«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

martes, 26 de abril de 2011

Descubren una enorme estatua del faraón Amenofis III

FOTO: Partes de la estatua del faraón Amenofis III halladas en una zona cercana a su templo en Kom al Hitan, en Egipto, en una imagen distribuida este 26 de marzo de 2011 por el Consejo Supremo de Antigüedades.

Unos arqueólogos egipcios descubrieron cerca de Luxor (sur) una enorme estatua de Amenofis III, una de las mayores que se conocen de este faraón, anunció este martes el secretario de Estado para las Antigüedades en un comunicado.
La escultura en cuarcita, de más de 13 metros de altura, fue encontrada en siete pedazos en el templo funerario de Amenofis III en Kom al Hitan.
Se trata de una de las dos estatuas colocadas en la entrada norte del templo, que probablemente fueron destruidas por el terremoto del año 27 antes de Cristo, según el comunicado.
La estatua, cuya cabeza aún no ha sido ubicada, estaba enterrada desde entonces.
La otra estatua será extraída dentro de poco, según el comunicado.
"La misión arqueológica trabaja ahora para limpiar, reunir y restaurar las siete partes para ponerlas en su lugar y para buscar la cabeza de la estatua", indicó la secretaría de Estado para las Antigüedades, agregando que el faraón de piedra ocupará de nuevo su lugar en la entrada del templo.
Amenofis III, que reinó en Egipto entre 1390 y 1352 antes de Cristo, es el padre de Akenatón, 'el faraón hereje' considerado como un precursor del monoteísmo porque trató de imponer el culto exclusivo a Atón, y abuelo de Tutankamón.
Partes de la estatua del faraón Amenofis III halladas en una zona cercana a su templo en Kom al Hitan, en Egipto, en una imagen distribuida este 26 de marzo de 2011 por el Consejo Supremo de Antigüedades.

FUENTE: AFP.

sábado, 23 de abril de 2011

Arqueólogos deben enterrar en vez excavar tesoros Gaza

Por Nidal al-Mughrabi.
KHAN YOUNIS, Gaza (Reuters) - Cinco mil años de fascinante historia yacen bajo las arenas de la Franja de Gaza, desde el héroe bíblico Sansón al general británico Edmund Allenby.
Las llanas y arenosas tierras de la costa sudeste del Mediterráneo han sido gobernadas por egipcios, filisteos, romanos, bizantinos y cruzados.
Alejandro Magno sitió la ciudad. El emperador Adriano la visitó. Los mongoles arrasaron Gaza, y hace 1.400 años el lugar fue invadido por ejércitos islámicos.
Gaza ha sido parte del Imperio Otomano, un campamento para Napoleón y un campo de batalla en la Primera Guerra Mundial.
Pero la arqueología no florece aquí.
"La única forma de preservar lo que descubrimos es enterrarlo hasta que las herramientas adecuadas estén disponibles", dijo Hassan Abu Halabyea, del Ministerio de Turismo y Arqueología de Gaza.
"La falta de capacidad, de apoyo y de materiales necesarios adecuados para mantener este sitio histórico o aquél. Los enterramos para preservarlos de la destrucción", destacó Abu Halabyea.
MUSEO INDIVIDUAL
Waleed Al-Aqqad es un arqueólogo aficionado que ha convertido su casa en un museo de objetos antiguos, llenando sus habitaciones con viejas armas y una colección de jarras de arcilla de siglos de antigüedad.
"Esta es una herramienta de iluminación a aceite hecha en arcilla que data de la era griega del año 93 después de Cristo. Esta es otra que fue hecha en tiempos romanos, en el año 293 de nuestra era", dijo Al-Aqqad.
"Esta es una lanza de tiempos otomanos", cuenta sonriente.
Placas de mármol, espadas y monedas decoran las paredes y el jardín de su casa en Khan Younis, adornada con el cartel que reza: "Bienvenidos al museo cultural de Aqqad".
Este palestino de 54 años ha pasado tres décadas buscando y excavando, a veces en áreas riesgosas cerca de la fortificada frontera israelí. El Estado judío terminó sus 38 años de ocupación en Gaza y se retiró en 2005, pero todavía ejerce un bloqueo sobre el hostil enclave.
Sus antigüedades exhiben símbolos de civilizaciones cristianas y musulmanas que han dejado su marca en el territorio en más de 2.000 años, recuperados del sitio ocupado por antiguas iglesias y cementerios.
"Comencé a realizar este trabajo para preservar la historia palestina. Quise impedir que se desperdiciaran o que fueran falsificados. Traté de salvar lo que podía ser salvado", explica Aqqad, exhibiendo un oxidado cañón que, según dice, se lo ocultó a las tropas israelíes.
SAN HILARION
Pero el entusiasmo de un hombre no puede hacer justicia por lo que todavía yace enterrado en la densamente poblada Gaza, donde 1,5 millones de palestinos tienen muchas más cosas en sus mentes que la historia antigua.
En el pueblo de Zawayda, a 15 kilómetros de la ciudad de Gaza, el ministerio de Abu Halabyea lucha por preservar el emplazamiento del monasterio San Hilarión, luchando contra la falta de conocimiento y de herramientas.
Ubicado cerca del campamento de refugiados Nusseirat en el centro de la Franja de Gaza, data del año 329 después de Cristo, cuando Hilarion regresó a Gaza desde Egipto después de estudiar bajo las órdenes de San Antonio.
El monasterio tiene varias estructuras rodeadas por un muro circundante, que incluye dos iglesias, un cementerio, una sala de bautismos y salones comedores.
Descubierto por primera vez en 1992, las obras de excavación han transcurrido lentamente. En los varios momentos en los que las obras se detuvieron, el sitio tuvo que ser cubierto de arena como medida de protección.
Las obras han contado con la supervisión de expertos franceses que realizan viajes periódicos para explorar y supervisar la excavación, pero ellos se llevan las herramientas cuando se van a su país, explicó Abu Halabeya.
Fadel Al-A'utul, a cargo de las obras francesas, dijo que dos arqueólogos de su país empezaron a visitar Gaza en la década de 1990, pero destacó que que ahora habían puesto su atención en otros países árabes.
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Ecole Biblique et Archaeologique con sede en Jerusalén están ayudando en la creación de un museo adecuado en Gaza financiado por Suiza, aunque no se ha definido una fecha de apertura, dijo Al-A'utul.
Mientras tanto, los estudiantes en Gaza hacen lo que pueden para mantener la labor arqueológica en marcha. Pero la realidad muchas veces se interpone en el camino.
Desde que Hamas tomó el control del territorio en 2007, Gaza ha pagado un alto precio por la hostilidad que el grupo exhibe hacia Israel, al que el movimiento islámico se niega a reconocer.
Irónicamente, hoy puede parecer que Gaza está más cerca de alguna forma de independencia que en cualquier otro momento de su historia de invasión y ocupación.
Pero para la ONU, el estricto control de Israel de los accesos por tierra, aire y mar significa que todavía es en efecto un territorio ocupado, una definición que el Estado judío niega rotundamente.
Las agresiones islamistas con cohetes y morteros contra territorios y ciudades israelíes son respondidas con ataques aéreos y tanques de guerra, en una interminable guerra de nervios que desbordó en un conflicto armado en el invierno boreal 2008-2009 y recrudeció nuevamente días atrás.
Este no es un clima atractivo para los arqueólogos excepto, tal vez, para el mítico Indiana Jones. Y no sería Gaza si no se dieran las acaloradas disputas en cuanto al rol israelí.
Abu Halabeya acusa al Estado judío de apropiarse de antigüedades descubiertas durante la ocupación de Gaza y que, según dice, están alojadas en dos museos en su territorio.
Una de estas instituciones es el Museo Arqueológico Rockefeller en Jerusalén, que cuenta con hallazgos que van desde la edad de piedra hasta el siglo XVIII.
"Funcionarios del ministerio se han reunido con varias instituciones internacionales y las instaron a que los ayuden a recuperar las antigüedades y objetos arqueológicos que fueron sacados de la Franja de Gaza", dijo Halabeya.

Fuente: Reuters.
(Editado en español por Javier Leira).

martes, 19 de abril de 2011

Moon River

Durante estos días he llorado bastante. Tanto como cuando falleció mi abuelita Ester hace cinco años, aunque no por el mismo motivo. Siento como si hubiese perdido algo y tengo ganas de llorar a gritos, hasta quedar mudo para no decir lo que siento. Pero debo callarme, porque no vivo solo.
No tengo depresión. Es sólo que ahora siento tristeza. En ocasiones es bueno llorar calmadamente muchas veces, dicen, para no estallar cuando algo realmente trágico sucede. Así tal vez podemos afrontar de pie las calamidades.
Desde que escuché por vez primera el tema "Moon River" interpretado por Andy Williams en un capítulo de "Sex and the City", no puedo evitar conmoverme. Esta tarde veía por You Tube la escena del film "Breakfast at Tiffany's" donde Audrey Hepburn lo canta asomada a la ventana y simplemente me eché a llorar como niño maltratado.
Aunque nunca he leído el clásico de Truman Capote ni tenido oportunidad de ver la película, sentí como si las últimas semanas de pena se acentuaran con esa canción.
De pronto, mamá me preguntó por qué lloraba; aunque por un segundo quise decírselo, no lo hice. ¿Cómo le explico algo tan íntimo? Hasta ahora nadie ha podido comprenderme, contenerme y mucho menos consolarme. ¿Quién podría?

Departamento en Aksaray

Gracias a nuestro profesor de turco, las chicas, mamá y yo ya tenemos rentado un departamento en Estambul. Se ubica en Aksaray, zona céntrica de la ciudad, desde donde todos los sitios turísticos e históricos quedan a poca distancia.
Ahora debo seguir estudiando turco, para disfrutar mi estadía al máximo y no confundirme con precios o expresiones. Es que los osmanlíes hablan muy rápido.
Ya hasta tengo una lista de encargos u obsequios que debo traer. Pero no diré a quienes incluí, porque son pocos pero importantes. Además, así podré recorrer el Gran Bazar completamente y será fascinante.
Despertaré cada mañana con el llamado a la oración o adhan que se hace desde los minaretes en las mezquitas. Visitaré el Café Pierre Loti, situado en el punto más alto de la colina del cementerio de Eyüp, donde este famoso escritor francés se inspiraba.
Me espera tanto allá y aun así, no quiero adelantarme. Seguramente no dispondré de mucho tiempo para actualizar el blog o Facebook, pero haré lo posible.

domingo, 17 de abril de 2011

Cristianos celebran Domingo de Ramos en Jerusalén

Por IAN DEITCH.
FOTO: El patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal, al centro, es visto cuando participa en la tradicional procesión del Domingo de Ramos en el Monte de los Olivos, Jerusalén, el domingo, 17 de abril del 2011. (Foto AP/Tara Todras-Whitehill).
Miles de cristianos de todo el mundo, golpeando tambores y sosteniendo hojas de palma, celebraron el Domingo de Ramos en Jerusalén, el día que, de acuerdo con el Nuevo Testamento, Jesucristo entró en la ciudad hace dos milenios.
Clérigos de diferentes denominaciones cristianas celebraron servicios en la vieja iglesia del Santo Sepulcro, reverenciada como el sitio de la crucifixión, entierro y resurrección de Cristo.
De acuerdo con el Nuevo Testamento, el Domingo de Ramos marca el día en que Jesús llegó a Jerusalén, donde fue saludado por jubilosas muchedumbres con hojas de palma. Marca además el inicio de la Semana Santa, que conmemora la crucifixión de Cristo antes de celebrar el Domingo de Resurrección.
Este año, el calendario de los cristianos ortodoxos coincide con el de los protestantes y los católicos, lo que significa que creyentes de diversas fes celebran la Semana Santa juntos.
Peregrinos se sumaron a cristianos palestinos en la tradicional marcha desde el Monte de los Olivos hasta la Ciudad Vieja de Jerusalén. Muchos llevaban hojas de palma.
El padre José Cabrera, de Perú, fue uno de los peregrinos en la procesión del domingo. "Es una experiencia maravillosa porque estamos viviendo de nuevo la misma experiencia que tuvo Jesús cuando bajó del Monte de los Olivos y entró a la gran ciudad de Jerusalén", dijo Cabrera. "Le doy gracias a Dios de poder estar aquí con mis amigos visitando este lugar maravilloso".
La población cristiana en Cisjordania y Gaza ha estado declinando en años recientes. Muchos han salido por razones económicas y otros por presiones musulmanas.
Unos 50.000 cristianos viven en áreas palestinas, una diminuta minoría entre unos cuatro millones de musulmanes. Además, unos 12.000 árabes cristianos viven en Israel.

FUENTE: AP.

sábado, 16 de abril de 2011

Contrato kármico con Sr. L

Bueno... Ayer por la tarde al fin me reuní nuevamente con el Sr. L, supuestamente para ver la película "Mine Vaganti", aunque entre la conversación, ir al supermercado y cenar no nos dio el tiempo. Y no le llevé el manuscrito empastado de mi segunda novela, porque ya llevaba demasiado peso en la mochila y cierta conciencia que aún me va quedando tras tantos años equivocándome.
En nuestra próxima junta -dentro de tres semanas o antes de mi viaje a Estambul-, tal vez con Esteban, además del manuscrito debo entregarle las películas "Mi vida en ruinas" y "An education", que me prestó.
Durante esta semana hemos adquirido un compromiso bastante importante: a cambio de la adaptación televisiva que en 1981 se hiciera de la obra teatral "Mama Rosa" en cuyo elenco participó Malú Gatica, él juró ser mi esclavo personal.
Claro está que con esto le vendió el alma al Diablo. No porque yo fuese a pedirle una tarea irrealizable o le coloque grilletes en los pies.
Tras una larga, denza, profunda y diría que incluso honesta conversación en la cual le hice recriminaciones hasta donde me lo permitió y hablamos sobre los tratos que se hacen en planos superiores antes de tener nuevas reencarnaciones, expuse los siguientes términos:
  1. Sr. L -en adelante, el esclavo- se compromete a no descuidar afectivamente al amo. Entiéndase esto por escribir, comentar, llamar cuando le sea posible, juntarnos más seguido, etc. A cambio, Carlos Flores A. -en adelante, el amo- se compromete a dar su apoyo al esclavo en la medida de lo posible, tanto moral como sentimentalmente.
  2. El esclavo no debe ser descariñado con su amo y aprenderá a administrar mejor su tiempo. El amo por su parte, debe ser más comprensivo y no exigir más de lo necesario. Los sentimientos originados del vínculo kármico -amor, aprecio y cariño- deben darse y recibirse notoriamente.
  3. El esclavo se compromete a no cerrar puertas o anteponer obstáculos, barreras ni limitaciones, superando temores e inseguridades. El amo acepta hacer agradable cada reunión, limitando los reproches a situaciones estrictamente puntuales y siempre mediando desde el diálogo con talante. Además, ambos deben ayudar al otro a lidiar con sus respectivas inseguridades.
  4. El esclavo no someterá a más pruebas ni distanciamientos de ninguna clase a su amo. El amo evitará comportarse como un tonto grave, relajándose y disfrutando.
  5. Amo y esclavo se comprometen mutuamente a compensarse o complementarse, haciendo agradable y perpetuable en el tiempo este vínculo.
  6. Ambos asumen este contrato, primero verbal y ahora escrito, como un compromiso sin fecha de vencimiento.
  7. Este vínculo no será entendido como una amistad o «amor en serenos estados», según lo define Pedro Prado. Debe ser evidente el cambio de actitud y la fluidez emocional.
  8. El esclavo debe aprender como lección de vida amar sin esperar nada a cambio. El amo debe aprender a entablar vínculos emocionales, expresando cariño y valorando las relaciones establecidas en general. Ésta se entenderá en adelante como Cláusula Kármica.
  9. El amo se compromete a resolver las dudas kármicas de su esclavo, asesorándolo en temas relativos a conflictos emocionales
  10. Ninguno dará a terceros el afecto que tiene como destinatarios excluisivos a las partes contrayentes en este documento. De igual manera, los mismos darán espacio permanente y exclusivo el uno al otro en sus respectivas vidas.
Este contrato se fundamenta en la correspondencia emocional igualitaria y equitativa. Así mismo en el amor, cariño, estimación y afecto sin limitaciones ni resquemores.

Carlos Flores A.                                                                Sr. L
Amo.                                                                            Esclavo.

NOTA: Sr. L firmó este contrato el día miércoles 20 de abril de 2011. Su consentimiento está respaldado en la notificación que recibí por correo electrónico ya archivado.

jueves, 14 de abril de 2011

Consejo a un lector comentarista

Estimado reddracojc:
Hace algún tiempo escribí un artículo titulado "Hay gente que nace para estar sola" y recibí un comentario tuyo hoy. Este post va para ti.
Hasta hace poco yo creía -a los veintitantos años- en el cuento de hadas y también pensaba que si no estaba con determinada persona, me quedaría solo... A mi parecer, estás enamorado de una ilusión, porque idealizas a la chica que te gusta.
Uno nunca debe cometer el error de idealizar, y te lo dice alguien que acostumbraba hacerlo. Cuando se conocen todos los aspectos de esa persona, puede apreciarse el verdadero sentimiento que nos despierta.
Los amores platónicos están hechos para vivir en la ilusión de nuestras fantasías porque nunca nos lastiman y siempre los imaginamos ideales, pero se acaban cuando descubrimos sus defectos o nos hacen sufrir saliendo con otras personas... Si tras conocer su pasado aún le amas, entonces puedes decir que es amor verdadero.
Defines a tu chica como un ángel, lo cual me parece muy romántico pero nada realista, porque nadie es completamente bueno o malo. Ella hace su vida y ni se entera de lo que tú sientes, porque no hablas de ello y te dedicas a sufrir. Discúlpame, pero es lo que me parece por el comentario.
No te dejes llevar por la romántica historia de tus padres en secundaria o cualquier tercera persona. Remítete a tu propia historia y si no la tienes, dedícate a escribirla.
¿Qué sacas con crearte una cuenta de Facebook para enviarle mensajes semanales? Absolutamente nada. Al contrario, porque ves desde su Facebook cómo se dedica a ser feliz con el novio que tiene mientras te haces un harakiri emocional.
¿Cómo puedes estar tan seguro de que ella te rechazaría, si no has intentado acercarte lo suficiente? Es lo primero. Si ahora no tienes nada con ella, tampoco puedes perder algo hablándole. Es lo que yo hago porque detesto aquellos jueguitos de ver quién tira más la cuerda.
En tu lugar, me atrevería a hablar con ella, tener al menos un primer acercamiento para ver qué posibilidades hay, porque en mi anterior artículo hablé de la gente que decide quedarse sola por haber sufrido una decepción amorosa, pero tú aún no sufres ninguna y quedándote sin intentarlo, únicamente pillarás una duda tremenda como espina en el costado.
Si temes un rechazo, atrévete a mirarla como una persona normal. Por el momento, la única razón para que no estés con ella es tu timidez. Los miedos paralizan y tú estás estático.
Cuando tengas noticias -espero que buenas-, ojalá comentes este post. Un abrazo y valor.

lunes, 11 de abril de 2011

“Buffy, la Cazavampiros”. Una renovada amazona.

Pocas expresiones de cultura pop han tenido tanto significado durante mi juventud como lo tuvo “Buffy, la Cazavampiros” siendo yo apenas un adolescente. Es que viéndome enfermo y vulnerable, este personaje creado por el genial Joss Whedon me mostró en principio, todas aquellas proezas que no puedo realizar desde mi silla de ruedas.
Se torna desde un principio interesante conocer a este paradigma ficticio de la chica rubia aparentemente superficial que, por diversos motivos, se ve obligada a aceptar un destino único en todo sentido. Así se presenta una líder amazónica, escogida por fuerzas superiores para formar parte del largo linaje místico que lucha no sólo con los malignos vampiros sino también contra diversas fuentes sombrías.
¿Por qué hacer que una rubia aparentemente débil deba convertirse en la versión femenina de Blade? Quizá para Whedon el concepto de doncella en apuros estaba demasiado trillado y con la Mujer Maravilla antecediéndole o Xena habiéndole preparado el camino, Buffy estaba lista para renovar la figura de una luchadora insuperable, transportada a la Edad Contemporánea.
Los anteriores paladines ya estaban demasiado vistos y sus mallas de lycra ajustada marcando paquete no surtían el mismo efecto que en décadas anteriores. Por ello, tener a alguien que vistiese normal e incluso se preocupase del estilo al tiempo que pateaba culos y clavaba estacas, sin perder su femineidad en ningún momento, nos parece tan atractivo como un fetiche.
¿De dónde creen que sale tanto loco llevando estacas en la mochila? Pues de aquel clamor por una fuerza renovada que nos hiciera grabar religiosamente cada semana los capítulos en VHS para repetirnos los golpes, conflictos, estrategias y desventuras como lo habría hecho cualquier griego antiguo acudiendo al teatro para presenciar las adaptaciones que entonces se hacían sobre los mitos fundacionales del mundo.
Y no estoy tan perdido. Quien vea a Buffy como una simple serie, subestima el obvio alcance que tiene con las historias de antiguos héroes. Ella comienza siendo una insignificante estudiante frívola que ignora su gran legado, pero con el tiempo se ve obligada a decidir entre aceptar dicha labor o permitir un desastroso Apocalipsis, tema recurrente en la trama. Al hacer lo primero, no sólo descubre sus asombrosas habilidades, sino además se enfrenta a desafíos propios del camino hacia la madurez y aprende a sostener cargas extremas.
No son sus enemigos, igualmente interesantes, quienes le plantean los mayores desafíos sino ella misma, al estar constantemente poniéndose un ultimátum tras otro, como las pruebas hercúleas que son el perfecto paralelo. Si bien Buffy no carga con un crimen demandándole permanente redención, su mayor lucha es contra aquel egoísmo personal que le hace desear tener una vida normal como cualquier chica, aunque siempre se sacrifique por otros.
Al contrario de la gente ordinaria, Buffy no debe lidiar contra las limitaciones de la carne, sino con el hecho de vivir entre dos mundos que inevitablemente le son ajenos: uno sobrenatural donde existe la fuente del poder que enarbola y otro humano dependiente e incluso frágil.
No tenemos una serie de culto sólo por las fabulosas peleas coreografiadas que concentraron mi atención durante las siete temporadas televisadas, sino también porque la historia se sostiene con los conflictos emocionales y aristas psicológicas exploradas por sus libretistas.
Tanto Buffy como su pandilla e incluso los enemigos reflejaban fielmente los conflictos existenciales del ser humano en cada etapa de la vida. Y para quienes no me crean, puedo darles como ejemplo la progresión que tuvo Willow: estudiante marginada, bruja, adicta a la magia, lesbiana, máxima enemiga de Buffy en una temporada y finalmente diosa. Desde luego, la dependencia que Rosenberg tiene de las artes oscuras es una clara metáfora de drogadicción, hablándose incluso sobre rehabilitación en los capítulos referentes.
Tenemos muchos otros casos en que los creadores hacen un paralelo entre la historia ficticia y los frecuentes problemas enfrentados por adolescentes del mundo entero. Más aún, se puede decir incluso que los personajes desempeñan diversos roles además del aparente, pues Rupert Giles no sólo es el vigilante y entrenador sino también una evidente figura paterna de la heroína. Así mismo, Alexander Harris aunque parezca impotente ante tan poderosos adversarios, es el cable a tierra para una mujer que muchas veces no se siente conectada al mundo o parece incapaz de entablar relaciones.
La historia se ve enormemente enriquecida por otros personajes que aportan a un Buffyverso donde el matriarcado queda establecido desde un principio y durante las temporadas, podemos satisfacernos conociendo también las historias de otras cazadoras anteriores o posteriores. De esta manera, en la última temporada televisiva se exploran los orígenes demoníacos del benigno legado, permitiéndonos sorprendernos.
Aquí se reconoce no sólo la existencia de otras cazadoras sino que además, se reafirma el constante feminismo al luchar todas juntas contra El Primero, entendido como un mal primigenio y masculino. Resulta paradójico cómo en la última temporada transmitida sea Buffy quien determina que ahora el poder no pertenecerá a una única chica escogida sino a cada niña en el mundo deseosa de recibirlo.
Y para mí, que tanto me gusta Estambul, resultó agradable cuando en un capítulo Willow hace mención. Pero casi muero infartado al ver una escena desarrollada en esta ciudad comenzando la séptima temporada con “Lecciones”, episodio donde los acólitos del primer mal matan a una potencial cazadora turca.
Esta temporada aclara muchísimas dudas mantenidas durante las seis anteriores y da paso a un abierto tratamiento de los tabúes que antes se abordaron indirectamente. Las relaciones amorosas entre demonios, vampiros y humanos por ejemplo, son una metáfora de los romances interraciales poco aceptados. Aunque por otro lado, si nos restringimos al clásico vampiro como un muerto, resulta asqueroso considerar necrófila a Buffy por haberse acostado con Ángel y Spike.
En cuanto a este tema, la homosexualidad es un aspecto más del feminismo defendido, pues la primera en adoptar el lesbianismo como orientación sexual fue Willow Rosenberg. Empero, durante la octava temporada, entregada ya en historietas, es la propia Buffy quien mantiene una breve relación con otra cazadora.
Éste fue otro método para que los adolescentes y jóvenes pudiesen identificarse con la historia. Tal vez sea la receta del éxito si se quiere crear una serie de culto. Yo en lo personal, habría preferido ver una pareja masculina teniendo amoríos, porque Andrew Wells era evidentemente gay. Pero parecería trillado considerando el fuerte predominio femenino.
Sin embargo, para mi gusto todo se fue al suelo con el capítulo quince de la sexta temporada, titulado “Tal como eras”, donde se muestra a Buffy como una esquizofrénica internada y la emancipación femenina da lugar a un mensaje completamente adverso: sólo los hombres son verdaderos héroes, pues las heroínas están locas.
Después de esto, los seguidores vimos rota nuestra ilusión debiendo conformarnos con delirios del personaje que a pesar de todo, supo mantener el interés público hasta hoy, cuando se vislumbra una nueva versión cinematográfica, mucho mejor que la esterilizada por Kristy Swanson en 1992. Esta adaptación al cine de la serie partiría desde cero, habiendo trascendido que Warner Bros está detrás del proyecto y ya adquirió los derechos de sus creadores originales, Fran Kuzui y Kaz Kuzui. También se informó cómo participaría el guionista Whit Anderson reinventando la historia e incluso se presume protagonismo de Heather Morris -quien aparece en la serie “Glee”-, aunque por ahora sólo sean rumores.
He de esperar que esta nueva Buffy mantenga el espíritu capaz de cautivar a millones de televidentes y lectores durante tantos años, sin caer en la mediocridad del primer film ni abusando con efectos especiales pretendiendo rellenar. El relato se sustenta por sí mismo así como durante milenios lo ha hecho cualquier héroe prototipo y sabiendo hacerlo, siempre puede sacársele más partido mientras podamos sentirnos reflejados.
Un claro ejemplo es que así como el labrix o hacha doble es símbolo de las míticas amazonas y modernas lesbianas, el arma final usada por Buffy es una mística guadaña. ¿No es acaso curiosa la constante reinvención del mito?
Yo mientras tanto, sigo conservando en perfecto estado la ballesta que papá me obsequió cuando cumplí dieciocho años.

viernes, 8 de abril de 2011

Luciana tiene razón

A veces tengo la impresión de defender la franqueza hasta lo absurdo e intento ser sincero hasta un punto que otros considerarían vulnerabilidad. Sé que por eso algunas personas se han aprovechado durante toda mi vida, mientras otras siguen tratándome como un chiquillo inexperto y casi indefenso.
La verdad es que el mundo está tan viciado ahora con el egoísmo surgido de satisfacer deseos superficiales, que en nada se valora un sentimiento verdadero o alguna perspectiva más limpia del entorno. Por ello, la gran mayoría se queja frecuentemente de su infelicidad, no tener lo que quiere o incluso se rinde cuando está buscándolo.
Yo en cambio, soy un convencido de que uno puede alcanzar la felicidad si tiene claro lo que espera de la vida. En mi caso, ser escritor y viajar a Estambul, por el momento. Pero más adelante seguramente me replantearé otras metas que hasta hoy no he podido concretar.
Sí. Luciana Cantone, excéntrico personaje magistralmente interpretado por la actríz Elena Sofía Ricci en el film "Mine Vaganti" (al español "Tengo algo que deciros") de Ferzan Oztepek, tuvo razón cuando dijo «A veces es más fácil callarse que decir lo que uno piensa».
¿Cuánto sufrimiento nos evitaríamos si en lugar de defender nuestros ideales, sentimientos y creencias, simplemente aceptáramos todo como viene? Seguramente no podríamos evadir ni la mitad del dolor que tenemos cuando perdemos lo querido por no habernos atrevido a hablar y luchar siendo oportunos.
La película trata de muchas formas las decepciones, relaciones, inseguridades y frustraciones de los personajes y aunque es una comedia -a veces parece drama-, tiene muy buenos planteamientos sobre la vida. Nos muestra a grandes rasgos, cuan importante resulta tener claro qué esperamos de ella, hacia dónde queremos ir y sobre todo quiénes somos.
Cada personaje muestra las diversas facetas de gente que va como una bala perdida -de ahí el título- o al contrario, tiene todo tan estructurado, que al más mínimo cambio se le derrumba el castillo de naipes. Desde luego, vemos realidades y tiempos superpuestos para contar la historia de los Cantone, dueños de una fábrica de pastas en Puglia, y su entorno social.
Tommaso, el hijo menor recién llegado de estudiar en Roma, regresa al nido para enfrentar su propia verdad. Pero ni siquiera sospecha que la suya será una de muchas verdades reveladas.
Es en este contexto que miembros como Luciana, la abuela y el propio Tommaso reflexionan hasta deducir misterios que uno también puede concluír.

lunes, 4 de abril de 2011

"Fantasías sexuales de mujeres chilenas". Jiles, Pamela.

En 2004 y de la mano de Ediciones B, la renombrada y aguda periodista Pamela Jiles sacó roncha con este breve libro. Tanto por su título como por el contenido, significó entonces la ruptura de algunos esquemas ancestralmente impuestos, bajo los cuales las mujeres debían ser casi asexuadas. Entonces la rebelión erótica femenina ya era un hecho comprobable y evidente a escala social, pero parecía hacer falta el encabezamiento de esta insigne caudilla feminista para guiar con una suerte de manual narrativo hasta el siguiente nivel.
Sin embargo, para mi gusto esta loable emancipación se vio manchada hasta cierto punto por el lógico y esperable carácter comercial de la obra. Así esta civilización falocéntrica donde predomina el imaginario sexual masculino, no se vio tan conquistada como debiera por un erotismo femenino que incluso pudo llegar a ser matriarcal.
Quedó ahí la distinción morbosamente controversial del texto donde brevemente Jiles narra las fantasías de mujeres criollas abordando diversos criterios socio-económicos y culturales. Yo habría esperado quizás más desarrollo en cada relato. Era incluso preferible sacrificar un poco la exposición mediática que Jiles tenía garantizada a cambio de dar más sustanciación literaria.
El tema es en sí mismo interesante y provocativo, pero pierde un poco el sentido artístico si así se le quiere llamar, relatar cada fantasía en resúmenes que resultan inclusive mecánicos para algunos lectores. No es tampoco la idea adaptarlo a una mentalidad mojigata, pues entonces perdería cualquier impulso osado. Sin embargo, pudo habérsele sacado más partido al enfocarlo con otros recursos quizás lingüísticos.
A ratos me pareció leer las fichas confidenciales de pacientes que Jiles tendría si fuese terapeuta. Una narración demasiado mecánica, tal vez para facilitar la lectura. Pero contextualizar y detallar más allá del hecho puntual es algo que habría hecho aún más agradable la obra. En este caso, no lo vi.
Tal vez algún lector podría creer que este tema debía profundizarse en una justa medida dentro de la ligereza esperada, para no aburrirse con un tema tan entretenido. ¿Pero por qué suponer que el sexo es siempre un tema liviano? Seré franco, la sociedad trivializa los encuentros sexuales desde el humor hasta las más elaboradas obras maestras clásicas de la literatura universal. Teniendo esto en cuenta, Jiles ha escrito no sólo un libro excitante aunque corto, sino también revela lo que muchos hombres chilenos han deseado saber por quién sabe cuánto tiempo. Pero no nos engañemos, ello tampoco garantiza la íntima felicidad femenina.
Aun así, es un buen libro para pasar el rato sabiendo lo que algunas mujeres chilenas fantasean sexualmente y quizás hoy, mucho después del revuelo mediático inicial, alguien pueda apreciar entre sus páginas un asomo del espíritu libertador y trasgresor.

domingo, 3 de abril de 2011

Frutillas con salsa

Apenas puedo escribir esto, porque me acosté a las 8 de esta mañana, y es que ayer, tras la clase de turco con las chicas en casa, quisimos ir al patio Bellavista para tomarnos algo.
Acabamos en La Casa en el Aire, donde nuestro profesor confesó conocer muchos rincones ocultos de Santiago y Estambul. Karina no podía creer que su amigo supiera llegar a sitios donde nosotros aún no llegamos. Sin embargo, las chicas quedaron sorprendidas cuando sugirió comprar condones en el baño; todo porque son saborizados y querían probarlos. Lamentablemente ya no quedaban de chocolate, por lo que debimos conformarnos con las frutillas.
Mientras ellas se quedaron con gusto a plástico entre los labios, yo apenas sentí esencia del sabor, pero terminamos intentando inflarlos y entonces comprobamos su mala calidad, pues el aire salía por todos lados. Afortunadamente no pretendíamos darles otro uso.
Las bromas, risas y escándalo abundaron en nuestro camino de Papagayo's Club, donde la salsa era estridente. Salimos de ahí a las 5:30 para acercar a nuestro profesor y Karina hasta sus respectivas casas o paraderos, cuando ya estábamos tan trasnochados que Pauly quedó traspuesta en la camioneta; lo deduzco porque ya ni respondía mis bromas.
Una vez en casa y tras haberme inyectado insulina para desayunar, mamá las atendió y fue entonces cuando Pauly se quedó completamente dormida en el sofá, mientras las otras chicas seguían bromeando y riendo.
Cabe mencionar que sólo Pauly bebió alcohol y tal vez por ello quedó planchada, pero nosotros estábamos igualmente enfiestados al punto de desperfilarnos.
Lo pasamos realmente bien, aunque hoy casi no pude levantarme y de tanto bailar, los demás deben estar muy adoloridos. De todos modos, el amanecer me saludó contento.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.