«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

domingo, 23 de febrero de 2014

A quienes idealizan el amor

Bismillah.
En mi artículo Hay gente que nacepara estar sola, la lectora lorenita280486 comenta: «Hola hola yo digo que el mundo en cuanto al verdadero amor se está perdiendo como dijo antes si lo consigues es como un tesoro pero nosotros los seres humanos queremos un poco de felicidad, de amor y no es justo que en mi caso por ejemplo no sirva como mujer sólo porque soy obesa, esa es la actualidad y es dolorosa, mi primer experiencia fue con un chico que ni me paro bolas y lo amé en silencio por 10 años y en este tiempo nunca nadie me miró ni para escupirme y yo detrás de él, me dolió verlo con sus parejas y que él sólo me veía como su amiga y nada más, después tuve varios encuentros muchos años después en cuanto a que supuestamente les gustaba y era de una noche no más, sólo querían sexo, que tristeza y eso hablan de orgías, de sexo en computador y de una sola noche, no relaciones de tiempo y sin ningún sentimiento, entonces me pregunto este es mi destino el estar sola y envejecer sola, llena de éxitos y ya, es duro la verdad, querer amar y no poder, ésta es mi experiencia como una mujer solitaria sin derecho a ser amada y amar».
La verdad, no me esperaba que después de tanto tiempo alguien comentara esta entrada, sobre todo porque obviamente el blog se ha reinventado y ya no escribo mucho sobre consejos sentimentales… Estoy yo ahora para dármelas de Dr. Corazón. Sin embargo, ya que no siempre recibo comentarios como éste, me gustaría profundizar en el tema para ver si a lorenita280486 le sirve de algo lo que puedo aportar.
Me encantaría decir que desde entonces hasta ahora algo ha cambiado en positivo y sí… Como podrán darse cuenta apenas lean mis últimas entradas, siendo musulmán no me siento tan solo como antes porque tengo la constante presencia de Allah (swt) y mis hermanos espirituales. Tal vez muchos de ustedes no han pensado siquiera en buscar a Dios y por eso pueden sentirse desorientados.
Ciertamente mi actual propósito en este blog no es predicar, aunque a veces termine haciéndolo. Elhamdulillah. Deben tener en consideración, si prefieren un punto de vista más mundano, lo siguiente:
Jamás encontrarán el amor verdadero en una fiesta o por internet en aquellas salas de chat subidas de tono. Primero deben meditar tranquilamente sobre qué están buscando con toda exactitud. No pretendan hallar un amor ideal en estos medios: de buen aspecto, inteligente, amable, solvente, fiel y amante consumado. Es mejor ser realista y no tener tantas expectativas que finalmente sólo en eso quedan, porque no existe nadie en este mundo que dé la talla.
Busquen a alguien de su entorno, que no les pueda engañar tan fácilmente en su descripción, por ejemplo y a quien conozcan relativamente bien. No se metan con un desconocido que puede ser lobo vestido de oveja.
Algunos idealizamos mucho a las personas (familia, amigos, parejas) y de inmediato sin siquiera darles tiempo a ser quienes realmente son. Evitaríamos mil decepciones diarias si no exigiéramos a esa gente cumplir nuestras constantes demandas. En este sentido, solemos creer que un simple «Te quiero» significa «Cásate conmigo» y por lo general, ocurre que forzamos a dicho individuo para decirnos algo sin ninguna espontaneidad real.
Por otra parte, cuando se está demasiado tiempo solo, solemos cometer errores garrafales como caer en redes de las personas menos indicadas para nosotros, que siempre sabrán distinguir cómo aprovecharse. Es tal la desesperación por sentir afecto humano y contacto, que algunos ni siquiera pretenden tener pareja estable sino sólo involucrarse por una noche. No seamos tan generosos, pues algunas personas apenas se relacionan por media hora, de sobra.
No te desanimes tanto, lorenita280486. Con mi actual experiencia y en este tiempo he aprendido que a veces no es nuestra culpa estar solos sino que buscamos la compañía de personas incapaces de comprometerse. ¿A qué me refiero? Antes creía ser un hombre marcado por el destino para estar permanentemente soltero y me miraba al espejo señalando todos mis defectos superficiales. Ahora sé con certeza absoluta y sin desmedro de quienes antes me rechazaron, que el problema no es mío sino de los otros.
¿Qué importancia emocional tiene tu obesidad o mi silla de ruedas? Ninguna realmente. A todos nos ha ocurrido estar enamorados por mucho tiempo de alguien que nos ignora y yo sé a ciencia cierta que la indiferencia es como la cantarella, pues te va envenenando internamente hasta hacerte sentir culpable por no ser más delgada, no poder caminar o algo más que en realidad, no necesariamente depende de ti y por lo tanto, tampoco es un factor del cual debas renegar.
A veces utilizamos como absurda defensa esa única característica nuestra, que parece defecto y sólo es un factor circunstancial. Elhamdulillah no soy obeso, pero en mi experiencia como persona con capacidades distintas, he aprendido que ni siquiera debo considerarme discapacitado, inválido y mucho menos inútil. De hacerlo, tendría que pasar por alto todas mis cualidades… Modestamente, me parece injusto con Allah (swt) que le demos más peso a una limitación específica e ignoremos nuestras potencialidades. Es como si me preocupara por no poder saltar en paracaídas cuando puedo subirme a una montaña rusa si quiero sentir adrenalina. ¿Se entiende mi punto?
Tú y yo tenemos limitaciones físicas que no deberían interferir en el desempeño emocional. En cambio, las personas incapaces de comprometerse padecen tristemente, una limitación afectiva que es mucho más difícil de superar, pues no es tan evidente como en nuestro caso y por ello, la gente oculta esta característica con mal temperamento, frialdad o crueldad e inevitablemente se deshumanizan, pues intentan suplir con sexo casual sus carencias… Una tarea tan imposible como contraproducente, porque quieren tapar el sol con un dedo. ¿Se puede?
Nosotros en cambio, si bien tenemos limitaciones físicas evidentes, no debemos perder el tiempo inútilmente intentando disimularlas. Quien nos quiere debe aceptarnos como somos y los que no, simplemente no están preparados para nuestra compañía.
¿Por qué crees que estos limitados emocionales son crueles con nosotros a pesar de intentar retenernos en sus redes? Simple. Puedes estar diez años enamorada de alguien que nunca te corresponderá pero hará todo lo posible por mantenerte cerca cuando perciba que te alejas apenas un poco. Es porque quienes nos conocen, saben que vamos por la vida con el corazón expuesto y pocos podemos hacerlo. Nuestra franqueza es aún más atractiva que un cuerpo escultural desnudo.
Hay quienes temen tanto dicha sinceridad emocional, que se desarman al enfrentarla y no saben cómo reaccionar. Otras personas expuestas a esta cualidad, se ven inevitablemente atraídas y no pueden correspondernos de la misma manera.
Aunque mi experiencia me ha demostrado que la honestidad total no siempre parece ser el camino más fácil, mi consejo es y será que vayamos por la vida asumiendo verdades, enfrentándolas aunque en un principio nos perjudiquen. «Te amo» es una declaración con mucho peso que puede abrirte o cerrarte puertas. Si se lo dices a un amigo podrías perder esa amistad e inicialmente sufrirás. Pero créeme, callarlo durante años es mucho peor porque la verdad no permanece escondida eternamente y cuando sale a la luz, es mucho mejor haberla dicho uno mismo por honestidad, que asumirla porque alguien más habló tal vez maliciosamente. No quería dejar pasar este punto. Las verdades son individuales y aunque paguemos un alto precio, debemos abordarlas siempre con honestidad si queremos tener tranquila la conciencia.
Sin ánimo de juzgarte en absoluto y desconociendo tus motivos, me parece que te equivocaste callando tu amor durante diez años y sufriendo en silencio por ver a tu amado con otras novias mientras te ignoraba. Al final, er inevitable perder esa amistad porque su indiferencia desgastó el cariño. Sin embargo, debiste decirle la verdad antes de sufrir tanto. Más vale un torniquete ahora que una amputación después.
En cuanto a enamorarse y sin pudor lo digo, es estúpido quien te rechaza porque sientes esto. Es derecho de tu amigo no corresponderte. Pero es tu derecho enamorarte porque eso no se controla como decidir si hoy quieres comer carne o ensalada. Te enamoras y ya; nadie puede hacerte sentir culpable ni castigarte por eso. Al respecto, la gente suele ser muy indolente cuando dices «Te amo», pues cuando te enamoras niegan haberte dado motivos para hacerlo.
Ahora bien, mi estimada lectora… Que uno se enamore obviamente no significa que el ser amado deba corresponder ese sentimiento como si de una relación contractual se tratase. Enamorarse de alguien que sólo quiere una amistad con nosotros no es algo de lo cual deba hacerse cargo esa persona.
Las relaciones funcionan de tal manera que frecuentemente nos enamoramos de la persona menos indicada y somos obstinados alimentando aquel sentimiento, aún cuando todo indica que es inviable. Entonces, inevitablemente llega el momento de enfrentar la verdad y nos damos cuenta de que hemos vivido una ilusión, perseguimos un espejismo para finalmente comer arena en medio del desierto.
Una buena forma de evitarlo es aceptar todo como realmente es y no esforzarnos en transformarlo. Si un amigo tuyo te regala una flor que ha cortado mientras ambos caminan por la calle, tómalo como un simple gesto amistoso y no le des un significado romántico aunque la situación esté enmarcada por el más bello atardecer. Así no tendrás que desengañarte dolorosamente después.
Básicamente los afectos se distorsionan y acabamos quedándonos constantemente solos, con una colección de amores fallidos cada vez más grande, porque queremos tener pareja y no aceptamos cuando alguien nos quiere dar sólo su amistad. Comenzamos a ver señales donde no las hay para que repentinamente estrellemos el coche contra un muro cuando nos dicen «Conocí a alguien y estamos saliendo».
Vivir la realidad, aceptándola tal como llega, debería ser la manera más eficaz de no sufrir a causa del amor no correspondido. Pero nuestra tendencia es tejer las redes en que después caeremos ilusionados. Estamos solos porque no sabemos romper patrones conductuales como por ejemplo, insistir en escribir nuestro propio cuento de hadas a pesar de los borrones.
No nos empeñemos tanto en tener pareja a cualquier costo. Estar solo no es tan malo y cuando el amor llega, debe ser fluido, sin forzarlo. No nos agarremos de cualquier madero cuando saltemos del barco que se está hundiendo, porque seguiremos estando solos si esa persona a la cual idealizamos, quiere seguir su camino sin nosotros, pero la única diferencia será que tendremos más errores de los cuales arrepentirnos.

No hay comentarios.:

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.