«Quien no conoce Estambul, no conoce el amor».

Yahya Kemal Beyatlı.

Comenta en este blog

Selamünaleyküm: No olvides dejar al final de cada artículo tu comentario para el autor de este humilde blog que acabas de leer. Tus opiniones serán tomadas en cuenta para mejorar el contenido en la forma y el fondo.

Si esperas respuesta a tu comentario, debes buscarla dentro de la misma sección del artículo que comentaste. Gracias. Selam.

Carlos Flores Arias – Yahya.

Escritor chileno.

miércoles, 17 de junio de 2015

Ramadân de 1436 AH.

En el nombre de Allâh, el Misericordioso, el Compasivo, hemos llegado por Su bendición a un nuevo Ramadân. Desde hoy y por un mes los musulmanes tendremos la oportunidad de acercarnos más a Él y expresarle nuestra adoración.
Por mi parte, agradezco que me haya dado vida para otro Mes Bendito, si bien durante el último tiempo he tenido muchas lamentaciones. Sin embargo, confío en que me consolará y ayudará a resolver los problemas que recientemente y durante un año me han afligido.
Él nos da muchas ocasiones para darnos cuenta de Sus favores y misericordia, pero Ramadân es en sí mismo una gran ocasión para ser mejores personas y musulmanes, lograr la complacencia de Allâh (swt) y aprender del ejemplo de Su Profeta y Mensajero (saws).
He aprendido que de nada sirve perseguir la admiración y complacencia de los seres humanos pues con excepción de la familia, la mayoría te traiciona o decepciona, a veces incluso involuntariamente porque los humanos somos imperfectos y vivimos en el error. Allâh (swt) en cambio, nunca nos defrauda porque nos conoce hasta el punto en que nosotros mismos ignoramos y tolera mucho más que cualquiera.
Desde que acepté ser musulmán, entendí que pretender obstinadamente mis egoístas objetivos no sólo me traía sufrimiento sino que además, en la medida de no empatizar con otros, también causaba dolor al resto. Ésta es sólo una de las muchas bendiciones que Allâh (swt) generosamente me ha dado y sin ser superior a los demás en nada sino muy por el contrario, me alegro de tener un propósito y no sentirme como antes, ajeno en todas partes.
Que en este auspicioso Ramadân, Allâh (swt) nos facilite a todos el camino, perdone nuestras faltas, nos ayude a resolver lo que deba tener solución, acepte cada legítimo acto de adoración sincera y tolere las limitaciones que tengamos. Amîn.

No hay comentarios.:

Gracias por tu visita

Si llegaste a este blog y lo leíste, agradezco que me dedicaras un poco de tu tiempo.

Asimismo, te invito a dejarme tus comentarios, sugerencias, peticiones y críticas constructivas en los posts.

Por último, si te agradó, puedes añadir un vínculo de La Pluma Dorada en tu página web, blog, fotolog o espacio personal y así, colaborar al crecimiento de este humilde rincón. También te invito a convertirte en seguidor.

Espero tenerte de regreso; siempre serás bienvenido. Hasta pronto.

Yahya. Carlos Flores A.
Escritor chileno.