«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

miércoles, 25 de junio de 2014

Ciento cuarenta y tantos

A veces hasta un escritor se harta de escribir tanto intentando decir algo que merezca la pena y viendo cómo aparentemente nadie lo escucha. Este blog ha sido durante siete largos años un refugio para mis propios sentimientos, opiniones y hasta desvelos aunque a algunos les resulte una cursilería.
Sin embargo, soy escritor, poeta, comunicador y mi tarea es precisamente exteriorizar lo que siento. Muchos lectores llegan aquí aunque pocos se queden y estoy completamente seguro de que mis palabras a más de alguien le han llegado. Pero en este mundo moderno, frío, superficial, extraviado, consumista y breve no parece haber espacio para textos superiores a ciento cuarenta caracteres.
Todos quienes hayan leído alguno de mis artículos sabrán que me es imposible limitarme a esa restricción. Yo no habría podido existir en la época de los telegramas, pues necesito explicar en detalle las ideas que escribo y para ello, uso más que breves frases llenas de faltas ortográficas u olvidables.
Empero, me decepciona absolutamente cómo en esta sociedad con tantos medios de comunicación vayamos enfriando cada vez más el arte de comprender al otro. Ya no nos importa lo más mínimo los sentimientos de quien tengamos al lado y mucho menos las necesidades del interlocutor en redes sociales.
Al principio sólo me manejaba en este blog y después por un amigo griego quise tener Facebook. Hasta hace poco me resistí a la idea de tener Twitter, porque sólo existe para que tengamos seguidores a quienes no necesariamente conocemos. Todo esto ha hecho que el primitivo blog ya no sea un medio tan efectivo para comunicar.
Mi crítica va para aquellos que teniendo Twitter para escribir cualquier mensaje breve, usan un blog donde podrían dar contenido importante, para llenarlo con breves comentarios superficiales sobre farándula, televisión, murmuración e incluso pornografía. Seguro mis lectores de la comunidad GLBTI pensarán que soy demasiado amargado y no tengo vida.
Es todo lo contrario. Mi mundo interior es mucho más amplio que el de aquellos que se dedican a hablar mal de otras personas o simplemente ponen diez fotos sin decir ni una sola palabra. Ellos -algunos autores de esas publicaciones- probablemente se sentirían más satisfechos si llenara este blog con fotografías de desnudos y hablara groseramente de sexo sin ningún pudor.
Sólo me demuestran que esta sociedad es una basura donde se han perdido los valores morales como respeto, empatía, solidaridad. ¿Y para qué hablar de los sentimientos? Es una palabra muy rara hoy.
A veces pienso que este mundo va hacia un lado mientras yo voy hacia el otro. Pero sé con toda certeza que no me dirán nada, aunque sepan que tengo razón. ¿Y cuándo nos comunicaremos entonces?
Después de todo este discurso, les informo que comenzaré a usar Twitter (@yahyaflores) para darle sentido a haberme creado una cuenta.

No hay comentarios.:

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.