«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

martes, 14 de abril de 2015

Adiós al Sr. G. H.

Ayer se promulgó la Ley de Acuerdo de Unión Civil, mediante la cual parejas hetero y homosexuales consiguen igualdad de derechos con respecto a algunos asuntos relevantes de la convivencia.
Hoy, después de casi dos meses sin escribirle nada, se me ocurrió bromear con el Sr. G. H. y le escribí en su muro "Ahora te puedes 'casar'. Tienes pololo y Ley". Él respondió bromeando sobre no tener un vestido y obviamente el asunto fue creciendo con los típicos comentarios referidos a que no podía ser blanco hasta que aludiendo a su orientación sexual por demás difundida abiertamente en su perfil, le sugrí que el banquete de bodas podría ser en el 282.
A causa de esto, me puso "Se nota que no me conoces entonces, recuerda que tengo un novio y puede creer que lo que me dices es cierto".
Cabe mencionar que ya antes había dejado de seguirlo porque últimamente me acusaba de causarle conflictos con sus otras amistades, así que mi respuesta inmediata fue: "Todos los comentarios que te he hecho hasta ahora en esta publicación han sido bromas, de ahí las risas o chistes. Quien te conoce bien, lo sabe. Si alguien cualquiera creyera que mis palabras son ciertas, bastaría con decirle que apenas me has visto dos veces en la vida. La última vez que me escribiste, dijiste que esto era (...) y no la vida real. Aplicalo y riete un rato".
No pasó ni una hora y me eliminó enviándome previamente un mensaje privado reclamándome por haber peleado con su novio, que no entendió como bromas mis palabras y aunque reconoció que es su problema, me hizo responsale de su disgusto. Más aun, se dio vueltas diciendo que simplemente debía cortar el problema de raíz (eliminarme) sin previa explicación, pero me escribía porque en general fui buena onda. Sin embargo, esta última situación le trajo coletazos con terceros.
Así fue como me eliminó, pero aproveché de aclararle algunos puntos por última vez.
La primera vez que lo tuve agregado, hace cuatro años, recuerdo que lo eliminé, pero no diré el motivo porque tampoco viene al caso, aunque se lo dije apenas me agregó por segunda vez y di por hecho que todo había quedado suficientemente definido como para no tener una secuela.
No tengo ningún interés en causarle problemas y la muestra está en que dejé pasar harto tiempo desde que me escribió, para decirme que yo entraba en conflicto con sus amigos.
Ciertamente no me corresponde hacerme cargo de los problemas que tenga con su novio ni con ninguna otra persona, básicamente porque no soy nadie significativo, que ejerza influencia en él o pueda entorpecer sus relaciones. Al parecer, eso es algo que nunca ha entendido, ni la vez anterior ni ahora.
Me parece muy lamentable, y por qué no decirlo inmaduro de su parte, que me haga pagar los platos rotos, eliminándome por una pelea que tuvo con su novio, que no supo aclarar, en la cual no tengo ninguna responsabilidad y que seguramente pasará en dos días. Desperdició por segunda vez la amistad conmigo que podría haber crecido con el tiempo.
Es injusto también que me culpe de tener tanto protagonismo en su vida, como para causar peleas con su novio, siendo que apenas nos hemos visto dos veces y es muy improbable que haya una tercera.
Es cierto, he tratado de ser buena onda dándole consejos o haciéndole bromas pero al parecer, siempre acabo causándole conflictos o resulto demasiado serio. No tengo ese toque preciso de alegría y buen gusto para que a sus contactos les parezca bien que me tenga agregado en su perfil. ¿Se entiende lo que trato de decir o necesito ser más específico? Es demasiado desgastante que deba conseguir la aprobación y simpatía de terceras personas que ni siquiera conozco, para que él me tenga en sus contactos. Imagínense si mis dichos debieran ajustarse al gusto de todos los amigos de mis trescientos nueve contactos actuales. ¡Qué locura!
Ni siquiera quise comentar sus publicaciones sobre su relación, para que nadie me acusara de querer boicotearla. Eso es imposible porque no tenía por él un interés que fuera más allá de las redes sociales y sólo tal vez con el tiempo, una amistad, pues ni siquiera nos conocimos lo suficiente.
El último párrafo reza: "Bueno, si tu decisión de borrarme se mantiene, espero que te vaya bien. Pero si al contrario, rectificas y me agregas, no publicaré ni comentaré nada para evitarme malos ratos. Eres tú quien debe hacerse cargo de los conflictos que tengas con tu pareja, no yo". Si alguien me agrega en sus contactos de cualquier red social y no me permite comentar ni escribirle nada o incluso me acusa de causarle conflictos con terceros, no tiene sentido que me agregue y ya son dos veces que he tenido en mis contactos al Sr. G. H. Entiéndase que al decirle "
Pero si al contrario, rectificas y me agregas, no publicaré ni comentaré nada para evitarme malos ratos", no le estoy dando una nueva oportunidad sino al contrario, en el remoto caso de que quisiéramos agregarnos, lo ignoraría completamente y por lo tanto, sería absurdo.
Generalmente tengo mucho cuidado con lo que digo en redes sociales y a veces, prefiero ni siquiera opinar, porque algunas personas son demasiado susceptibles. En este caso, hace tiempo que tenía agregado al Sr. G. H. pero no lo seguía, porque no me permitía comentar sus publicaciones. Nos hemos visto dos veces en cinco años y no debo hacerme responsable de que él no sepa manejar los límites que debería poner a cada una de sus relaciones y espacios..
Si ventilas tus asuntos íntimos en redes sociales, le das derecho implícitamente a terceros para que opinen sobre tu vida privada y te den coletazos. Pero la influencia que tengan o el protagonismo que cobren, depende de ti. Lo que hizo se denomina transferencia de culpa porque me responsabilizó del conflicto que tuvo con su pareja por una simple broma, pero yo no fui el único que comentó la publicación; él también lo hizo y sabe que sólo se trataba de bromas... Si hasta hice un chiste sobre la Caperucita Roja porque quería un vestido para casarse.

Lo correcto en este caso para una persona adulta y madura -lo primero no siempre implica lo segundo-, sería hablar con su novio calmadamente y explicarle que no accederá a la exigencia de eliminarme, porque sólo hice una broma, no tienemos mayor relación y no se trata de nadie importante. Es necesario a veces demarcar los límites para ambos lados en el sentido de que tu pareja no debería determinar a quién agregas en tus redes sociales, porque son relaciones distintas con su propio espacio. Algunas personas cometen el error de sacrificar amistades que podrían durar, por las exigencias de una relación amorosa que tal vez no dure si la pareja se escandaliza por cualquier simple razón. Cualquiera sabe que las parejas van y vienen pero los amigos quedan; al menos así debería ser.
Cualquiera que analice las recriminaciones del Sr. G. H. o su círculo cercano en relación a mí, consideraría seriamente que me ven como competidor peligroso al momento de ganer su afecto o terreno influyente en su vida. Pero nada más lejos de la verdad, porque soy un tipo normal e incluso por debajo del promedio, pues ni siquiera me interesa buscar mayores vínculos y si los encuentro, intento cuidarlos.
A partir de ahora, me hago cargo de lo que digo y no de lo que los demás entiendan, ni de cómo se lo tomen. Sr. G. H. me eliminó de su perfil y yo a él de WhatsApp, porque ahora tengo demasiadas cosas en mi vida y en la cabeza, pero no me queda tiempo para aproblemarme por sus peleas de pareja o los coletazos que le den sus amigos; debería entender que en esta vida, no cualquiera puede ser considerado amigo y que el verdadero amor no es un espíritu simple..., pero ahora tendrá que darse cuenta sin mi ayuda, así como tampoco la necesita para boicotear sus amistades.

Tuvo que eliminarme porque a su pareja no le gustó una broma que hice ni aprobó nuestra amistad. Espero que le vaya bien en su relación. Los turcos tienen un refrán que reza "Bekarlik sultanlıktır" ("El celibato es sultanato" o bien "Ser soltero es ser sultán") y se refiere a que cuando te casas o tienes pareja pierdes tu autonomía, tu individualidad, tu espacio.

NOTA: Sr. G. H. y su novio finalmente fueron bloqueados en mi perfil.

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.