«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

domingo, 22 de junio de 2014

Chilenos todos, hablemos de sexo

Hoy es común escuchar sobre casos de chicos jóvenes –adolescentes inclusive– que consumen Viagra para tener buen rendimiento sexual y en una entrevista que leía hace pocos minutos, un hombre de treinta y tres años decía que efectivamente a veces la pastillita azul ayuda cuando se está demasiado ansioso.
No puede ser que este medicamento se haya transformado en un salvavidas sexual para gente que debería rendir perfectamente en la intimidad, si el chileno promedio no estuviese acostumbrado a hacer todo en cinco minutos. Es en serio.
Ocasionalmente el hombre no funciona en la cama porque un factor negativo interviene desde fuera. A veces la pasión se muere porque no existe suficiente dedicación en el acto.
Aunque me lapiden mediáticamente, deben admitir que a la comunidad GLBTI le ocurre esto con bastante frecuencia porque entre otras razones, gran parte no busca el amor verdadero ni una pareja estable sino sólo experimentar o saciar las ganas del momento con sexo casual. He conocido casos donde un gay ni siquiera alcanza a tener estimulación suficiente porque su pareja esporádica se desnuda, entra en la cama, hace el preámbulo, lleva a cabo el acto, visita el sanitario, se viste y hasta cambia las sábanas en media hora. No bromeo ni exagero…, en media hora, señoras y señores. Hasta yo me río.
Antiguamente y hasta hace poco los padres de familia hacían parte a sus hijos varones de una tradición muy arraigada en nuestra cultura criolla: visitar un prostíbulo donde el joven debía perder la castidad y demostrar que realmente era un hombre. Casi como un rito de pasaje, el chico resultaba expuesto a lo que se suponía debía ser una gran experiencia y en muchas oportunidades, acababa siendo nefasta porque estaba tan nervioso, que la profesional del sexo ocupaba gran parte de la hora que le pagaban calmándolo. Es así como los hombres que actualmente promedian los cincuenta y setenta años, dedican a sus esposas el mismo tiempo que se tomaron durante esa visita a la casa de remolienda; como resultado, un enorme porcentaje de las chilenas son anorgásmicas aunque sus maridos se tomen diez pastillas.
No es mi propósito recomendar la fornicación de ninguna manera, pero me llama la atención que hoy por el excesivo trabajo, las exigencias sociales, las carencias afectivas y otros factores, los chilenos tengan –y no me incluyo– tan mal desempeño en la intimidad que sin importar la edad, deban recurrir a medicamentos para evadir las verdaderas causas de lo que apenas podría ser una impotencia pasajera.
En la comunidad GLBTI se da muy frecuentemente que por tener sexo casual, no importa si la pareja no gusta y pasan por vergüenzas tragicómicas de las cuales me resulta inevitable reír sin ánimo de herir sensibilidades. Un ejemplo es aquél que metiéndose a la cama ni siquiera se quita los calcetines. ¿Por qué? No sé ustedes, pero yo desconfiaría seriamente de alguien que para tener sexo oculta sus pies sea por la razón que fuere. Si tienes micosis, callos o juanetes afróntalo con toda valentía porque dejarte las calcetas es mucho más sospechoso. Téngase en consideración que el pie de una persona promedio produce una taza de sudor al día.
¿Qué me dicen de los olores? ¡Ay, los olores! Son un tema aparte al cual debería dedicarle un artículo completo y no sólo algunos párrafos. A veces voy por el centro de Santiago en el horario punta, cuando la multitud se dirige desde el trabajo hacia sus casas o las tiendas están repletas y es seguro que sentiré algún desagradable perfume barato que tapa el sudor del día o simplemente la falta de higiene. Si alguna gente es así aún vestida, no quiero imaginar cómo será en la intimidad y entonces, recuerdo que lo importante es respetar a las personas por su condición humana. Menos mal que tengo ese modo de pensar para relacionarme socialmente.
¿Han subido al Metro a las siete de la tarde? Entrar en una cámara de gases es menos mortífero. Luego los hombres se quejan si llegan del trabajo y sus parejas no aceptan compartir el lecho sin antes pasar por la nunca bien ponderada ducha. ¿Qué haríamos sin este invento atribuido a los antiguos griegos y egipcios? La verdad es que nuestra regadera moderna como tal procede del siglo XIX.
Sin embargo, hay instancias y personas que despiertan pasiones cuando los olores corporales pasan a llamarse aromas y dan pie a un sinnúmero de sabores, sensaciones e incluso emociones. He aquí mi punto, en la emoción de hacer el amor y no simplemente caer teniendo sexo con cualquiera.
No podrán negarme que los treinta segundos de duración del orgasmo merecen la pena sentirse culpables, ruines y hasta sucios después de haberse acostado con alguien que no les gustaba y jamás les gustará aunque se operaran de los ojos. La persona con quien compartieron cama tampoco merece sentirse utilizada o ustedes verse a sí mismos como juguetes sexuales.
El mejor estimulante sexual siempre ha sido y será el amor hacia la pareja. Aquel sentimiento despierta nuestras pasiones, otras emociones positivas, reacciones biológicas y sensibilidades que ningún medicamento logra hacer brotar. Es entonces cuando se le brinda al acto amatorio el tiempo necesario para alcanzar una comunión con la pareja, más allá de las presiones laborales o sociales que sufrimos diariamente. Sin esta poderosa droga natural llamada amor que es atribuida por los científicos a la oxitocina, los seres humanos no podríamos relacionarnos afectivamente, reproducirnos ni en mayor envergadura, ser felices.
Hay quienes intentan reemplazar sin éxito la falta de emotividad con sexo casual, adormeciendo a largo plazo su capacidad de amar e incluso empatizar con otro, pues deja de importarles la reacción de éste o el daño que pueden causar a nivel psicológico, emocional e incluso físico en alguien que se siente utilizado o desengañado.
Si ya me parecía increíble que un hombre mayor tomara Viagra para estimular aquello que por su avanzada edad no sería turgente ni con electrochoques, francamente me parece de una ridiculez extrema que ahora los jóvenes le teman más a la impotencia que al infarto por sobredosis.
¿Será que la competitividad y el ritmo de vida moderno no nos permiten establecer verdaderos vínculos afectivos y sólo debemos conformarnos con las relaciones esporádicas, aunque den como resultado final una soledad perenne o el consecuente adormecimiento de nuestra emotividad? No puedo evitar preguntarme si acaso el afán por lograr metas inalcanzables, adquirir bienes materiales innecesarios y conseguir reconocimiento público nos ha hecho víctimas de un creciente e irremediable entumecimiento emocional que a largo plazo puede convertirnos en autómatas, incluso para aquello que debiéramos disfrutar de manera natural, sin estimulantes artificiales ni cronómetros.

4 comentarios:

Lucy Vergara dijo...

Hemos perdido la capacidad de empalizar con el otro, vamos por el camino de lo desechable.

Lucy Vergara Andrade dijo...

Que buen post, hay mucho que reflexionar. Estamos inmersos en una sociedad carente de valores esenciales para vivir en armonía. Es triste darse cuenta que no empalizamos con el otro y que muchos optan por una sociedad llena de relaciones desechables.

Yahya. Carlos Flores A. Escritor. dijo...

Así es Lucy querida. Si te gustó, puedes compartirlo. Saludos amiga.

Madelaine Flores dijo...

por mi parte tengo unos tips
1:ninguna cita por internet se iguala a una real,nada de lo q se hable por internet es real y no iguala a las conversaciones cara a cara,vamos q el papel aguanta cualquier cosa,asi como internet,asi q si lo conoces solo por chat,te sugiero lo hagas en persona,quien sabe pueden haber gatos por liebres,incluso tu enamorado,a quien le enviaste fotos desnudas,es una chica .
2:a un hombre no le gustan las mujeres faciles,pero no piensen facil en la cama,no no no,a ellos les gusta el sexo mas q casi nada,se facil en la cama,pero no facil de corazon,si despues del 1er encuentro sexual les dices te amo,huiran y nunca los volveras a ver,si les dices estuvo bueno,pero a habido mejores,eso los vuelve locos,no podran creer q tus gemidos la noche anterior fueron fingidos...diles "eres lindo,pero no me gusta el compromiso",dejales plantados alguna vez,no contestes siempre sus llamados,y juega sucio, sal con tus amigas,baila con otros chicos,en la disco,no en la cama,recuerda q es solo una fantasia,a ellos les gusta una mujer "mala",les gusta sufrir un poco,se q es dificil,especialmente cuando se esta enamorada,pero vale la pena intentarlo.
3: esta,por lo menos para mi,funciona,si el pasado te llama,no contestes,no tiene nada nuevo q decirte,si ese noviecito tuyo de adolescente,fue un patan,no ha cambiado en lo mas minimo,creeme,puede estar mayor,separado,serio,pelado y gordo,en algunos casos,pero su cerebro es el mismo,y mas si es contigo,ya sufriste una vez por el,no tropieces de nuevo y con la misma piedra...si quieres intentarlo ,alla tu,te deseo lo mejor.
4:ningun hombre despues de los 35 años,q este soltero u separado,es un buen partido,codiciado,casi como un tesoro por descubrir,nooooooooo,tiene mañas,y creeme no tiene los cuadernos limpios,si no te gustan los hombres 10 años menores q tu,y no quieres quedarte sola,no hay de otra vas a tener q buscarte el q este menos rayado y tener una buena goma para borrar lo q no te guste,si porq todos despues de los 35 tenemos mañas,cosas q nos acompañaran hasta el dia q muramos y llegar a convivir con otro ser q entienda las tuyas y tu las de el,eso es amor.
5:creo q en este punto estoy en controversia,el hombre casado,mi madre me tuvo con un hombre casado,y estan juntos desde hace 45 años,ella tenia 25 y salio embarazada a los 30,el no se fue de su casa asta cuando yo tuve 14 años y sus otros hijos tenian 24 y 26,mi padre es un excelente padre, nunca me falto su presencia,pero no puedo desir como es como pareja, creo q el amor a veces todo lo puede,hoy esta semi invalido y mi madre esta a su lado casi todo el dia cuidandolo...si eso no es amor,entonces q es?

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.