«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

sábado, 29 de marzo de 2008

Mi hermano va camino a Toronto

A esta hora el avión ya debe haber despegado. Por la tarde mi viejo, mi cuñada y yo acompañamos a Iván al aeropuerto.
Estará dos semanas en Toronto, Canadá, hospedándose en el hotel Holiday Inn, de cuya cadena había uno frente al sitio donde estábamos. Debe ir para aprobar unos cursos que le pidieron en su trabajo, en la empresa Siemens.
Por lo general, la gente que tiene trabajos donde es necesario viajar, se queja. A mí en cambio, me fascinaría tener un empleo donde recorra todo el mundo, sin importar si es por trabajo... Si bien Chile es un bello país, llega el momento cuando no sólo las paredes de tu habitación te encierran, sino el muro de las fronteras territoriales también.
Dios quiera que mi hermano tenga suerte y regrese a salvo.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Mi mochila (Backlover o Mochilófilo)

Ésta es la última mochila que me compré, una Classic del año pasado, cuando Xtrem se escribía Extreme y me compré cinco mochilas de esta marca.
"¿Para qué tantas mochilas?" habrán de preguntarse quienes lean esto. Pues bien, hace poco tiempo mientras chateaba con Francisco Alejandro Luarca, le conté de mi afición por coleccionar mochilas y tuvo un acierto en llamarme "Backlover" (del inglés back pack al español mochila y lover que es amante), lo que al español se traduciría como "Mochilófilo" o amante de las mochilas.
Entiéndase por Mochilófilo al "Sujeto que suple alguna carencia afectiva y/o necesidad psicológica adquiriendo diversos tipos de mochila según se sienta atraído por ella como consumista, teniendo en consideración todas las características y no el precio".
He inventado tanto el concepto como la definición, basándome en comentarios que me ha hecho antes Andrea Rodríguez al ver mi basta colección. Según ella, intento reemplazar con mochilas a la pareja que no he tenido nunca y tal como una persona termina su relación amorosa cuando su amante ya no la satisface, yo compro una nueva mochila cuando la más reciente deja de gustarme por cualquier razón, sin importar lo superficial que sea.
Guiándome por este patrón, así como alguien puede terminar con su pareja porque no se corta seguido las uñas de los pies, puede dejar de gustarme una mochila porque el forro interior me parece muy delgado y no quiero arriesgarme a romperlo con la punta de un lápiz, como tampoco la persona de la anterior metáfora quiere arriesgarse a sufrir rasguños por las noches.
En verdad digo que mi obsesión por las mochilas llega a tal punto que tal vez algún día sea necesario consultar un psicólogo en caso de no satisfacer aquella carencia afectiva. Confío en Dios que resulte lo contrario, antes de que desee comprarme otra Xtrem porque la marca no se escribe ya del mismo modo.
Por otro lado, la mochila me parece enormemente aventajada en comparación con una relación. Ahora que he conocido el mundo y a muchas personas, puedo tener la certeza de que entre cien, sólo cinco a lo sumo diez han dado muestra de valer como seres humanos, únicamente para amistad pero en fin; del resto, sólo es gente superficial que puede considerarse un mero accidente en la vida y cuya importancia es ínfima. No quiero dar nombres, pues a quien le quede el saco, que se lo ponga.
Claro está que llegado el momento, enamorarme será inevitable y no habrá mochila ni ningún otro bien material que suplante al amor.
Mientras tanto, me conformo con saber que este utensilio ha sido tan fiel al ser humano, que lo acompaña desde por lo menos la prehistoria, cuando el individuo debía trasladarse largas distancias en busca de nuevos territorios y alimento, portando sus escasas pertenencias sobre su espalda, del mismo modo que en cuanto a relaciones, cargamos sufrimiento, culpas y sobretodo pasado.
Así como la mochila a pasado de ser prácticamente un saco de piel cocido con grueso hilo de cuero, hasta tener diversos colores, diseños e incluso formas que se ajustan anatómicamente de material liviano al mismo tiempo que resistente, las relaciones amorosas ya no se basan puramente en la conveniencia de cualquier tipo, sino en diversos factores que se relativizan constantemente.
Yo por ejemplo, echo cosas a la mochila según mi necesidad inmediata, dependiendo de si me muevo dentro de Santiago o viajo fuera.
En el primer caso siempre llevo lo siguiente:
  • Llaves, para poder entrar a casa si llego tarde.
  • Cámara fotográfica con pilas cargadas, por si debo fotografiar algo para postear en el blog o fotolog.
  • Libreta y un par de lápices, para anotar direcciones u otros datos rápidamente.
  • Azúcar por si sufro una hipoglucemia y sacarina por si la necesito en algún sitio para tomar algo.
  • Billetera, porque nunca sobra el dinero para alguien que se mueve en radio taxi constantemente y además, porque allí tengo todas mis identificaciones, incluidas la que informa sobre mi diabetes y la credencial de Help en caso de desmayo en la vía pública.
  • Máquina de glucemias e insulina, por si llega la hora de alguna comida estando fuera.
  • Estuche de mis lentes, para guardarlos si necesito descansar la vista.
  • Protector solar de bolsillo, porque el cáncer de piel está a la orden del día.
  • Escobilla, para sacudir mi ropa y quitarle pelos de Kriko.
  • Cepillo dental de bolsillo, para conservar higiene bucal en todos lados.
  • Pañuelos desechables, por higiene.
  • MP3 (antes walkman con un cassette de Tarkan) para evitar el aburrimiento durante el traslado o en salas de espera.

Del mismo modo, en una relación se necesita confianza, comunicación e intentar que la misma sea lo más definida posible. He visto casos en que, aún sin concordar respeto el criterio de la pareja y el mutuo acuerdo cuando pactan por ejemplo, tener sexo fuera de la pareja pero sin imnvolucrar sentimientos.

En el segundo caso, añado los siguientes utensilios:

  • Mi diario, que es inolvidable, porque siempre tengo algo qué escribir y no podría hacerlo en otro sitio, pues en él anoto cosas que aquí no escribiría ni bajo amenaza de muerte.
  • Estuche con artículos de aseo, para no pasar ni un día sin bañarme, peinarme o usar desodorante.
  • Máquina de afeitar, para no parecer náufrago al regreso del viaje.
  • Cargador de móvil, para no quedar incomunicado.
  • Cargador de pilas, porque no deseo arriesgarme a quedar sin cámara.
  • Insulinas, baterias y cintas reactivas de repuesto, evitando el descontrol de mi diabetes.
  • Bolsa Ziplog para colaciones.
  • Begleri, como otro entretenimiento.

Si viajas y tienes una relación liberal, pero no mucha confianza, lo invariable es un detective o en su defecto, un amigo a toda prueba, especialmente si dentro del pacto se contempla no tener sexo con amistades, para no romper esa relación.

Lo que a veces llevo en la mochila, no siendo de necesidad prioritaria:

  • Una estrella ninja, por defensa propia en caso de asalto o encontrarme con alguien que me odia o no me agrada.
  • Mi navaja suiza, para que mamá pueda cortar las flores cuando vamos a los cementerios.
  • Mi grabadora, por si necesito grabar una conversación para un posterior juicio o riña.
  • Mi agenda, para hacerme el interesante cuando me propongan un panorama.
  • Encendedor social, para prender un cigarrillo si estoy en una fiesta y me piden lumbre.
  • Exámenes médicos y glucemias cuando tengo control médico con Iva Camacho.

¿Algo que me falte por poner en la mochila y que tendré cuando ocupe? Pues condones. Del mismo modo, lo que no se necesita en una relación es una pareja que no respete los pactos o que pretenda un trato para serte infiel sin cargos de conciencia.

NOTA: Cabe mencionar que una razón muy importante por la cual las mochilas son lo que más me gusta, es el sueño de algún día poder tomar una y empacar sólo lo necesario para viajar a Turquía, mi país soñado y conocer sus ciudades, mares, gente... Videnciar la cultura, música y costumbres. ¿Podré algún día conocer ese sueño?

miércoles, 19 de marzo de 2008

2º aniversario del fallecimiento de mi abuelita

Hoy es una triste fecha... El segundo aniversario del fallecimiento de mi queridísima abuelita, Victoria Ester Fernández Rojas.
Obviamente mamá ha estado muy deprimida y durmió toda la tarde. Yo en cambio, he soñado con mi abuelita muy seguido estas noches.
Fuimos al Cementerio Católico hace poco, pero me parecen distantes una visita y otra. Mamá sufre yendo, porque no puede soportar el hecho de que su madre esté allí; por mi parte, tengo la impresión de que ése es el único sitio donde ahora puedo visitar a mi abuelita, aunque ya no esté presente más que en mi corazón.
Hay veces en que sueño con ella y despierto creyendo que no ha muerto, que en cualquier minuto me telefoneará para saber cómo estoy, tal cual lo hacía antes. Entonces, la realidad me golpea el rostro y no puedo evitar sentir un vacío.
A veces, me cuesta recordar su voz, pero su rostro y cada expresión de cariño siguen en mi memoria y corazón como un tatuaje. Escribo esto para impedir de algún modo, que la crueldad del tiempo marchite en mí su recuerdo con el paso de los años..., aunque sinceramente lo dudo; no se olvida a alguien como mi abuelita.

sábado, 15 de marzo de 2008

H.I.V. negativo

Ayer tuve mi control con la doctora Iva Camacho. Afortunadamente todos los exámenes salieron buenos. Sin embargo, hubo uno que le pedí en diciembre pasado por capricho, literalmente por curiosidad.
Desde que le pedí la orden para el Test de Elisa (abreviatura inglesa de Enzyme Linked Immunosorbent Assay), he investigado algunas cosas sobre el V.I.H. y Sida, que algunos atribuyen principalmente a la comunidad gay. Aun así, no puedo bajo ninguna circunstancia considerarme ni medianamente informado.
Pese a que el virus ya tiene a más de 40 millones de infectados al rededor del mundo, la desinformación y especulación al respecto abunda. Yo por ejemplo, que jamás antes me había hecho el examen, creía desde la tribuna de la ignorancia que bastaba con testearse inmediatamente después de haber tenido un desliz.
Desde diciembre hasta ahora muchas fuentes en mi investigación dijeron que el período ventana era de apenas tres meses; entre éstas incluso está el espacio de Info Sida en internet. Sin embargo, otras fuentes dicen que es más seguro practicarse el test después de seis meses luego de la última situación riesgosa.
El período ventana es el tiempo desde que una persona adquiere el V.I.H. hasta que el organismo crea los anticuerpos suficientes para ser detectados por el Test de Elisa.
Quise averiguar entonces, un caso puntual de riesgo y me pregunté: ¿Qué ocurre si manteniendo relaciones orales (fellatio o felatio) se traga el líquido pre seminal de alguien cuya condición seropositiva se ignora?
Para ser más específico, me enfoqué en la población gay. De ésta le pregunté a cinco sujetos cuyos nombres obviamente permanecerán en el anonimato. Tres dijeron que la situación no es riesgosa porque era muy poco probable adquirir así el virus..., de ellos, dos me aconsejaron asegurarme con el test y el tercero, capacitado para trabajar con seropositivos y entendido en la materia me dijo que el principal componente de la saliva es oxígeno y el virus no sobrevive más de cuatro minutos en contacto con el ambiente e incluso, es más seguro tragarse el semen porque los ácidos estomacales destruyen el virus. Sin embargo, éste se encuentra en todos los fluidos corporales y entra al organismo si uno sufre lesiones en la boca o hasta caries.
Los dos encuestados restantes merecen un punto aparte, pues se negaron absolutamente a cumplir la petición de una pareja sexual que exija el test antes de un encuentro. Me pareció sin duda una reacción más que cuestionable, considerando si bien no toda la comunidad gay, mucha tiene vida sexual muy activa con distintas personas.
No cuestiono la promiscuidad sexual, pero sí el negar el derecho de dudar. Según mi política, puedes hacer lo que desees con tu vida, siempre que no perjudiques las vidas de otros; algo especialmente reprochable cuando se hace con ánimo vengativo a ciegas.
Mi doctora dijo que sin duda, al tragar semen o líquido pre seminal, si se tiene heridas en los labios o la boca, es totalmente seguro adquirir el virus. Me contó casos que enfermarían de los nervios a cualquiera y me dieron una razón más para no haber estudiado medicina.
Los efectos de un sida terminal pueden ir desde lesiones cutáneas, pasando por tuberculosis hasta un caso que mi doctora calificó como "esotérico" porque sólo lo ha visto una vez: tuberculosis anal.
Al hacerme el test y estando seguro del resultado negativo, pensé "¿Y si dentro de seis meses fuera otro el resultado?". Ante esto fue inevitable sentir empatía por aquellas personas que no están tan seguras como yo y desde luego, volveré a hacérmelo en agosto, llendo a Vivo Positivo como una persona que va a cualquier otra organización u oficina.
Hace aproximadamente diez años, un pasiente seropositivo de mi doctora le pidió que guardara el secreto, que no le dijera a su pareja. Lo calificó como algo de "mala leche". Yo, que he sufrido discriminación por muchos motivos, no pude evitar sentir que sin duda fue una actitud increíblemente irresponsable pretender ocultar este padecimiento a alguien con quien no tendría sexo seguro siempre.
No es mi intención discriminar u ofender al decir esto, pero en cuanto a sexo, hago un llamado masivo no sólo a protegerse siempre, sino a no ocultar la condición de seropositivo cuando amas sinceramente a tu pareja. Aún existen quienes respetan los sentimientos y se guían por ellos; si siendo V.I.H.+ tu pareja te deja, jamás te amó y no merece que lo ames, pero si verdaderamente te quiere y le ocultas tu condición, estás matando ese amor.
Si en otro caso eres seropositivo y no tienes pareja estable, usa condón siempre, siempre, siempre. Entre homosexuales, la población con mayor índice de V.I.H.+ está entre los 15 y 30 años. Jóvenes que tienen prácticas sexuales absolutamente inseguras, como orgías o sexo casual sin protección.
Las verdades innegables en esto son que: el virus no discrimina, una vez infectado no hay marcha atrás, no todos dicen la verdad por miedo a ser discriminados o meramente por hacer daño y lo más importante, la juventud no compra la vida.
Con respecto al intercambio de jeringas para administrar drogas intravenosas, una persona drogada apenas sabe dónde está parada y mucho menos, puede controlar su deseo para no arriesgarse, pero en este caso, aquello de que no todos dicen la verdad se aplica de un modo diferente, pues alguien puede tener el virus durante años sin saberlo.
El V.I.H. y el Sida no son mortales, pero las enfermedades que atacan el cuerpo de un infectado, pueden llegar a serlo.

sábado, 8 de marzo de 2008

De vuelta en Santiago

El domingo pasado al fin salió el viaje que tanto querían hacer mis viejos para sacar de Santiago a mis tíos Eduardo y Rosa. Por supuesto que también fui yo, aunque Pichilemu no fue nuestro destino, sino la casa de El Quisco.
Como es de suponerse, en esta época la playa estaba prácticamente muerta. Aunque había veraneantes que incluso se bañaron en el mar ayer con tormenta eléctrica incluida, no hubo vida nocturna y las múltiples ferias artesanales no tenían más de seis o siete locales.
Sin embargo, lo importante fue que aun preocupados por haber dejado sola a Gladys en la capital, mis tíos disfrutaron su paseo, pues dentro de El Quisco visitamos sitios que desconocían e incluso, fuimos a Algarrobo y San Antonio, donde tía Rosa y mamá fueron quienes más disfrutaron paseando por las vitrinas, aunque dejaron de lado las atochadísimas galerías comerciales.
En la foto de arriba se ve a tío Eduardo podando unas pocas hortensias marchitas del extenso jardín que tía Rosa mantiene allá.
Como no había mucho en qué entretenerse, salvo la conversación, aproveché el tiempo durmiendo y recuperándome del principio de tendinitis que sufrí en la muñeca por chatear tanto en msn... Tomé Ibuprofeno de 600 mg. Los demás pasaban el día haciendo hartos arreglos en aquella casa.
Todos los días estuvieron soleados a excepción de ayer, cuando se desató una tormenta eléctrica que ingenuamente creímos sería leve luego de pasar el tunel Lo Prado. Cuando llegamos a casa de mis tíos, había un corte eléctrico e interferencias en las líneas telefónicas, el tránsito vehicular estaba insoportable y ni siquiera funcionaban algunos cemáforos importantes.
Para rematarla, Copito el canario de tía Rosa, falleció de un ataque el pasado martes. Además, Izabel está hospitalizada con una infección de cuidado por una amigdalitis mal tratada y tal vez, hasta deban operarla.

sábado, 1 de marzo de 2008

Gay: ¿Un valor agregado?

Juan Juliá, propietario de la cadena hotelera Axel, explica las claves para el éxito de su negocio.
“En esta sociedad, hasta que no tienes un valor económico no te valoran”, afirma Juan Juliá, propietario de la primera cadena hotelera gay a nivel mundial, refiriéndose a cómo la comunidad GLBT ha pasado de ser un colectivo ignorado por la rama empresarial a convertirse en el público objetivo al cual todos desean llegar.
“Nadie tenía en cuenta a este colectivo hasta que se descubrió que posee un importante valor económico por explotar. A partir de ese momento se empezaron a crear productos específicos para este público”, explica Juliá.
Este empresario catalán de 38 años fue el primero en ver el potencial de este público como consumidores y por ello, la Cámara de Comercio GLBT de Montreal (Canadá) le otorgó el premio al mejor empresario del año.
Se formó en ESADE y comenzó su carrera en SANYO, dedicándose después al rubro turístico en el Grupo Barceló. “Yo siempre había querido montar un hotel –explica –. Era mi sueño, y en 2003 lo conseguí”. Juliá notó la evidente falta de hoteles destinados exclusivamente para el público gay. “No existían establecimientos urbanos, de diseño, en ciudades cosmopolitas que reconocieran abiertamente que están destinados al público gay sin renunciar a una filosofía heterofriendly”, explica.
“Parece mentira, pero nadie había pensado en ello, así que creé el primer hotel gay del mundo”. Así fue como nació el Axel de Barcelona, un verdadero referente del turismo GLBT. Los números avalan la apuesta hecha por Juliá, pues tras cinco años, las cifras rondan los 3,5 millones de euros y la ocupación anual es de un 75%. El éxito del hotel barcelonés ha permitido que el negocio se expanda y de esta manera, en octubre se inaugurará un Hotel Axel en Buenos Aires, mientras que en un año la apuesta llegará a Berlín.
El hotel contará con 87 habitaciones, 16 de las cuales serán suites, un restaurante con terraza, un cocktail bar, servicios de spa, zonas con ordenadores y conexión a Internet, y una sala de reuniones.
Juliá está ultimando su cuarto establecimiento, del cual por el momento sólo dice que “estará en el continente americano –y añade–. Nos interesa expandirnos hacia ciudades tolerantes, abiertas y gayfriendly”.

El secreto del éxito.

“La clave de todo es creer en lo que haces”, dice. Sin embargo, esto no es suficiente y a la receta mágica se agregan otros ingredientes: “Tienes que tener un buen plan de negocio que te permita ganar dinero. Y ser perseverante y muy constante, porque hay muchos momentos duros y no te puedes hundir. Además, es necesario tener un buen equipo”, expone.
Por otro lado, siempre están los detractores y en este caso, las críticas fueron hechas desde el sector del turismo, apuntando a que este tipo de establecimientos convierten al colectivo gay en un gueto. Juliá argumenta que “se trata sólo de segmentar el mercado” y aclara: “Yo no obligo a nadie a hacer nada”.

Datos importantes.
  • Según un reciente estudio realizado en el Salón Internacional de Turismo de Cataluña, que por primera vez incluyó un espacio para el turismo gay, la comunidad GLBT gasta en promedio 300 euros más que el resto de la población.
  • La mayoría de los turistas de esta colectividad son varones, viajan en pareja y no tienen hijos, lo cual posibilita el empleo de dos sueldos en viajes, ocio y cuidarse.
  • Los empresarios consideran muy interesante este segmento y han empezado a crear servicios exclusivos.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.