la oportunidad de obtener ganancias de algún interesado a través de mecanismos como el remate.
Las condiciones especifican que el crédito otorgado no puede exceder el 60% del avalúo de la prenda, con un máximo de $ 200.000 en el caso de las joyas y $ 70.000 en otros casos, sin considerar el valor comercial que tenga la especie. Además, al empeñar varias especies, se puede pedir un crédito por hasta $ 2.400.000. Esto implica que de todas maneras, aunque el sistema lo pueda sacar de algún apuro económico, ya en ningún caso sea rentable invertir en oro por ejemplo, considerando también la inestabilidad cambiaria de los últimos años en el mercado bursátil debido a crisis internacionales.
Sin embargo, actualmente los bienes más valiosos no son aquellas joyas que tanto atesoraba nuestra abuelita, herencia de su madre que a su vez, también la recibió del mismo modo. Hoy en día los bienes inmuebles se han convertido en la nueva forma de invertir el capital y hacerlo crecer de manera constante. Esto es posible gracias al flujo de efectivo de bienes raíces.
¿En qué consiste este negocio? El flujo de efectivo comienza cuando encontramos a los dueños de bienes raíces interesados en vender con un descuento y después, venderlos con cierta ganancia para los inversionistas. Si existe un corredor de propiedades involucrado, éste recibe una comisión cuando el negocio se cierra. Al mismo tiempo, los valores se establecen con un descuento prefijado dependiendo de factores como la antigüedad del bien raíz, la garantía de respaldo y la solvencia del prestatario. En palabras más simples, los bienes más antiguos tienen menor valor y a su vez, mayor tasa de descuento.
Para tener buenos resultado en esta área, es necesario investigar el flujo de negocio de bienes raíces por varias fuentes como lo son los seminarios orientados a corredores, libros y material didáctico entregado en línea.
A continuación, debe decidir si pretende ejercer como corredor o inversionista, pues el primero requiere en algunos casos y según las leyes estatales, obtener licencia comercial o de agente de bolsa. En cambio, un inversor no requiere licencia de ningún tipo si se propone hacer una inversión personal.
Para ser agente de bienes raíces se recomienda tener asesoría legal y fiscal al mismo tiempo que, en caso de pretender emprendimiento mayor, formar una sociedad de responsabilidad limitada o una corporación que facilite el flujo de efectivo de su empresa. De este modo, podrá proteger los activos y con fines fiscales sin transgredir las leyes. Asegúrese de que su abogado redacte documentos de responsabilidad legal para mantener en orden el funcionamiento de su empresa.
Debe buscar un asesor que le enseñe las técnicas de negociación y así, su empresa será rentable. Hallarlo es relativamente fácil consultando a su abogado o asesor fiscal o si lo prefiere, uniéndose a un club de inversiones donde los propios miembros podrán recomendarle a alguien. Luego, es vital hacer un plan de negocios y seguirlo al pie de la letra. Recuerde que este negocio es muy competitivo y por ello, también se aconseja mantener contacto con varios asesores; la manera más práctica de hacerlo es tener su propia página web que puede dar espacio a su club virtual de inversiones al mismo tiempo que conectarse con otros foros relacionados.
Otro punto negativo a considerar es que el nivel de competitividad aumenta cuando algunos inversionistas compran directamente a tenedores de valores que venden en precios reducidos. Para lidiar con esto, es importante estructurar planes publicitarios de su empresa.
La publicidad del negocio debe hacerse en diversos medios de comunicación locales e internet para captar propietarios, asegurándose de que ellos comprendan que usted maneja flujo de efectivo. Esto le permitirá armar una lista de vendedores e inversores con quienes pueda mantener contacto. Una vez hecho esto, investigue los valores de las propiedades del área residencial que desee abordar y mantenga al menos cien en dichas listas para que siempre disponga de alguien en espera.
Para realizar un negocio rentable, tenga en cuenta que durante los últimos años se ha registrado una fuerte alza en el precio de las propiedades, destacándose en ello las casas nuevas. Así lo revela un estudio realizado en enero de este año por Portal Inmobiliario y Collect GfK, dado a conocer en la Segunda Mesa Redonda Inmotrack.
El estudio analiza la evolución de precios de bienes inmuebles entre enero de 2001 y marzo de 2012, detectando significativas variaciones durante los últimos tres años. Se detalla que el valor de las casas durante 2011 fue en promedio UF 3.400 mientras que de UF 2.700 y UF 3.000 en 2009 y 2010 respectivamente.
El aumento en los valores de los bienes raíces se explica multifactorialmente. Entre esas razones se destacan el interés en esta área a propósito de las crisis económicas globales y el mejoramiento en la calidad de las construcciones. Al mismo tiempo, esto se debe a exigencias normativas distintas producto de los requerimientos del mercado.
Los costos han ido al alza debido al encarecimiento del precio de los suelos, una política más expansiva del Banco Central y un desarrollo sostenido de la economía. Este aumento sin embargo, debe ajustarse a los fundamentos de la economía y sería paralelo al crecimiento de diversas variables en el país, por lo cual las alarmas ante una eventual burbuja inmobiliaria son improcedentes.
En efecto, los expertos explican que no se han apreciado fenómenos especulativos en el mercado y por otro lado, las viviendas se están vendiendo al usuario final.

Fuente: Dicrep.cl, Portal Inmobiliario, Terra.cl y ehowenespanol.com.

lunes, 7 de julio de 2014

Alternativas inmobiliarias para la Clase Media Emergente

Hace aproximadamente una década era común pensar en Las Condes, Vitacura o Providencia cuando se hablaba de barrios exclusivos en Santiago a los cuales sólo podía acceder la Clase Alta o A, B, C 1. Posteriormente surgió Chicureo como alternativa para dicho estrato social si quería alejarse del ajetreo citadino que ya había invadido más allá de La Dehesa.
Más o menos por la misma época, quienes se hartaban de la urbanización explosiva, pero tampoco pretendían mudarse a esos barrios ya sea por considerarlos económicamente inaccesibles o por las largas distancias que debían recorrer desde y hacia sus trabajos, eligieron emprender rumbo a provincias y establecerse en Viña del Mar o Rancagua, por ejemplo.
Dicho lo anterior, tenga en cuenta que los nuevos proyectos inmobiliarios contemplan la paulatina urbanización de sectores circundantes de la Región Metropolitana y Santiago específicamente. Si bien la industria continúa renovando el espacio urbano ya conocido, ahora también ofrece alternativas en zonas aparentemente aisladas pero bastante cómodas y seguras, contribuyendo así a la descentralización.
Sin embargo, hoy en día las opciones son mucho más variadas y al alcance del sector social denominado Clase Media Emergente. Es necesario, para saber a qué grupo pertenece, entender la diferencia entre ambos.

Cómo postular al subsidio.
El Decreto Supremo N° 1 de 2011 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo establece entrega de subsidios habitacionales para la construcción o compra de una vivienda económica nueva o usada considerando dentro de las posibilidades los sectores urbanos o rurales. Empero, estos subsidios están dirigidos a postulantes con capacidad de ahorro y posibilidad de complementar el valor de la vivienda a través de un crédito hipotecario o recursos propios.
Este programa contempla el subsidio de Título I para Grupos Emergentes, que se considera aplicable para la compra o construcción de una vivienda de hasta UF 1.200. Sin embargo, para postular a éste, el ingreso mensual neto del núcleo familiar no debe superar las UF 40.
Así mismo, también integra el subsidio de Título II para la Clase Media, que se considera aplicable para la compra o construcción de una vivienda de hasta UF 2.000. En este caso, el ingreso mensual neto del núcleo familiar no debe superar las UF 60.
El monto entregado por este programa de subsidio para Grupos Emergentes de Título I se establece según la ubicación de la vivienda considerando todas las regiones, provincias y comunas excepto regiones de Chiloé, Aysén, General Carlos Ibáñez del Campo, Magallanes y Antártica Chilena; provincia de Palena y comunas de Isla de Pascua y Juan Fernández. Sin embargo, para cualquier opción el postulante debe contar con un mínimo de UF 30 ahorradas.
En el caso de la Clase Media o Título II se establece según la misma delimitación territorial. No obstante, el postulante requiere ahorro mínimo de UF 50.
Entre los requisitos que debe cumplir el postulante a este subsidio, se considera siempre la mayoría de edad y que además, cuente con el ahorro mínimo dependiendo al título que se pretende, depositado en una cuenta de ahorro para la vivienda actualizada al último día hábil del mes anterior a la postulación, que debe estar a nombre del postulante o en su defecto, del cónyuge.
Es importante señalar que para mantener vigente la postulación, durante el proceso de selección la cuenta de ahorros no debe tener giros ya que esto causaría la anulación del proceso, exclusión del postulante de la nómina o la caducidad del certificado de subsidio. Cabe mencionar que el ahorro mínimo requerido permite postular, pero el adicional otorga puntaje para la selección.
Adicional a esto, es vital contar con el puntaje requerido en la Ficha de Protección Social o FPS que para Grupos Emergentes de Título I es máximo 13.484 puntos mientras que para Clase Media de Título II dicho documento no es obligatorio, pero otorga puntaje si cuenta con menos de 13.484 puntos. Los postulantes al Título II que no cuenten con Ficha de Protección Social o que no quieran acreditarla, deben presentar la Declaración Jurada Simple – Cargas Familiares (D-5).
Aunque parezca obvio decirlo, no podemos omitir que tanto el postulante como su cónyuge o cualquier otro pariente acreditado en la postulación no deben ser propietarios de alguna vivienda o sitio y en este último caso, sólo le estará permitido construir en dicho espacio. Así también, quienes figuren como propietarios de más de un sitio no podrán postular a menos que estos terrenos no sean aptos para construir una vivienda habiéndolo acreditado ante SERVIU.
Así mismo, el postulante quedará excluido del proceso si es beneficiario de un subsidio o posee un certificado vigente. Del mismo modo, no puede postular simultáneamente a otro programa habitacional o si es declarado familiar de un postulante beneficiado.
Para postular es necesario acudir a las oficinas del SERVIU, delegaciones, municipalidades u organismos públicos acreditados por éste en las fechas señaladas por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
El interesado puede postular directamente en forma individual o si existe algún impedimento, le es permitido delegar esta tarea en su cónyuge, padres, hermanos o hijos a través de un mandato notarial. El trámite de postulación es totalmente gratuito y debe presentarse la Cédula Nacional de Identidad vigente en formato original y fotocopia siendo el postulante un chileno. Sin embargo, si es extranjero, debe presentar su Cédula de Identidad para Extranjeros en formato original y fotocopia además del Certificado de Permanencia Definitiva en los mismos formatos, contando con una antigüedad mínima de cinco años en territorio nacional.
Recuerde también acreditar el ahorro y a los miembros adultos del grupo familiar presentando la fotocopia de Libreta de Ahorro Bancaria para la vivienda y de las Cédulas de Identidad de cada integrante, incluyendo las originales, respectivamente junto con suscribir la Declaración de Núcleo Familiar o D-1 que señala la prohibición de postular por tres años, excepción hecha del cónyuge.
Además, debe presentar un certificado pre aprobación de crédito o de pre calificación como sujeto de crédito hipotecario, que es otorgado por alguna entidad crediticia o en su defecto, Servicios de Bienestar que brindan créditos con fines habitacionales. Sólo se hará una excepción a esto cuando el postulante cuente con un ahorro total mínimo de UF 200 para postular al Título I y de UF 400 para el Título II, que deberán estar depositadas en la cuenta de ahorro al último día hábil del mes anterior a la fecha de postulación.

Evolución de las Clases Medias.
Es importante considerar todo esto, dado que la Clase Media Emergente ha cobrado estabilidad y mayor poder adquisitivo durante los últimos años, como lo demuestra un Análisis Transversal de Economías Emergentes hecho por BBVA Research en Madrid durante enero de 2013, donde se revela por ejemplo, que existe una notoria recuperación luego de la crisis vivida entre los años 80 y 90. Así pues, en 2010 las Clases Medias en América Latina tuvieron un aumento del 70% en su proporción, lo cual podría continuar concentrándose en el segmento Medio-Alto. Un ejemplo de esto es Perú, quien acusa la mejor evolución de la región mientras que en Europa, el porcentaje de personas que pasará de la Clase Media-Media a la Media Alta aumentará en 41 puntos en Rusia y en 27 puntos en Turquía en el período 2000-2020.
De acuerdo con este estudio, Argentina y Chile hicieron un progreso notable en la década pasada. De acuerdo con las previsiones, las ganancias se extenderán ahora a la Clase Media-Alta y a la Clase Alta. Según la proyección realizada, se espera que al ser los países más poblados de la región, Brasil llegue a tener 40 millones de personas pertenecientes a la Clase Media-Media mientras que México tendrá 30 millones sobre un total de 100 para 2020, impulsando este segmento social en toda América Latina.

Fuentes: MINVU.cl y bbvaresearch.com

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.